Opinión

¿Y si cambio? El éxito implica también hacer cosas que no nos gustan: cambiar hábitos

"La motivación que dan los resultados es indescriptible"
Yamilet PINTO
sábado, 29 junio 2019

Este es uno de los aprendizajes que más me ha costado en los últimos tiempos y quiero compartirlo con ustedes. Me di cuenta que se puede lograr maravillosos resultados haciendo con disciplina, constancia y enfoque aquello que nos hemos trazado, sin que eso necesariamente nos agrade, ¿ejemplo? Hacer ejercicios, tonificar el cuerpo, ganar energía, mejorar la salud, verse y sentirse mejor. Pareciera algo muy simple, pero si lo miramos con detenimiento podremos sacar muchísimas enseñanzas de esa experiencia.

Hace cuatro meses estoy practicando ejercicios de manera regular sin que eso me gustara. Y allí está el primer aprendizaje:

1.Dios envía sus emisarios para que logremos lo que Él sabe que necesitamos, aunque, probablemente, nosotros no lo hayamos identificado aún.
En primera instancia comencé con el “Desafío 4” que arrancó en febrero, había que ir al gimnasio todos los días en un horario cómodo para mí (el que yo decidirá, de manera que no había excusa para no ir); hacer las rutinas (que no lograba ni el 10% de ejecución por la muy baja resistencia de mi cuerpo y de mis músculos); y también implicaba cumplir un plan alimenticio que nunca abrí en mi celular, porque la verdad no quería hacer dieta. Como se dan cuenta no quería hacer nada de ejercicios y menos hacer dieta. Ustedes se preguntarán ¿Y por qué ibas al gimnasio si no querías nada de eso? La respuesta está en el primer aprendizaje, Dios me envió un ángel para me llevara de la mano hacia algo que Él sabía que necesitaba y me haría bien, aunque también sabía que yo no querría hacerlo. Esta persona, de una manera y de otra, me llevó a esta experiencia. Ella veía mi actitud nada comprometida y pacientemente me decía “Vamos Yami, tranquila, te va a gustar”. Yo le respondía con voz triunfadora “Mi desafío es venir” y con eso ya sentía que estaba dando lo mejor de mí. Los dolores en las piernas y en todo el cuerpo durante las dos primeras semanas me sacaron de mi cotidianidad y lo único que hacía era ir al gimnasio y volver a casa a tirarme en el mueble. No fui al cierre, no hice el seguimiento, perdí muchos días de entrenamiento, casi que lo abandoné. Mis entrenadores me llamaban y volvía, buscaban animarme más, pero yo estaba “metida en mis cosas”. Y entonces vinieron el segundo y tercer aprendizaje:

2. Siempre tienes una meta, aunque no tengas meta. Suena raro ¿verdad?, mi única meta para ese momento era ir a mi clase cada día, nada más. Entonces entendí que el único resultado que podría esperar era “por lo menos ir al gimnasio”, nada más. Así sentía que estaba cumpliendo mi meta y eso, para mí, era bastante y me hacía sentir triunfadora.

3.Salir de la zona de confort duele. Sí, duele, porque estamos haciendo algo diferente, estamos rompiendo estructuras mentales, estamos enseñando al cerebro que hay un cambio y que se pueden hacer cosas diferentes. Waooo…tremendo aprendizaje…Sólo si salimos de nuestra zona de confort, podremos ver que hay miles de cosas que no estamos aprovechando por estar sumergidos sólo en nuestro propio mundo. Esto no es positivo ni negativo, sólo es. Por eso te invito a que te atrevas a salir de tu zona de confort. Te espera un mundo de oportunidades.

En abril comenzó el “Desafío 5” y mi amiga me volvió a invitar. Para ese entonces ya me había empezado a ver diferente en algunas fotografías y eso me gustó. Entonces me dije a mí misma “Si logré resultados positivos en mi cuerpo en el primer desafío, sin hacerlo adecuadamente ¿Cómo será si lo hago mejor?” Entonces, mejoré mi meta. ¿Quieren saber cuál era la meta ahora?: Asistir con mayor regularidad al segundo desafío, nada más. Eso implicó otro cambio, planificar mejor mi agenda, cambiar mis horarios, levantarme más temprano, decir no algunas veces para mantener mi compromiso de cambio y flexibilizar cuando fuera necesario. Lo logré, asistí a por lo menos un 85% de mis clases. Eso representó una mejor relación con mis compañeros de equipo. Pude hablar y compartir más con ellos. Así, comencé a disfrutar de los beneficios del trabajo en equipo y los resultados comenzaron a aparecer. No sólo logré asistir con mayor frecuencia al gimnasio, sino que mi cuerpo cambió, mi mente cambió y en diversas oportunidades sentí que me superaba a mí misma, traspasaba mis límites mentales y eso me generaba una sensación de triunfo interno realmente indescriptible, en esos momentos sentía muchas ganas de llorar, producto de muchas emociones encontradas. Y entonces llegaron otros aprendizajes:

4. Siempre establece, aunque sea un 1% de mejora a tus resultados anteriores. Esto es sumamente importante, porque te desafía a ir por más.

5.Haz un plan. Eso no falla. Coloca horas, actividades concretas, tiempo a dedicar a cada actividad. Esto se convertirá en una guía espectacular.

6. Sé flexible contigo mismo. A veces el plan no se cumple exactamente como lo fijamos. La flexibilidad nos ayudará a adaptarnos y hacer nuevos reencuadres.

7. Cambia viejos hábitos por nuevos hábitos. Viejas creencias por nuevas creencias.

8. Trabaja en equipo. Apóyate en tus patrocinadores, que son esas personas que están a nuestro lado y nos quieren ayudar, además nos inspiran y motivan. Aprovecha sus aportes, escúchalos, fíjate cómo hacen las cosas, aprende de sus éxitos, tómalos como modelos para lo que quieres alcanzar.

9. Acude a tus maestros, ellos están allí para servirte, escucharte y llevarte al siguiente nivel.

10. Establece un compromiso contigo mismo y con tus metas y te aseguro que se convertirán en tus mejores aliados cuando la tentación de fallar se presente.

Llegamos al cierre del 5to. Desafío y ahora voy por más. La motivación que dan los resultados es indescriptible. Aunque la meta inicial era sólo mejorar en 85 % la asistencia, lo cual logré, hubo una significativa disminución de peso y medidas, haciendo sólo ejercicios (los que no me gustaban hacer), sin hacer dieta y sin tenerlo como enfoque principal. También aumentó la fuerza y resistencia muscular, la energía corporal, mental y emocional y mi motivación e inspiración.

¿La máxima lección? El éxito implica también hacer cosas que no nos gustan: cambiar hábitos. @Yamiletpinto

 

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/Fhv1cSBfZWLLezfVJftHPN

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia