Opinión

¿Y si cambio? Es natural que los adolescentes prefieran salir con sus amigos

La columna vertebral de todo proceso de cambio es la educación.
Yamilet PINTO
sábado, 13 julio 2019

La adolescencia es una etapa más del desarrollo humano. Sucede inmediatamente después de la infancia y antes de la adultez joven. Comienza entre los 10 y 12 años de edad y culmina entre los 19 y los 20 años. Durante esa etapa son muchos los cambios que nuestros muchachos experimentan: biológicos, psicoemocionales, cognitivos y sociales. Estos cambios influyen determinantemente en su conducta y comportamiento frente a su familia, de quienes comienzan a distanciarse, especialmente de la madre, quien debido a estos cambios podría sentir tristeza, frustración y miedo por dejar de ser importante, imprescindible y protagonista de la vida de sus hijos. Más aún si ha centrado su vida, nada más que en la crianza y formación de sus hijos, dejando de lado otros posibles intereses de su vida personal. Hoy perseguimos incentivar la formación de hijos y madres independientes, para un mejor desarrollo bio-psico-socio-emocional y espiritual del adolescente.

Psicoeducación maternal
La columna vertebral de todo proceso de cambio es la educación. De eso estoy plenamente convencida, por eso es de suma importancia que la madre comprenda que esta etapa es una más en el ciclo vital del ser humano. Esto le permitirá conocer los cambios que sus hijos experimentarán y no la sorprenderán cuando comiencen a manifestarse. Dentro de estos cambios, es más frecuente y común, que se reconozcan y acepten, con mayor normalidad, los cambios fisiológicos como, la aparición de vellos en las axilas y las zonas genitales, el desarrollo de los órganos sexuales, el cambio de la voz, el cambio en el peso y la talla, algunos cambios en la piel y la aparición de la primera menstruación en las niñas.
Mientras tanto, los cambios psicoemocionales, sociales y sexuales son más complejos de asimilar y comprender. Quizá sea porque son los que menos interés le ponen los padres. Probablemente, piensan que pueden imponer su autoridad y que su hijo (a) atenderá sin cuestionar su instrucción u orden; y sucede todo lo contrario ¿Por qué? Porque los adolescentes desean alcanzar su independencia y libertad, cuestionando las decisiones y los planteamientos de mamá, que antes no eran capaz de hacerlo de la misma forma que lo hacen ahora. Es por ello, que mamá ha de comprender que:
1. Durante este proceso sus hijos (as) reaccionarán de una manera que les podría hacer pensar que no la quieren, no la necesitan o que la odian; y resulta que lo único que está ocurriendo es que ellos están cambiando y están buscando su identidad y lugar en la sociedad.
2. En esa búsqueda de identidad, los adolescentes se alían y hacen tribu con sus pares. Quieren ser diferentes a sus padres y más parecidos a sus amigos. Dentro de ese espacio se sienten cómodos y seguros. Es por ello que por encima de los padres se encontrarán los amigos. ¿bueno o malo este comportamiento? No se puede juzgar porque simplemente obedece a un cambio de etapa de su ciclo vital.
3.Cuando los hijos les dicen que ya no quieren salir con ella al cine, ni al club, ni a comer pizzas, hamburguesas o helados, no quiere decir que ella ya no es importante, es que sólo quieren salir con sus amigos.
Lo cual es parte de su, normal y sano, desarrollo psicosocial. De no suceder así, estaríamos frente a un adolescente inseguro, sobreprotegido e incapaz de relacionarse socialmente con sus pares. De manera que dejarlo salir con sus amigos lo estará preparando para una vida social independiente.
4. Esta etapa puede ser vivida de manera paradójica. Por un lado, la madre se ha esforzado por formar adolescentes independientes y seguros de sí mismos, y se contradicen al querer someterlos a que salgan sólo con ellos.
Esto es sumamente delicado, porque si una madre no se hace consciente de lo que está haciendo, podría crear culpas y remordimientos en el adolescente, producto de una madre dependiente e incapaz de vivir una vida para sí misma.
5. Comprender que, aunque los adolescentes la amen mucho como madre, se les hace muy difícil expresarlo abiertamente.
6. Saber que sexualmente están ocurriendo muchos cambios. Las hormonas están a la orden del día y su “enamoramiento” será “apasionado y desenfrenado”. En esta etapa del proceso necesita de la máxima orientación.

¿Qué hacer cuando los adolescentes ya no quieren salir con mamá?
Los cambios llegan y nosotros hemos de prepararnos para ellos.
Si tienes un hijo en este rango de edad, de inmediato una serie de acciones que de seguro te van ayudar a relacionarte mejor y disfrutar de esta nueva etapa.
1. Reconoce que somos prescindibles en la vida de nuestros hijos…y qué bueno que sea así.
2. Suelta la necesidad de control exacerbado que le impide gestionar las emociones propias y de sus hijos, por lo que será necesario confiar, escuchar y observar más, dejando de tratarlo como niño (a). Así, el adolescente se sentirá acompañado durante su proceso de desarrollo, sin culpas ni cargas de responsabilidades que aún no le corresponde.
3. Crea un espacio de confianza y cariño entre tu, tu hijo y los amigos de tus hijos, acompañándolos desde una conciencia de respeto, comunicación y contemplación consciente y sin interferir innecesariamente en sus relaciones.
@Yamiletpinto

 

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/Fhv1cSBfZWLLezfVJftHPN

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia

Lea Tambien: