Especiales

Comienza compra de útiles escolares

Vendedores comentan que precios de los libros aumentan con cada pedido.
martes, 13 agosto 2019
Archivo PRIMICIA | Libretas y cuadernos son los más buscados

Con la temporada escolar a la vuelta de la esquina, padres y representantes comienzan a buscar los útiles escolares que necesitarán los chamos de la casa en este nuevo período.
La situación económica, como en otras ocasiones, condiciona las compras de útiles. El sueldo mínimo no alcanza para costear todos los implementos necesarios por los estudiantes.
Se requiere más de un quince y último, a menos que se gane en dólares, para ir a una librería y comprar todos los ítems de las listas escolares.
Si los uniformes ya se compraron o se determinó que se usarán los del año pasado (si el niño no cambió de color de camisa), la mirada va dirigida a los libros, libretas y lápices.
“El típico venezolano deja todo para última hora”, comenta la encargada de una librería en el centro comercial Zulia.
Ella asegura que cuando los padres “olvidadizos” lleguen a las librerías en septiembre y pregunten precios, no podrán costearlo fácilmente. Es preferible comenzar desde ahora a evaluar costos, lugares, editoriales y marcas.
Con lugares aceptando bolívares y dólares, ambos ya sea en efectivo, punto de venta o transferencia, se puede ir al que mejor se adapte a las necesidades, precios y disponibilidad.

Cambios en la temporada
“Lo que se llamaba antes, con bombos y platillos, la temporada escolar, ahora es solo una época escolar”, expresa Germán Caballero, mientras hace referencia a que ahora en los hogares lo primordial es la alimentación y la salud.
Según Caballero, quien es encargado de la Librería y Papelería Pablo Papeles del CC Ciudad Alta Vista 1, tanto padres como comerciantes buscan “cómo resolver el problema” en Venezuela antes de mirar otros horizontes e irse del país.
Los comerciantes se las han visto duras con el alza de la inflación, las divisas y el nacimiento de un nuevo medio de comercio informal: los peroleros.
Si un cuaderno nuevo cuesta en un establecimiento formal alrededor de 14 mil bolívares, en el perolero se puede encontrar un cuaderno usado (con suficientes hojas limpias) por menos dinero.

“Pulmón de liquidez”
Caballero indica que, actualmente, se necesita de un “pulmón de liquidez” para comprar de contado todos los productos que son necesarios para vender y tener “relativo éxito” al atender las necesidades de los clientes.
“Al no tener financiamiento, vives con las fluctuaciones del mercado”, por lo que los precios están anclados no solo a la moneda de curso legal en el país, sino también a las divisas.
Que los precios estén ligados al dólar afecta tanto a comerciantes como padres, ya que los primeros se ven obligados a incrementar sus costos, y los segundos deben buscar alguna manera de completar la diferencia, ya que el sueldo mínimo no varía igual que la moneda extranjera.
Semanas atrás, se hizo un recorrido por algunas librerías de la ciudad. En él, se evidenció la poca afluencia de personas en los distintos establecimientos.
Jeannette Morales, gerente de un establecimiento en la carrera Upata, comentaba que sí había gente comprando útiles. “Es muy poca, pero la hay”.
Hoy día, la situación no varía mucho. Pese a que se amplió el rango de visitas a las librerías, la respuesta sigue siendo la misma en distintos vendedores: los padres están preguntando precios pero no comprando con mucha frecuencia.
“Lo que antes me permitía comprar todos los útiles nuevos a mi hijo, como lo eran las empresas básicas, ahora solo me ayuda a comprar parte de la comida de la casa”, asegura la trabajadora de una empresa básica que prefirió no ser identificada.

Alternativas
Más allá del perolero, donde se puede comprar desde uniformes, zapatos, cuadernos, libretas, libros y enciclopedias (usados pero en buen estado), los representantes han recurrido también al préstamo y donación de los materiales didácticos.
Preguntar a familiares o amigos por enciclopedias, libros de primaria o bachillerato se ha vuelto común en los guayacitanos.
Carla Navarro recorta las hojas ya utilizadas de los cuadernos de su hijo para que este tenga donde escribir en el próximo año escolar.
“No hay de otra, tengo que recortar las hojas y pedir los libros prestados para que tenga que comprar nada más los lápices, borradores y sacapuntas”.

Precios
Para encontrar los mejores precios, los padres caminan alrededor de la ciudad y visitan distintas librerías.
En la librería Nekuima, diagonal al CC Ciudad Alta Vista 1, se pueden encontrar precios competitivos, en comparación con otros locales comerciales, sin embargo, la afluencia de personas no varía, al igual que los otros sitios.
Aquí se pueden encontrar cuadernos en 13 mil bolívares; libretas entre 22 y 26 mil; enciclopedias entre 328 y 375 mil; juegos geométricos en 10 mil, lápices en 3 mil por unidad y colores entre 18 y 20 mil Bs.
Una de las vendedoras de este local asegura que las personas se van acercando progresivamente a lo largo del día, la mayoría en busca de precios, pero también hay padres que realizan sus compras aquí.
Por otro lado, en la Librería Latina del CC Orinokia, los precios se elevan en comparación con el establecimiento anterior.
Sin embargo, en la “Latina” como le dice Jesús Oropeza, “existe más inventario y disponibilidad que en el resto de la ciudad”.
La administradora de la Librería Latina de Orinokia comenta que sus ventas aún no reflejan la temporada escolar que se avecina. Si bien venden, no se compara a los años anteriores cuando la situación económica no se veía tan apretada como ahora.
Lápices Mongol por caja de 12 unidades en 36 mil bolívares; libretas de 2, 4 u 8 materias entre 100 y 140 mil; cuadernos en 26 mil; colores Kores, Solita, Prismacolor y Papermate, entre 45 y 110 mil; enciclopedias entre 343 y 515 mil; plastidedos en 24 mil; pintadedos en 11 mil; juegos geométricos en 12 mil; borradores entre 3 mil y 5 mil y sacapuntas en 14 mil bolívares.
Vale la pena destacar que Librerías Latina hace lo posible para mantener los mismos precios en sus distintas sucursales. Así como también piden con antelación la lista de útiles escolares solicitada por los colegios de la zona para que los padres puedan ir a sus establecimientos con la seguridad de que encontrarán el material buscado.
Con precios intermedios, el CC Zulia cuenta con la Librería y Papelería Pablo Papeles.
Óscar Mendoza comenta que Pablo Papeles está un poco escondida en comparación a otras librerías, pero le ayuda a la hora de encontrar precios buenos.
Pese a que algunas personas vayan a esta librería solo a sacar copias, es importante que se conozca que también se pueden comprar distintos materiales escolares, desde textos hasta cuadernos y lápices.
Con cuadernos en 15 mil bolívares; libretas en 28 mil; colores entre 32 y 100 mil; juegos geométricos en 35 mil; lápices en 3 mil 500 por unidad; textos de preescolar en un aproximado de 165 mil; enciclopedias entre 180 y 400 mil; libros de bachillerato entre 100 y 280 mil, Librería y Papelería Pablo Papeles se muestra con un balance de precios en el nivel intermedio, en comparación a las otras dos librerías mencionadas.

Esperar unos días
Mientras que los vendedores advierten que es preferible comprar algunos materiales apenas se cuente con el dinero, existen padres que esperarán unos días más para hacer sus compras.
Ya sea que no cuenten con el dinero o estén esperando “una ayuda de fuera del país”, padres y representantes hacen visitas periódicas a las librerías para evaluar cómo varían los costos.
Aunque los comerciantes no quieran variar sus precios y tender una mano amiga a todo aquel que quiera comprar útiles nuevos a sus hijos, se ven en la necesidad de hacerlo para no vender a pérdida.
“Ya no solo depende de nosotros a la hora de fijar los precios porque cuando compramos cierta cantidad de libros a una editorial y no hemos terminado de pagarlos, nos envían una nueva factura con el incremento por concepto de divisas e inflación y debemos pagar la diferencia”.

“Se debe utilizar la tecnología”
Alexis Fajardo considera que la situación económica se presta para disminuir el uso de los libros en papel y migrar a las plataformas tecnológicas.
“Mi hijo tiene 8 años y está en tercer grado, una enciclopedia me cuesta 400 mil bolívares y yo pago 10 mil mensualmente por internet, ahí el puede descargar todo el material y llevarlo al colegio”.
Los manuales de comportamiento de cada colegio cuentan con alguna cláusula donde se indica que está prohibido el uso de aparatos electrónicos dentro de los recintos educativos.
La situación con los costos de los útiles motiva para una posible reforma de dichos manuales y se considere la aceptación de celulares u otros objetos para ingresar la información al salón de clases y poder garantizar que los contenidos puedan ser impartidos y discutidos dentro del aula.

Consciencia
En la zona se cuenta con colegios que se han hecho conscientes de la situación económica y financiera del país y los hogares.
Pese a que se emita una lista de útiles exigidos por el plantel, se hace énfasis en que se pueden comprar solo los útiles sumamente necesarios, como cuadernos, lápices, borradores, sacapuntas y algún otro que sea considerado.

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/G1A3T9ZMeGbLSwky655UNo

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia 

Lea Tambien: