Placeres

16 años sin el maestro Jesús Soto: Padre del cinetismo

Dejó un legado convertido en arte cinético. Recreó el movimiento con ilusiones ópticas en sus trabajos.
jueves, 14 enero 2021
Cortesía | Murió en París, Francia

El 14 de enero de 2005, Venezuela entera se conmovió al enterarse de la muerte del artista plástico bolivarense Jesús Rafael Soto, considerado uno de los padres del arte cinético.

Falleció en París (Francia), la misma ciudad que desde hacía 50 años hasta entonces había acogido como su segunda patria. Tenía 81 años.

La referencia inmediata para los residentes del estado Bolívar es el Museo del Arte Moderno que lleva su nombre y que el mismo maestro dejó como legado a su Ciudad Bolívar natal.

Allí reposa una importante colección de obras de diferentes corrientes y movimientos para dar una cátedra de educación visual y abonar el tesoro cultural, en materia de artes plásticas.

Soto es además es reconocido por los famosos “penetrables”, impactantes esculturas con las que las personas pueden interactuar y vivir la experiencia de atravesarlos.

Observador

Observador, reservado pero siempre inquieto y creativo Jesús Soto nació el 5 de junio de 1923 en Ciudad Bolívar. Sus influencias directas en el arte fueron el constructivismo y el cubismo lo que hizo que derivara, gracias a ese poder de observación, en el arte cinético y óptico.

Soto estudió en la Escuela de Arte en Caracas. Allí conoce a Carlos Cruz Diez y también a Alejandro Otero. Desde los años 70 hasta los 90 los trabajos de Soto fueron expuestos en lugares como el MOMA y Museo Guggenheim de Nueva York, Centro Georges Pompidou en París, la Bienal de Venecia de 1966 y la Bienal de São Paulo en 1996.

Mudarse a París en 1950 cambió para siempre el rumbo de la carrera del artista. Se maravilló con el trabajo de Paul Kee y Piet Mondrian.

En 1955 presenta en la exhibición Le Mouvement en la galería Denise René. En equipo con: Alexander Calder, Marcel Duchamp, Victor Vasarely, Jean Tinguely, Yaacov agam y Pol Bury. Formó parte del grupo Los Disidentes.

Sus primeras esculturas cinéticas llegaron a partir de 1956 con propuestas que buscaban integrar a los espectadores al desplazarse frente a las piezas, Dinámica del color (1957), es claro ejemplo.

“A partir de la década de 1960 diseñó penetrables y obras de integración arquitectónica, como la decoración del interior del edificio de la Unesco en París (1970), el interior del Centro Nacional de Arte y Cultura Georges Pompidou de París (1976) y numerosos espacios públicos en Caracas”, refiere una biografía sobre Soto.

La obra y su relación con el sujeto, el movimiento, la superposición de planos, la combinación de estructuras y materiales caracterizaron la obra del maestro quien también hizo estudios para la percepción del color.

“La obra debe ser capaz de suscitar la emoción de quien la contempla e infundir conocimientos”, solía decir Soto, amante de la música, Hijo Ilustre de Ciudad Bolívar.

Legado

En vida, Soto recibió numerosos reconocimientos. 1960 obtiene en Venezuela el Premio Nacional de Artes Plásticas.

En 1968, el gobierno francés lo distinguió con la Orden de las Artes y las Letras, mientras que en 1990 la Unesco le otorga la Medalla Picasso por su labor de integración de los países a través de las artes.

En 1973, Soto y el arquitecto Carlos Raúl Villanueva crean en Ciudad Bolívar el Museo de Arte Moderno Jesús Soto. El mismo artista donó al recinto unas 700 obras suyas y de al menos 130 artistas internacionales como Kazimir Malévich o Piet Mondrian.

1995 Recibe el premio Nacional de Escultura en París, Francia.

Además de Penetrable amarillo, penetrable sonoro (ubicados en el Museo Soto) y Penetrable Azul ; destacan grandes obras del artista en integración a la arquitectura o el escenario urbano como la Progresión en amarillo de la estación Chacaíto, el Techo del Foyer del Complejo Cultural Teatro Teresa Carreño y la Esfera de Caracas, entre otras.

“Realizó obras públicas como murales del edificio de la UNESCO, París, 1970. A partir de esta fecha realizó distintas estructuras cinéticas integradas en la arquitectura: Hall de fábrica Renault de Boulogne-Billancourt (1975); Volumen suspendido en el Centro Banaven de Caracas (1979); Volumen virtual en el Centro Pompidou de París (1987)”, recoge Carlos Servando García en el artículo Jesús soto, maestro del descubrimiento publicado en la Revista Venezolana de Educación (Educere), del 2005.

“En los años ochenta vuelve a estudiar la ambivalencia del color sobre el plano, según los principios de Wassily Kandinsky de la última etapa de Mondrian, a través de cuadros de diferentes formatos sobre una trama blanca y negra (Rojo central, 1980)”, resalta García.

Su mayor aporte fue jugar e involucrar el movimiento en sus creaciones para garantizar la participación del espectador. Sus obras tienen cada días más vigencia y sus estudios buscaron dejar luz en ideas para las nuevas generaciones de artistas plásticos

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/Iq7l7qcoUS50TdOV3MBxQ6

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia

Lea También:
error: