Deportes

Elvismar Rodríguez pasa la página y se enfoca en París 2024

Tras unos días de descanso en su ciudad natal, la exponente de los -70 kilogramos se prepara para iniciar un nuevo ciclo olímpico.
jueves, 16 septiembre 2021
Cortesía | La judoca desde ya planifica su nuevo ciclo olímpico

Tras su segunda participación en Juegos Olímpicos, la judoca guayanesa Elvismar Rodríguez conversó con PRIMICIA sobre su experiencia en Tokio 2020 y sus expectativas para París 2024.

Rodríguez relató que a diferencia del ciclo olímpico anterior, en el último pudo estar acompañada por el resto de la selección nacional de judo: Anriquelis Barrios, Karen León y Pedro Pineda.

“Para mí fue mucho mejor tener la compañía de ellos, del equipo. Pienso que se pudo lograr una medalla pero el judo es así, haces un error y eso te quita la victoria”, expresó.

En el ciclo olímpico rumbo a Tokio 2020, Rodríguez alcanzó siete preseas en Grand Prix, seis en Grand Slam y tres medallas en campeonatos panamericanos.

En 2019, ganó medalla de oro en la categoría de -70 kilogramos del judo de los Juegos Panamericanos en Lima. Mientras que en 2021 cerró con dos bronces en Grand Slam.

En los Juegos Olímpicos, Rodríguez cayó en su primer combate ante la alemana Giovanna Scoccimarro, quien se impuso con un waza-ari.

“Queríamos un mejor resultado, yo había tenido un mejor ciclo. Los cinco años de clasificación fueron de buenos resultados, de medalla. Teníamos una visión diferente”, señaló.

La atleta de 24 años explicó que todo es cuestión de suerte y cómo salga ubicada en los pool, según el sorteo previo a la competencia.

Apuntó que el sorteo pudo haber sido mejor, dándole más accesibilidad, pero admitió que en la categoría de -70 kilogramos todas las rivales son fuertes porque tienen un nivel muy alto.

Sobre Scoccimarro aclaró que es una competidora que se le hace difícil porque es muy alta e incómoda.

“Cuando vi mi sorteo, yo estaba confiada. Tenía mucha seguridad en mí, yo quería ganar. Sabía que ese combate iba a ser clave, que no iba a ser fácil”, contó.

Golpe fuerte

La guayanesa confesó que sentía que podía llegar más lejos en la máxima cita deportiva, pero tropezar en primera ronda lo definió como un golpe súper fuerte.

“No solo para mí, sino para el resto, mis entrenadores, mi familia, fue algo muy chimbo. Prefiero olvidarme de eso, pasar la página, comenzar un nuevo ciclo con nuevos retos”, mencionó.

A pesar de toda la experiencia, Rodríguez afirmó que los Juegos Olímpicos de Tokio fueron “muy distintos” en comparación con los de Río 2016.

“No sentí la misma vibra, los teatros, los actos, la música, lo que hay en la villa deportiva. Todo era más tranquilo. Se vio una diferencia de los Juegos Olímpicos en Río 2016, también los comparo a cuando fui a Nanjing en 2014. Fueron juegos muy distintos”, expresó.

Resaltó que la diferencia entre el ambiente de una competencia y otra fue por la pandemia de covid-19.

Sin embargo, la joven judoca aseguró que disfrutó la competencia y celebró los logros del resto de la delegación venezolana.

“Celebré muchísimo el diploma de Anriquelis, las medallas de Yulimar, Dhers, Keydomar y Mayora; y todos los diplomas. Son triunfos de venezolanos con los que uno comparte”, declaró.

Apuntó que a pesar de no haber obtenido el resultado que buscaba, vivió momentos muy emotivos y se llenó de orgullo al compartir con el resto de la delegación.

“Yo pienso que no era para mí esta vez, pasó lo que tenía que pasar y yo sigo hacia adelante”, dijo.

Madurez

La exponente de los -70 kilogramos comparó su participación en Río 2016 y Tokio 2020, desde la clasificación hasta la competencia.

Rodríguez recordó que su boleto a Río 2016 se confirmó de forma muy extraña, a pesar de que se trabajó para los resultados, la clasificación se dio en un momento inesperado.

“Al final clasificar a Río fue algo como que yo ni siquiera sabía, es algo que tú no te imaginas. Todo el mundo sueña con llegar a unos Juegos Olímpicos, pero al llegar uno no se imagina, eso para mí fue una sorpresa”, relató.

Después de competir en dos citas olímpicas, Rodríguez apuntó que se debe ir muy preparado mentalmente.

“Para mí haber clasificado a último momento para los Juegos Olímpicos de Río fue súper fino, pero yo no sabía nada de esa experiencia. Estaba esperando un mejor resultado porque en 2016 empecé a ganar muchas medallas, pero no se dio”, indicó.

En el ciclo olímpico rumbo a Tokio 2020, Rodríguez no trabajó para clasificar, sino para ocupar un buen puesto en el ranking mundial de su categoría.

En 2017 estuvo de primera en el ranking mundial. “Ya si estás bien ubicada en el ranking vas directo, estábamos buscando un resultado”, expresó.

Confesó que asumió una madurez súper distinta en los más recientes Juegos Olímpicos, mentalizada en que iba a buscar un resultado y no solo la clasificación.

Rodríguez iniciará su tercer año de Educación Física en la Universidad de Tokai, en Japón, por lo cual obtener un buen resultado en Tokio habría tenido un sentido especial.

“Hay cosas que trabajar, otras que estuve trabajando, estuve mucho más preparada, me tenía confianza (…) Había competido ahí en eventos de la universidad, hubiese sido muy fino obtener el resultado que quería”, explicó.

Parada en Guayana

Después de su participación en los Juegos Olímpicos de Tokio, la guayanesa retornó a su ciudad natal para visitar a su familia después de más de dos años sin verlos.

Al aterrizar en Caracas, la arropó el cariño, el amor y la alegría de quienes salieron de sus casas para recibir a la delegación olímpica.

“Esas cosas que normalmente en Japón uno no lo ve, como la gente baja de sus casas a recibirnos, a aplaudir, a cantar. Son momentos muy emotivos”, resaltó.

Rodríguez compartió con sus padres, hermanos y sobrinos, con los que la han apoyado desde sus inicios.

Su preparación física continuó junto a su mamá, Uvilma Ruiz, con quien corrió cada mañana durante su estadía en Puerto Ordaz.

Además visitó la nueva sede de PRIMICIA para revelar sus próximos planes de cara al inicio del próximo ciclo olímpico.

“No me quiero ir, he disfrutado muchísimo. Pero ya me toca regresar a la universidad, los entrenamientos, prepararme otra vez para las próximas competencias y compromisos”, reveló.

La vida continúa

La judoca de 24 años afirmó que después del tropiezo en Tokio fue necesario levantarse, seguir, desestresarse un poco en su tierra natal para luego retomar su vida de atleta.

“Aún estoy triste, pero la vida de nosotros continúa, un atleta no siempre va a estar en lo más alto, no siempre vamos a ganar lo que queríamos ganar”, expresó.

Sin embargo, aseguró que ya pasó la página de su competición en Tokio y está enfocada en París 2024.

“Va a ser un ciclo olímpico súper más corto, estoy enfocada desde ahora que regreso a Japón, lo más probable es que compitamos este año, que empieza el ciclo de Paría 2024”, cerró.

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/CFMrmvxvJUM4dWiaTzuPwc

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí:https://t.me/diarioprimicia

Lea También:
error: