Opinión

Cuenta la leyenda

"Aquí en Guayana tenemos una buena cantidad de artistas, escultores, pintores etc, quienes se merecen nuestras disculpas"
Evelio LUCERO
sábado, 29 junio 2019

Recorriendo la ciudad en el día de ayer, pude observar la cantidad de obras ­­de arte y esculturas diseminadas que existen en toda la urbe de Ciudad Guayana, abandonadas, sin dolientes, sin importancia, podemos comenzar diciendo que entrando por la autopista que nos traslada desde Ciudad Bolívar, tenemos en la redoma de Sidor plasmada una muy importante que identificaba la principal manufacturera del acero en Venezuela un cubo perteneciente al artista guayanés Alejandro Otero, en Bauxilum, también tenemos la Aguja Solar del mismo artista, en la entrada del Aeropuerto Internacional Carlos Manuel Piar, existe (no sé dónde está colocada en la actualidad) una escultura realizada con piezas de hierro reciclable, continuando por la misma vía nos encontramos frente al terminal terrestre la redoma con la famosa paloma de Antonio Briceño, siguiendo encontramos en la plaza La Monumental una enorme columna sosteniendo a tres figuras femeninas que simbolizan nuestras riquezas naturales, después en plena vía está la plaza Benvenuto Barsanti (abandonada y sin iluminación nocturna) con su alegoría en tubos doblados y coloridos si nos desviamos desde la avenida principal hacia la derecha buscando el Paseo Caroní encontramos, (por cierto muy abandonada) la sala de Arte Sidor, lugar, testigo de la presencia de grandes artistas plásticos, pintores, escultores, fotógrafos, cantantes, donde tenemos una obra titulada Ondas, realizada por el desaparecido amigo Alexis Sequini, decorada con un enorme basurero y cierta cantidad de zamuros, tomando de nuevo el Paseo Caroní, teníamos una obra frente a la abandonada Exquisiteces La Fuente, la cual fue hurtada, en el Parque La Navidad tenemos el Árbol de Navidad que se ha convertido en un icono, como también El Molino, al llegar a la Cruz del Papa tuvimos una enorme estructura de bronce llamada La Paternidad, que también fue presa de los amigos de lo ajeno y al final de este paseo, tenemos en una pequeña redoma donde aparecen muy elegantes tres elementos, de los cuales específicamente es que he querido comentar esta es una obra realizada por un buen amigo, arquitecto de origen guayanés llamado Valmore Rojas y la obra se identifica como “La Familia” este lugar es transitado a diario por una cantidad de personas ya que se trata de una alternativa para trasladarse a cualquier sitio de la zona, pero… insisto, da tristeza ver como esta joven ciudad que fue diseñada en la ciudad de Massachuset en la Universidad de Harvard, con todos los elementos arquitectónicos y de ingeniería para ser una modelo digno de admiración a nivel internacional, da tristeza al ver el contraste de las obras con la acumulación de desechos a su lado y acompañadas con diferentes especies de animales de la fauna carroñera, si seguimos la ruta podemos observar que en la redoma Salvador Allende (mejor conocida como la redoma de Otilio) está un busto del ex presidente Chileno, continuamos y pasando por la Casa de la Cultura, también podemos observar el total abandono que se encuentra en su entorno, si entramos a Ciudad Guayana por San Félix (vía Chalana) en el estacionamiento también se encuentra una escultura producto del ingenio guayanés, en la plaza principal, o sea la Plaza Bolívar se encuentra nuestro Libertador, con su iluminación y fuentes de agua dañadas, la estatua pedestre ha sido víctima de desconocedores, cuando un alcalde la mandó a pintar de color rojo, luego fue recuperada, tengo algún tiempo que no paso por el lugar, pero alguien me comentó que ahora la volvieron a pintar, pero de negro, hablando de plazas en el Centro Cívico de Puerto Ordaz, lugar donde nació la ciudad, la plaza jamás ha sido bautizada y en el centro lo que existe es un pequeño hoyo donde se colocaba cuando se podía el árbol de navidad y últimamente, el único busto de Simón Bolívar, que estaba colocado en los jardines del colegio Diego de Ordaz I, también fue mudado por los rateros y hasta la fecha nadie ha dado una explicación y para culminar, en Puerto Ordaz, la única obra que recuerde a nuestro libertador Simón Bolívar es un busto que está en el estacionamiento de la Iglesia Nuestra Señora del Valle, colocado hace bastantes años por el amigo (q.e.p.d) Fortunato Grilli, cuando fue presidente del Club de Leones.

Aquí en Guayana tenemos una buena cantidad de artistas, escultores, pintores etc, quienes se merecen nuestras disculpas, repito la palabra “tristeza” por la indolencia cuando vemos como se utilizan recursos en cuestiones de menor importancia.