Opinión

El Arte de Ser Familia: Roles de los hijos en las familias disfuncionales

Crecer y desarrollarse en medio de estas manifestaciones disfuncionales acarrea consecuencias poco estables para la vida adulta.
jueves, 07 abril 2022

La familia como núcleo de nuestra vida, es inherente a lo que somos como seres humanos y determina nuestra personalidad, la manera en que asimilamos e interpretamos la realidad, la vida y las relaciones que están determinadas por lo que en su interior experimentamos.

Una nota importante es que no todas las familias son funcionales, las hay también disfuncionales y son más comunes de lo que se piensa. En estas últimas las dinámicas se entretejen en medio de manipulación emocional, manifiestos comportamientos humillantes, ausencia de empatía y sensibilidad, problemas de comunicación, violencia y dependencia.

Crecer y desarrollarse en medio de estas manifestaciones disfuncionales acarrea consecuencias poco estables para la vida adulta.

Dentro de las familias disfuncionales, los hijos quienes son los más indefensos buscan adaptarse para sobrevivir en ese entorno hostil y desestabilizante asumiendo distintos roles para protegerse o someterse a tales condiciones familiares.

Estos roles se van a esculpir según la personalidad del niño o niña y del modo de familia disfuncional en la que ha evolucionado. Entre estos roles están:

1.- El Hijo rebelde: manifiesta a través de su conducta los síntomas de la disfuncionalidad familiar, se rebela ante la autoridad sea cual sea padres, maestros, etc.

2.- El Hijo Adultizado o Parentalizado: es el hijo que asume el papel de los padres que son inmaduros emocionalmente, se ven forzados a crecer más rápido y madurar, anticipando sus etapas evolutivas sin experimentar la suya propia según su edad. Este hijo se encarga del cuidado (físico y/o emocional) de los padres, es decir, los roles se invierten.

3.- El Hijo Culpable: es a quien los padres le transfieren la culpa por las inconsistencias del sistema, todo lo que ocurre es su culpa. Se le responsabiliza del mal funcionamiento familiar y carga con ello hasta la adultez. Es un niño que no se siente valorado por sus padres. Los padres evaden sus responsabilidades ante la disfuncionalidad.

4.- El Hijo no merecedor: Se siente vacío ante la desatención de sus necesidades sobre todo las emocionales, por ello reprime sus emociones, se aísla socialmente, es callado o reservado. Bajo este rol el hijo crece sintiendo que no es digno de amor.

5.- El Hijo Manipulador: desarrolla la capacidad de manipular como recurso para lograr atención, conseguir lo que quiera, llega al extremo de desarrollarla como estrategia de relación social. Este es un comportamiento que denota la falta de atención y vinculación de sus padres.

Por lo general, las familias inmersas en un ambiente disfuncional no se dan cuenta que el comportamiento de los hijos esta pincelado por la dinámica que ellos, como adultos han generado. Adultos que no se perciben como responsables de modelar relaciones saludables.

No estiman que muchas veces el comportamiento de los hijos son la voz cantante de un malestar, que reclaman atención, valoración, amor, armonía, entre otras. Los padres no llegan a prever que los patrones de comportamiento disfuncionales que sus hijos viven hoy determinan su vida relacional, profesional, social, emocional y psicológica futura.

Los hijos que crecen en familias disfuncionales son los adultos del mañana propensos a enfermedades, mentales, débiles emocionales, seres arbitrarios, abusadores, aislados, violentos etc. Seres que andarán en la búsqueda de compensarse a si mismos y lo harán conforme sus propios recursos se lo permitan.

Lcda. Irma Vecchionacce
Psicóloga
Terapeuta Sistémico familiar
Coach Profesional
Especialista PNL
@irma.vecchionacce

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link:https://chat.whatsapp.com/C77khrKNl2V9sZQ36HDxBw

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí:https://t.me/diarioprimicia

error: