Opinión

¿Y si cambio? Las expresiones afectivas de los padres sí influyen

La clave para rescatar esta relación es comprender.
Yamilet PINTO
sábado, 10 agosto 2019

La vida afectiva del adolescente está marcada fundamentalmente por la buena calidad de comunicación que exista entre los padres y ellos, además de las diversas expresiones de cariño, respeto y aceptación que perciban en su entorno familiar y, como padres o representantes, necesitamos comprender que las competencias emocionales son claves para alcanzar un buen nivel de bienestar personal en ellos; y esto comienza por un proceso psicoeducativo de toda familia, especialmente de los padres, sobre la importancia que tiene el afecto en el desarrollo psicoemocional de los adolescentes.

Claves para comprender el desarrollo
psicoemocional de los adolescentes
En el proceso comunicativo entre padres y adolescentes, pareciera que los primeros se olvidan de la importancia de comprender que la etapa de la adolescencia es decisiva en la historia de cualquier persona y que cuando se está atravesando esta etapa son muchos los cambios que se experimentan y que inevitablemente, impactarán en las relaciones, muy especialmente en el campo de la comunicación, elemento fundamental para la expresión de los afectos.

En este sentido muchos padres, por inconsciente solidaridad familiar, desconocimiento o ignorancia de lo fundamental que es mantener vínculos afectivos con los hijos, caen en comportamientos difíciles de entender para los adolescentes, sin darse cuenta de cuánto los afecta interiormente, en su conducta y sus relaciones dentro del contexto familiar y social. Algunos de los comportamientos de los padres son:

1. En el caso del padre, al separarse de la madre, se alejan también de los hijos y pierden el contacto y la comunicación con ellos, sin darse cuenta que, el silencio y la distancia, muchas veces prolongados, los afecta de manera significativa, en medio de un proceso sumamente complejo para ellos. En muchos casos, si la madre es una mujer emprendedora, trabajadora, responsable y comprometida con sus hijos, pudieran asumir que estos no los necesitarán pues su madre les proveerá de todo cuanto necesitan.

En estos casos, aparte de no existir el cumplimiento de deberes de manutención para con los hijos, existe un “abandono emocional” que impacta muy negativamente en la vida afectiva de ellos, pudiéndose sentir “no queridos” que “no son suficientemente importantes” o que “la nueva novia, esposa o pareja es más importante que ellos”. En el caso de las niñas, porque su padre representa “su primer gran amor” y la está abandonando, causaría gran dolor y tristeza, que muchas veces la esconde en el exceso de peso, relaciones sexuales a temprana edad y una descontrolada necesidad de llamar la atención de su entorno. En el caso de los niños, al considerar a su padre como su héroe, quien todo lo sabe y todo lo resuelve, sienten que están perdiendo ese soporte importante que los sostenía en sus necesidades y ahora no está, llevándolo a la inestabilidad emocional que busca compensar en el alcohol o las drogas.

Esto, lamentablemente, sucede con mucha frecuencia y los adolescentes atraviesan sus cambios físicos y emocionales sin sentir la presencia del padre, sin escuchar su voz ni sentir su calor, sin recibir sus besos y abrazos, sin jugar con él y sin tener su guía, acompañamiento, protección y orientación en tan complejo momento de la vida.

2. En el caso de la madre, quien ahora ha de asumir sola la responsabilidad de sustentar y sostener a sus hijos, lo hace desde su propio aprendizaje y patrones, en medio de un estrés y ansiedad por cumplir con todo y esto trae consigo la consecuencia de la indisponibilidad de tiempo y de expresar cariño y afecto “porque no tiene tiempo para eso”. Al contrario, en muchísimos casos, con el ánimo de que sus hijos no repitan sus propias historias de dolor o que asuman también el cambio familiar de estar sin la presencia del padre, los sobrecargan de responsabilidades, funciones y tareas para los cuales no fueron preparados y si a esto le sumamos la forma en la que se están procesando estos cambios, pues la comunicación se rompe, las críticas, los regaños y descalificaciones llenan los espacios comunicativos, generándose un “abandono emocional” difícil de sobrellevar por cualquier adolescente.

Cómo rescatar la relación afectiva y emocional con los adolescentes
La clave para rescatar esta relación es comprender que, naturalmente, en esta etapa los sentimientos fluyen en ellos con una fuerza y variabilidad extraordinaria. Cambian de sentirse contentos a sentir frustración o rabia. La imagen que tienen de sí mismos es inflexible y muchas veces contradictoria; muchos experimentan una “rebeldía sin causa”, dudas de sí mismos y largas y difíciles conflictos internos; en muchas ocasiones se sienten tristes, resentidos y hasta culpables, principalmente por su característica perfeccionista lo que nosotros como padres, requerimos hacer es no abandonarlos en este complejo proceso y:

1. Escucharlos activamente sin juzgarlos y sin menospreciar sus necesidades y conflictos. Esta es una de las situaciones que más afectan a los adolescentes porque se sienten no aceptados por sus padres.

2. Dejar de criticarlos, etiquetarlos y compararlos. Esto es muy común en los padres que desean lo mejor para sus hijos adolescentes, pero las técnicas o habilidades que aplican distan de lograr ese resultado.

3. Dar una perspectiva del cumplimiento del deber, desde la conciencia de cómo este aspecto contribuye a su desarrollo psicosocial y a su plenitud personal y no como una obligación ni coacción a la que debe estar sujeto. Esto incluye las posibilidades de profesionalización y estudios.
4. Comprender que una de sus inquietudes, propias de su desarrollo, es la iniciación sexual y el enamoramiento. Si se sienten correspondidos es maravilloso para ellos, pero si se sienten rechazados su autoestima se lastima significativamente. En ambos casos, es fundamental que estemos abiertos a escucharlos y orientarlos, ya que no podemos olvidar que la vida familiar es la primera escuela de aprendizaje emocional.

Dar estos pasos les permitirá a los padres un acercamiento afectivo a sus hijos adolescentes, lo cual inevitablemente, impactará en su bienestar y plenitud. @Yamiletpinto

Lea Tambien: