Opinión

El chavizmo es delincuencia

Al paso de los días el resquebrajamiento del régimen encabezado por quien usurpó el poder, Maduro, se nota debilitado.
Juan GUERRERO
miércoles, 06 febrero 2019

Es evidente, público y comunicacional que el régimen de Maduro está “técnicamente” acabado. Faltan los detalles que sobrevendrán después de una negociación, donde, la última palabra la tienen los militares y la presión de los ciudadanos en las calles.
Más allá de las presiones, tanto internas como de carácter internacional, lo supremamente urgente es proteger a la población venezolana. De ella, entre 280 a 300 mil personas se encuentran en situación de emergencia humanitaria compleja. Son los niños y ancianos desnutridos, los enfermos con patologías severas y terminales, los presos políticos y comunes, y los enfermos psiquiátricos. Además de una infraestructura sociosanitaria, educativa, penitenciaria, industrial y de vialidad, pública y notoriamente colapsada.
La sociedad venezolana se encuentra sometida, desde hace varios años, a una continua y sistemática “guerra asimétrica” planificada y ejecutada desde el régimen de Maduro y sus pandilleros, que muestra cifras de muertes anuales, entre 23 a 25 mil ciudadanos fallecidos. Gran parte de estas muertes, por acción u omisión del régimen, se han podido prevenir.
Esta es la espantosa y dramática realidad de un régimen declarado en la práctica, como del crimen organizado, que ha perdido todo pudor y base ideológico-política y que se dedica a despreciar, humillar y asesinar ciudadanos, utilizando los cuerpos de seguridad del Estado, para delinquir y como grupos de exterminio.
Ya es imposible hablar de práctica política del accionar gubernamental en la vida social o de gobernabilidad entre oficialismo/oposición. Eso ya no existe. La misma organización partidista oficialista, el Psuv, mantiene ahora una estratégica distancia para poder conservar su disminuida militancia, que le permita sobrevivir ante semejante asalto al poder del Estado que ha hecho la banda del crimen organizado desde Miraflores.
La propaganda que esta mega banda ha desarrollado a escala internacional/nacional, junto con el uso de la fuerza bruta y la censura a los medios de comunicación, es lo que medianamente les permite mantenerse en el control fáctico del Estado y sus estructuras institucionales.
Al paso de los días el resquebrajamiento del régimen encabezado por quien usurpó el poder, Maduro, se nota debilitado y a cuenta gotas, se filtran disidencias que son muestra de la hecatombe roja que ya es imposible detener.
Desde hace varios años lo veníamos advirtiendo e indicándoselo en artículos a los jerarcas psuvianos: “necesario es conservar un caudal de militancia, sobre el 20-25%, para reestructurar ese partido y posicionarlo como una real oposición mayoritaria en un cambio de gobierno”. Sin embargo, las contradicciones internas y la imposición de una estructura extremista, ultrosa, corrompida y vinculada a carteles criminales, fue diezmando, tanto al partido como a sus demás aliados.
Porque este derrumbe del ensayo socialista totalitario y hegemónico rojo, se está llevando al fondo del barranco al resto del tristemente célebre Polo Patriótico. Incluso, los viejos aliados y apoyos internacionales, con la Internacional Socialista a la cabeza, indicaron que lo de Venezuela no es ningún socialismo y que no tienen ni quieren que los vinculen a semejantes personajes. Hasta el pudoroso Dietrich (-creador del eslogan “Socialismo del siglo XXI”) hace tiempo tomó una discreta e hipócrita distancia.
Al fondo de los acontecimientos que diariamente se observan, donde se están comiendo al gran elefante rojo a pedacitos, están ocurriendo otros cambios. Son los cambios de un nuevo tiempo en la política venezolana. Una generación de líderes que traen otra manera para acercar el Estado a los ciudadanos. Más efectiva y eficiente. Más comprometida con la cotidianidad del ciudadano y donde los medios de comunicación tendrán un desempeño particularmente esencial en la relación Estado/ciudadanos/medios de comunicación.
No olvidemos que las redes sociales (RRSS) y los fotógrafos, videógrafos y periodistas han sido la vanguardia en la avanzada social para hacerle frente a la gigantesca censura que ha impuesto el régimen. El ciudadano venezolano ha visto en las RRSS su gran medio de comunicación para enfrentar, tanto la censura como visibilizar la dramática emergencia humanitaria compleja y denunciar el ultraje, humillación, censura, tortura, crimen y demás violaciones a los derechos humanos de esta parasitaria criminalidad roja, llamada revolución chavizta, socialista, bolivariana, humanista, zomorana, robinsoniana… del siglo XXI.
(*) camilodeasis@hotmail.com
TW @camilodeasis
IG @camilodeasis1

 

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/Iz9ipvYjAnxFCJcV5hWzES

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia

Lea Tambien: