Nación

José Gregorio Hernández “caminó por Caracas” para concientizar sobre el covid-19

“Así como el doctor José Gregorio logró mezclar la religión con la ciencia, entonces es como casarla”, comentaba
Por: La Patilla
lunes, 20 julio 2020
Cortesía | Jesús García es un artista de 33 años

Impoluto, con sombrero negro, a juego con su traje y corbata del mismo color, en contraste con su blanca camisa, el médico José Gregorio Hernández revive en las calles de Caracas para acabar con el Covid-19 en Venezuela.

Como si se tratase de una reencarnación, Jesús García, un artista de 33 años, se ha puesto en la piel del galeno y ha incorporado a su indumentaria un elemento imprescindible en estos tiempos: una mascarilla.

En medio de la pandemia, esta personificación recorre las calles de la capital para luchar contra el coronavirus con dos armas: ciencia y fe.

La réplica viviente de José Gregorio llama a la conciencia para usar tapabocas y aplicar el distanciamiento social, justo cuando la covid-19 empieza a desatarse en el país.

Ciencia

Hace más de un siglo, Hernández introdujo el microscopio en los laboratorios venezolanos, fue catedrático de Medicina y atendió a enfermos de la llamada gripe española.

Hoy, en un plano metafísico, vuelve a Caracas para sumarse como una autoridad divina a las labores científicas que buscan contener el nuevo coronavirus.

“En aquella época o en esta, él hubiera hecho la misma labor”, dice García, mientras toma un descanso en su periplo por las barriadas caraqueñas.

El artista insiste en la capacidad que tuvo su “alter ego” para creer en los milagros, al haber sido un estudioso de la religión, sin dejar de tomar las medidas terrenales para sanar a los enfermos y cuidar la salud.

“Así como el doctor José Gregorio logró mezclar la religión con la ciencia, entonces es como casarla. Vamos a tener fe pero también vamos a apoyar a los doctores, a la ciencia, para que logren erradicar este virus de una vez por todas”, sostiene.

El joven, bailarín de una compañía estatal, asegura que su objetivo es instar a los venezolanos a “tomar conciencia de la prevención” y “no solamente esperar un milagro”.

Para lograr este cometido, resiste el sol caribeño mientras pregona el correcto uso de la mascarilla o la importancia de quedarse en casa por estos días.

Fe

El hombre de traje negro sigue su marcha. Los caraqueños, unos pocos escépticos y la mayoría entusiastas, lo siguen con la mirada o lo escuchan con atención.

“Gracias a él yo estoy aquí”, relata convencida Yusma Hernández, minutos después de encontrarse con su salvador.

La comerciante de 50 años cuenta que cuando era una niña sufrió una meningitis y quemaduras de primer grado por lo que los médicos la habían “desahuciado”.

“Me salvó el doctor José Gregorio Hernández (…) mi papá le pidió con mucha fe al doctor”, agrega.

Testimonios similares se pueden encontrar en cada poblado de Venezuela y se pueden apreciar condensados en las miles de placas de agradecimiento “por los favores concedidos”, que hoy tapizan el santuario del doctor en su natal Isnotú, ubicada en el estado Trujillo.

Milagro

En distintos puntos de Caracas, caminando a un lado o sentándose junto a ellos, ese salvador, al que le deben tanto, se les apareció para pedirles que se laven frecuentemente las manos, que no se toquen la cara, para decirles que es mejor guardar distancia y que la mascarilla debe cubrir la nariz y la boca.

Estas recomendaciones, que la Organización Mundial de la Salud lleva meses repitiendo, son recibidas como maná por estos creyentes que, gracias a la fe, son ahora unos aliados para cortar las cadenas de transmisión del covid-19.

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/ITZlFCo0K0dALE2WM1S3z8

ambién estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia

Lea También:
error: