Opinión

Semana en domingo

30 por ciento de la población, en todos los estratos económicos, maneja pagos en dólares o recibe remesas.
domingo, 10 noviembre 2019

El dólar

Tanto que el gobierno despotrica contra el dólar, pero no puede evitar que este cada día avance más en nuestra economía. No hay dolarización oficial, pero todo se tasa en relación con la moneda del “Imperio”, que sigue siendo la moneda mundial a pesar de los esfuerzos del chavismo por derrocarlo y poner en su lugar el petro. Ahora, por el último ucase oficial, en las escuelas del país van a enseñar a los carajitos a llevar sus cuentas en petros, mientras cada uno lo que quiere es tener dólares para irse en cuanto pueda.

Hay encuestas que señalan que el 30 por ciento de la población, en todos los estratos económicos, maneja pagos en dólares o recibe remesas y los cambia para completar su presupuesto de gastos. Pero también hay que decir que abundan las casandras que tienen su negocito prediciendo la supuesta paridad futura de los dólares. Grandes capitalistas, de uno y otro bando, compran altas sumas en dólares y luego los videntes hacen sus predicciones, elevando la cotización futura más allá de lo que determina la economía, para vender y obtener ganancias siderales. Ya están haciendo sus anuncios para fin de año, preparando el terreno, pero al mismo tiempo hacen que el que tenga dólares, si puede los aguante, para vender cuando su cotización suba. El problema es que, en este escenario, el que sufre las consecuencias es el pueblo que no maneja dólares, pero tiene que pagar precios dolarizados con su menguado ingreso en bolívares. Creo que tarde o temprano, con este o con otro gobierno, nuestra economía tendrá que ser dolarizada, o por lo menos establecer un sistema dual, como muchos países que tienen el dólar además de su moneda nacional.

El gobierno hizo todos los intentos por controlar la inflación, sin lograrlo, pero ahora al establecerlos en dólares, los precios en cierta forma se han estabilizado y la devaluación ha bajado su velocidad. Lo que no pudo el gobierno en dos décadas, lo ha logrado el dólar en unos meses y, si Maduro lo entendiera, los beneficios pudieran ser mucho mayores para nuestra economía. El problema es que el fanatismo ideológico impide ver la realidad, aunque sea del tamaño del cerro Roraima.

Política y religión

A riesgo de meterme en camisa de once varas, es decir, de pisar terreno minado, señalo que la desesperación por salir como sea de este régimen, hace que muchos compatriotas pongan a Dios como opositor y le pidan que saque a Maduro y se lo lleve para donde quiera. Me refiero al Dios nuestro, de los católicos apostólicos romanos. Con eso de que Dios es opositor, le agradecen haberse llevado a Chávez y le piden que termine “su trabajo”, haciendo un cambio de gobierno. Las redes sociales están saturadas de cadenas para que Dios ponga término a la crisis venezolana y como no lo ha hecho concluyen de manera terminante que nos abandonó, como Jesús en la Cruz: “Padre, por qué me has abandonado”. Pero creo que si existe la justicia universal, de un equilibrio entre el bien y el mal, aquí las cosas tienen una secuencia lógica.

La mayoría de los venezolanos, movidos por un anhelo mesiánico, decidió darle poder a quien no lo supo manejar y provocó el caos actual. El pueblo está sufriendo las consecuencias de su propio error y ahora no puede echarle la culpa a nadie, y mucho menos a Dios, para exigirle que lo resuelva. Si fuera por eso, Dios tendría que haber hecho una rápida intervención para llevarse a Hitler y evitar el genocidio judío y la II Guerra Mundial, a Saddan Husein, Idi Amin, Fidel Castro y todos los que han cometido atrocidades contra sus pueblos. Como católico creo que Dios nos puso aquí con plena y absoluta libertad para decidir nuestra vida. Lo que hacemos aquí en la Tierra lo tenemos que resolver nosotros. Todo el esfuerzo que hacen pasando cadenas para hacer que Dios saque a Maduro, deberían ponerlo en contribuir con hechos terrenales para lograrlo.

Si Dios fuera opositor, le habría bastado hacer que el CNE cuente la vaina como se debe y todo habría quedado como que el pueblo corrigió su error. Porque si se llega a comprobar que Dios puede intervenir en los conflictos humanos, de inmediato se le congestionarían las redes con millones de peticiones. ¿Se imaginan las colas en las taquillas de atención al público? Si se están riendo, mejor, porque un poco de humor nunca está de más.

CVG en el exilio

Una lástima que hayan comenzado cambios en la directiva de CVG designada por Guaidó hace pocas semanas, de cuyas actividades se ha sabido muy poco públicamente, aunque en privado me dicen que han avanzado en la toma del control de algunos activos de esa corporación en el exterior.

Esa es la consecuencia de nombrar gente por presiones de grupos políticos, sin una evaluación de la capacidad, experiencia, o de las actuaciones previas del candidato en la presidencia de alguna empresa de la propia CVG. En el caso de Guayana, Guaidó tiene que dejarse asesorar por su gente de aquí, en donde todos nos conocemos, o dar plena libertad a Enrique Castells para elegir a los integrantes de su directiva. ¡Y ojo!, porque por allí me están diciendo que el gobierno tiene expertos investigando a fondo el negocio de lo que queda del aluminio y que en cualquier momento puede estallar un caso de corrupción que va a mover el piso duro en Guayana y que pudiera tocar a alguno de los directores de la CVG afuera, por haber recibido recursos procedentes de esos negocios irregulares.

Cuatro
Uno

Una amiga lectora hizo hallacas esta semana y para resumir la cuenta me dice que gastó en hojas, pabilo y onoto lo mismo que antes gastaba en todo lo necesario para las mismas 100 hallacas. Estaba pensando venderlas a 70.000 bolívares cada una, pero las cuentas no le cuadran y ahora las quiere poner entre 90 y 100 mil para tener alguna utilidad. Solo como referencia, el kilo de aceitunas rellenas en 280.000 bolívares y subiendo. Y por la misma línea, si el pernil ya está en 100 mil, ¿Hasta dónde va a llegar a mediados del mes que viene?

Dos

Como ocurre desde hace algunos años, desearle feliz navidad a alguien parece un chiste, salvo que sea entre enchufados, que hallaron la manera de resolverse de por vida a costa de la quiebra del país. A lo sumo habrá que decir “Te deseo la mejor navidad posible”. Tampoco creo que suene bien aquello de ¡Feliz año!, porque según los economistas lo que viene es mucho más candanga que lo que tenemos, que ya es más que bastante. Así pues, andando que la noche puede ser larga, pero no hay manera de evitar que amanezca.

Tres

Es probable que muchos maduristas estarán ligando que los demócratas logren destituir a Trump con el Impeachment en el Congreso, porque eso le pudiera quitar presión a las sanciones contra Maduro y su gobierno. Pero entre los demócratas hay gente más radical contra Maduro y la salida de Trump pudiera significar, por el contrario, un aumento de las medidas contra el régimen venezolano. Muchos congresistas, tanto republicanos como demócratas, le están exigiendo a Trump mayor dureza contra Maduro y contra Cuba, aunque al mismo tiempo hay que decir que no están de acuerdo con alguna intervención directa.

Cuatro

Si Maduro hubiera recorrido alguna calle de Ciudad Guayana, habría visto la cantidad de huecos, monte, basura y zamuros, y no habría sido capaz de felicitar a nadie por la supuesta belleza de la ciudad, como lo dijo en el acto con los “indígenas”. Dándole el beneficio de la duda digo que lo asesoraron mal, o limpiaron solo la ruta por donde pasaría la caravana. Me imagino que a estas alturas algún chavista guayanés le habrá dicho la amarga verdad, en relación con el deplorable estado de la que en tiempos de la Cuarta era la ciudad más limpia y mejor planificada del país y una de las mejores del continente. Me hizo recordar a Cárter cuando, en un español chapurreado, dijo que “Venezuela está chévere” y años más tarde remató con aquello de la “transparencia” del CNE.

 

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/GxCaEgZ5efzEdOTW9ea1nZ

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia

Lea Tambien: