Ciudad

Guayaneses enfrentan penuria del gas doméstico

En espera de respuestas, buscan alternativas para cocinar y para vender en el caso de los emprendedores; así viven en Caroní y Heres ante la falla en la distribución de gas.
miércoles, 23 septiembre 2020
Guayaneses pasan penuria por gas doméstico
Cortesía/Archivo PRIMICIA | Los reclamos parecen no surtir efectos, pues ya es común escuchar que no hay gas

Protestas en Caroní, numerosas denuncias e improvisación para cocinar, es el pan de cada día de los guayaneses desde inicio de 2020 ante la falta de gas doméstico.

En esta situación algunos están desde febrero, esperando para llenar sus cilindros.

Habitantes de los bloques de Villa Brasil contaban más de tres meses sin gas, por lo que en junio organizaron una protesta y a los tres días recibieron el servicio.

Pero fue la última vez que atendieron sus solicitudes, así que nuevamente recurrieron a la leña para cocinar en la planta baja de los edificios.

“Los vecinos aprovechan las matas que se han caído por la lluvia, las ponen a secar y hacen hasta pescado a leña (…) Son 23 bloques y si protestan la respuesta siempre es la misma: que esperemos, que hay un cronograma que cumplir”, expresó Juana Muñoz, residente del bloque 12.

Justo Noguera Pietri, gobernador del estado Bolívar, creó Bolívar Gas en octubre de 2019 con el objetivo de distribuir y comercializar el servicio para beneficiar a todas las comunidades de la entidad, según una nota de prensa de la Gobernación.

En junio de este año, Carlos Peraza, quien fue presidente de Bolívar Gas, dio a conocer que el 70 % de la distribución del Gas Licuado de Petróleo en la entidad se vio afectado por “desperfectos en el poliducto de la Planta de Fraccionamiento Criogénico José Antonio Anzoátegui”, descendiendo el porcentaje de abastecimiento.

Desde entonces no hay un nuevo pronunciamiento oficial sobre el tema.

Guayaneses pasan penuria por gas doméstico

Operativos

“En febrero, antes de la cuarentena, fue la última vez que recibimos gas doméstico. Esperamos la jornada, nos dicen que ya vienen y después vuelven a suspender los operativos”, reveló Berta Agreda, del sector 3 de 11 de Abril, San Félix.

Un miembro de uno de los consejos comunales de la parroquia Unare, quien prefirió no revelar su identidad, explicó que los encargados de coordinar cada asignación son los jefes de las Unidades de Batalla Hugo Chávez (UBCh).

“Nosotros solamente esperamos la fecha y hacemos la solicitud para que asignen otro operativo. Y que las condiciones estén dadas por la línea de las plantas de Gas Comunal o de la empresa privada Tigasco, en conjunto con los coordinadores de UBCh”, añadió.

Los precios de la recarga de Gas Comunal en los mencionados operativos son de 6.500 bolívares, en bombona de 10 kilogramos; 12.000 bolívares, la de 18 kilogramos; y 28.000 bolívares, la de 43 kilogramos.

En el caso de Tigasco, van de 250.000, 450.000 a 1.000.000 de bolívares, respectivamente.

Mientras que, el gas “bachaqueado” cuesta desde 15 dólares para llenar las bombonas de 10 kilogramos hasta los 70 dólares para los cilindros de 43 kg.

De vuelta al fogón

Agreda, desde el sector 11 de Abril, relató que diariamente pasan jóvenes con carruchas llenas de leña gritando: “Llegó el gas”, vendiendo el bulto de seis u ocho palos en 100.000 bolívares en efectivo. En supermercados hay paquetes de leña con precio sobre el millón de bolívares.

En el municipio Angostura del Orinoco (Ciudad Bolívar) es similar la situación, las protestas se repiten y los ciudadanos optan por cocinas eléctricas o preparar sus alimentos con leña.

“Ya en Ciudad Bolívar no quedan árboles porque los agarran para cocinar. Cuando protestamos, la Guardia Nacional y la Policía nos dicen que se va a solucionar, pero todo queda en palabras”, denunció José Ortega, habitante de la Urbanización El Perú.

Sobre las consecuencias del humo de leña, la neumonólogo Olimarys Bastardo explicó que la inhalación de monóxido de carbono y dióxido de nitrógeno causan afectaciones agudas y a largo plazo.

“La exposición prolongada al humo de leña puede provocar asma, rinitis alérgica y otras infecciones respiratorias agudas. También perjudica el tejido broncopulmonar y a largo plazo puede causar enfermedad pulmonar obstructiva crónica, bronquitis, enfisema y hasta cáncer de pulmón”, alertó la doctora.

Al no haber otra alternativa para las familias que llevan meses sin recibir gas doméstico, Bastardo recomienda que al cocinar con leña se evite lo más posible el contacto directo con el humo.

Esto, para disminuir la entrada en las vías respiratorias, en especial a los niños y mujeres, que ha visto más afectados por esta práctica.

Guayaneses pasan penuria por gas doméstico

Sorteando los cortes de luz

“Aparte de la leña, otros vecinos se van por las cocinas eléctricas, pero ahora hay cortes diarios de luz de cuatro horas. Lo que los obliga a esperar que regrese la luz para cocinar”, lamentó Berta Agreda.

Héctor González vende pizzas a domicilio y contó a PRIMICIA que suele preparar su producto en horno eléctrico; sin embargo, también usa cocina a gas para complementar la elaboración de las comidas.

A González le ha tocado pagar una vez 15 y después 25 dólares por llenar una bombona mediana, por lo cual tuvo que comprar una cocina eléctrica.

“Perdemos ventas los días que se va la luz mientras estamos trabajando (…) ya tenemos experiencia en esto y sopesas la situación. Un día optamos por preparar una sopa a leña para poder darle almuerzo al personal”, indicó.

Ante la ausencia del gas doméstico y los riesgos de cocinar a leña, algunos guayaneses como González prefieren cocinas eléctricas, cuyo precio va desde 10 dólares para las de una hornilla hasta los 60 dólares para las de dos.

En redes sociales también venden fogones a leña entre los 25 y 50 dólares.

Paralizar ventas

Para José Jaramillo no es opción cambiar del gas a una cocina eléctrica. Abrió su negocio de hamburguesas en enero, en un tráiler en Alta Vista, que incluía dos cilindros vacíos de 43 kilogramos.

“En enero pagué 20$ para llenar cada una de las bombonas. Hace tres meses me cobraron 60$ por cada una, desde ese momento no las he vuelto a llenar”, acotó el emprendedor.

Por la pandemia de covid-19, tuvo que mudar su negocio a su domicilio en el centro de Puerto Ordaz, desde donde vende por delivery.

En su casa tiene cuatro bombonas medianas y una pequeña, la última vez que surtió pagó 30 dólares por las de 18 kilogramos y 20 por las de 10.

Volvió a comunicarse para abastecerse este mes, pero la respuesta fue que no tenían gas doméstico.

“Para mí no hay otra solución, la hamburguesa es diferente cuando se prepara en la plancha porque ya está curada. No puedo usar cocina eléctrica y si no logro surtir tendré que paralizar la venta, tampoco puedo cocinar con leña porque vivo en apartamento”, lamentó Jaramillo.

Comerciantes o no, todos atraviesan la misma penuria y los reclamos parecen no surtir efectos, pues en Guayana ya es común escuchar que no hay gas.

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/HacpzrELbvs9AUtqSSlfsR

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia

Lea Tambien:
error: