Yerberito

¡No le quites la cáscara a las papas! y aprovecha más sus beneficios

Siempre y cuando se ingieran en porciones moderadas, son una gran opción para los que sufren dificultades para digerir alimentos duros.
domingo, 23 mayo 2021
Cortesía | Su consumo contribuye a mantener unos buenos niveles de energía para tener mejor rendimiento físico y mental

La papa es un gran ingrediente, pues es nutritiva, económica y, sobre todo, rendidora cuando de hacer comida se trata, pero quizá estás desperdiciando una parte de ella sin saber para qué sirve la cáscara.

Aunque la mayoría de las veces, las papas se cocinan sin piel, la cáscara también se come y es un gran bocadillo, que puedes combinar con algún aderezo.

Su principal es proteger los nutrientes que se encuentran en el tubérculo por lo que, al pelarla, pierde nutrientes. Además, no solo es bueno comerla, sino que la cáscara podría ayudarte como remedio natural para tener una piel sana y a prevenir diversas enfermedades.

A continuación algunos beneficios:

1. Contienen nutrientes esenciales

Desde hace siglos las papas han hecho parte de las dietas de muchas culturas porque representan una fuente de nutrientes esenciales para el cuerpo.

Estas contienen:

  • Vitamina C
  • Vitaminas del complejo B
  • Potasio
  • Fósforo
  • Magnesio
  • Zinc
  • Hierro

2. Son saciantes

Muchas personas suprimen la papa de sus planes de alimentación porque estas aportan cantidades importantes de carbohidratos. Sin embargo, a diferencia de lo que muchos creen, los hidratos de carbono complejos que contiene resultan saludables y no suponen una gran cantidad de calorías.

Una papa cocida sin aceites y otros aditivos mantienen el índice glucémico en niveles estables y aumenta la sensación de saciedad por más tiempo. Incluir una pequeña porción en el almuerzo mantendrá el estómago lleno y los antojos alejados.

3. Contienen fibra

La fibra es uno de los nutrientes que más se destacan de la piel de la papa. Esta contribuye a tener una evacuación intestinal adecuada, aportándole otros importantes beneficios al sistema digestivo.

Para conservar esta propiedad, las cáscaras se han de consumir cocidas, al vapor o en infusión.

4. Previenen el estrés

El consumo de esta hortaliza con piel incluida le proporciona al cuerpo una buena cantidad de vitamina B6, nutriente que ayuda en la reparación celular.

Su consumo frecuente apoya la disminución del daño en los tejidos y reduce la presencia de los neurotransmisores que causan el estrés. La vitamina B6 estimula la segregación de serotonina y dopamina, dos tipos de neurotransmisor que regulan los estados de ánimo.

5. Fortalecen el sistema inmunológico

La piel de papa es una fuente de vitaminas C, B y calcio, todos necesarios para proteger el sistema inmunológico del cuerpo.

Su consumo contribuye a mantener unos buenos niveles de energía para tener mejor rendimiento físico y mental.

6. Podrían ayudar a prevenir el cáncer

La piel de la papa contiene unas sustancias conocidas como fitoquímicos, cuyos efectos en el organismo ayudarían a destruir las células malignas que causan cáncer.

También aporta ácido clorogénico que se ha asociado con la destrucción de los tumores sin afectar los tejidos sanos.

7. Controla el azúcar en la sangre

La fibra y demás nutrientes de la cáscara son una gran ayuda para controlar y prevenir los niveles elevados de azúcar en la sangre. Esto resulta recomendable en los casos de diabetes tipo 2.

8. Reduce el colesterol

Los pacientes con niveles de colesterol alto deberían estar aprovechando las cualidades de las patatas con su cáscara para reducir su presencia en la sangre.

La fibra y antioxidantes poderosos como los polifenoles y glicoalcaloides tienen un efecto muy positivo en la eliminación del exceso de lípidos acumulados en las arterias.

9. Previene las enfermedades cardíacas

Además de ser un apoyo para regular el colesterol, la cáscara de la papa nos proporciona potasio, un mineral esencial para regular los líquidos en los tejidos del cuerpo y controlar la presión arterial.

Su incorporación en la dieta disminuye las probabilidades de padecer un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

10. Buenas para la digestión

Pese a que tienen una buena cantidad de carbohidratos complejos, no son una fuente de grasa o proteínas que dificultan la digestión. Siempre y cuando se ingieran en porciones moderadas, son una gran opción para los que sufren dificultades para digerir alimentos duros.

Eso sí, no se deben comer en grandes cantidades porque conducen a padecer acidez o reflujo.

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/GzmIGZgrD13Bgl6krqE7IW

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia

Lea También:
error: