Placeres

Igonel Madriz educa a través de la música y el juego

Las redes sociales se han convertido en su aula de clases durante la cuarentena.
miércoles, 15 julio 2020
Cortesía | Actualmente está en Colombia

La creatividad es sin duda una de las virtudes de Igonel Madriz, un bolivarense que ha sabido fusionar sus tres grandes pasiones para obtener resultados maravillosos.

Cree firmemente que “la música es el verdadero lenguaje universal”, por ello desde las distintas fronteras que ha pisado continúa trabajando para llevar un mensaje de optimismo y superación.

La Ucab Guayana fue su casa de aprendizajes, egresó como Licenciado en Educación Mención Ciencias Sociales, y allí también dio pasos muy importantes en su carrera como músico, este sería el impulso para crear proyectos de gran valor para la sociedad guayanesa.

Con 31 años de edad y muchas experiencias vividas, Igonel tiene como premisa servir a quienes lo necesitan con amor, disciplina y honestidad.

Desde Colombia, se ha apoderado de las plataformas sociales para compartir material musical educativo infantil que ha tenido mucha receptividad.

Hoy conversa con PRIMICIA y nos cuenta un poco sobre su vida y cómo surgió esta genial idea:

-¿Cómo nació el amor por la música?

Cuando estudiaba bachillerato en el colegio “José María Vélaz, Fe y Alegría” de Ciudad Bolívar, allí con las hermanas teresianas que dirigían mi colegio, aprendí a tocar guitarra y comencé a cantar en las misas.

Luego tuve la dicha de ser becado y entrar en la Universidad Católica Andrés Bello y aunque era sumamente exigente ya que debía tener siempre buenas notas en todas las materias para mantener mi beca, entré a la Coral de la Universidad Católica Andrés Bello, la cual era dirigida por una maravillosa persona, profesional, gran maestra y finalmente mi madre musical María Cecilia Angarita.

Con ella comencé a ser su pupilo musical, me enseñó lenguaje musical y las nociones básicas para dirigir coros, fue así que me convertí en director asistente del coro infantil de la Ucab y al tiempo cree mis dos primeros coros en una comunidad muy necesitada de San Félix, Coro Infantil Jubal y coro Juvenil Jubal, allí comenzó todo.

-¿Cómo ha sido tu formación como músico?

En la coral estuve casi 7 años y durante todo ese tiempo recibí formación musical por reconocidos profesores en el área como: Francisco Zapata, Fernando Rivas, Magdanela León, Thelma Chan, Guntars Gedulis entre otros.

Además del constante trabajo dentro de la Coral Ucab, participé en festivales internacionales… Y en general nunca he parado de formarme, siempre he cantado en diversos coros, talleres, etc.

-¿Cuál es tu trayectoria como músico?

En Venezuela: Co-director del Coro Infantil Ucab, Coro Juvenil Jubal, Coro Infantil Jubal, Coro Juvenil Kairós y Coro Infantil Parvuli Divini.

En Perú, Lima: Coro Infantil Pueri Cantores, Coro de voces de Blancas de María Auxiliadora, Coro de la Asociación Nacional de Ciegos de Lima y Ensamble infantil de Guitarras Don Bosco.

En Colombia: Coro infantil Voces-Zytas, Bogotá y Ensamble Juvenil “Guitarras Campesinas”, La Calera.

Como cantante en la Coral UCAB- Guayana, Orfeón del IUTEB y en el Coro del Seniat en Ciudad Bolívar.

También, en el Ministerio de Música Verbum Panis, Lima y acá en Colombia canto en la Corporación Coral de la Universidad Nacional de Colombia.

-¿Cómo surgió la iniciativa de educación musical?

Pienso que todo surgió cuando pude unir mis pasiones: enseñar, jugar y la música. Antes de entrar a la universidad fui recreador y eso me permitió desarrollar recursos y herramientas para el control de grupos, disciplina y gerencia de recursos humanos y todo lo hacía entre risas y juegos.

Ya luego todo se volvió más profesional, más organizado, cumpliendo cronogramas, objetivos, competencias y logros pedagógicos.

-¿Cuál es el poder que tiene la música?

La música me transformó a mí mismo, desde mi experiencia pude ser instrumentos para transformar otras realidades sociales y familiares.

Mis dos primeros coros fueron en la UD 128 de San Félix, en ese sector lo común eran disparos, robos, drogas y violencia, jamás se hubiese imaginado que todo eso se callarían con cantos polifónicos hecho por niños y jóvenes.

Muchos de esos niños y jóvenes hoy son excelentes personas y seres humanos y recuerdan como una bendición esas experiencias musicales bajo mi dirección.

Y así pasó con todos los demás coros, la música en grupo te transforma de dentro hacia afuera, desde tu corazón hasta llegar a tus acciones.

-¿Qué significa la música para ti?

Lo es todo, el mejor recurso para trabajar conocimientos, sentimientos y emociones, socialización, cultura, valores, entre otros, es una balsa que puede hasta salvarte la vida.

Yo mismo pasé de ser un joven muy callado, tímido y sin autoestima a ser un líder que va sembrando la música y los valores por donde paso.

-Durante la cuarentena, ¿Cómo ha sido el proceso de adaptarte a lo virtual para impartir clases?

Tenaz, muy difícil, al principio sentía que hablaba con la pared y aunque podía tener ideas novedosas para hacer recursos, no era muy experto en el manejo de herramientas para hacerlo.

Pero al verme presionado no solo porque debía hacerlo, sino, porque en la cuarentena mi materia se convirtió en la que los niños y jóvenes del colegio ansiaban que llegara me tocó aprender, buscar, investigar pues en la universidad nunca vimos la materia de cómo ser Youtuber (Jajaja).

Ya hemos avanzado mucho y cada vez se me ocurren más ideas, comencé a componer mis propias canciones y las adapto a juegos musicales según las competencias que quiero lograr en mis alumnos, nunca me imaginé que serían vistos por tantos profesores en todo el mundo.

-¿Cuál es el estilo musical que te representa?

Como músico, valoro todos los géneros, instrumentos y estilos musicales, aunque siempre he preferido en canto coral, el canto polifónico para trabajar y para mis gustos personales soy más romanticón (Jajaja).

-¿Cómo fue el proceso de emigrar de tu país?

-Muy difícil, muy fuerte, salí por tierra un 15 de enero hace casi 3 años, lloré muchísimo porque mi madre y el resto de mi familia se quedaban allá.

Pero debía hacerlo porque como profesional no tenía mucho a que aspirar, salí y al llegar a Cúcuta casi me roban cuando recién tenía pocas horas allí, viaje 9 días recorriendo por tierra Colombia, Ecuador y Perú y al llegar a este último país, el bus me dejó en Chiclayo y dijo que “no podía ir a Lima, que esperáramos a otro que saldría desde allí” y eso nunca pasó.

No tenía cómo llegar a Lima que era donde me iban a recibir, gracias a Dios al final todo se resolvió y pude llegar el día siguiente a Lima después de tan largo viaje.

-¿Qué es lo que más extrañas de tu tierra?

A mi mamá, mi familia y mi universidad, pero sobre todo, la Venezuela en la que viví y que ahora ya no existe, pues los sitios y las personas con las desarrollaba mi vida, no están allá.

-¿Cuáles son tus planes y proyectos a futuro?

Al ver el gran alcance que ha tenido mis clases digitales, se me ha ocurrido elaborar materiales pedagógicos para las aulas y fortalecer mis redes sociales en ese aspecto.

También, quiero grabar un recurso audiovisual con audio y video para formación musical digital, retomar mis grupos infantiles y juveniles que por la pandemia ya tenemos casi 1 año sin vernos.

Y obviamente, poder ir a Venezuela y ver a mi madre que ya hace casi 3 años que no la veo.

Coordenadas:

Instagram: @igonelmadriz

Facebook: Igonel Madriz

YouTube: El profe Igonel Madriz

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/K2WKywMZbKKJ8A1soXAQS6

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia

Lea Tambien:
error: