Opinión

El Arte de Ser Familia: Crianza con rasgos narcisistas

Es allí donde nos podemos encontrar con padres con una personalidad no saludable, que de manera frecuente afectan el bienestar de sus hijos.
jueves, 24 marzo 2022

Es muy común escuchar a padres y familiares cuando se refieren a un niño o adolescente que tiene un comportamiento desadaptativo, decir “ese lo que está es malcriado”, “es un malcriado” expresión que coloca todo el peso de la crianza en el niño o adolescente, cuando en realidad son los adultos significativos los responsables de la misma.

En la crianza efectivamente intervienen muchos factores y uno de ellos, de significativa relevancia es la personalidad de los padres.

Hablar de la personalidad de los padres, implica hacerlo con mucha responsabilidad, ya que por lo general en la consulta llega el padre planteando la situación de comportamiento de su hijo, negando toda posibilidad de responsabilidad ante la conducta del mismo.

En efecto nuestro sujeto de estudio pasa a ser el niño o adolescente y a través de el se obtiene una panorámica de cómo funciona su dinámica familiar y de cómo es mamá y papá.

Es allí donde nos podemos encontrar con padres con una personalidad no saludable, que de manera frecuente afectan el bienestar de sus hijos.

Dentro de esta variedad de padres, están los que pueden reflejar rasgos de personalidad narcisista, es decir, padres que por lo general son autoritarios, castradores, limitantes. Que ven a los hijos como un medio para un fin, para satisfacer sus propias expectativas.

En la crianza bajo el espectro de padres con rasgos narcisistas, suelen darse dos fenómenos: el producto de la crianza es un hijo igual de narcisista que su padre o, en contraste, el producto es un hijo herido que queda anclado a sus figuras parentales.

Ahora bien, podemos identificar que existen padres con un Narcisismo Abierto, en el cual de manera constante el padre usa al hijo como un instrumento y lo hace sentirse inferior, manipulándolo, subestimándolo, limitándolo, haciéndole sentir incapaz y dependiente.

Por otro lado, está el Narcisista Encubierto, es decir, este tipo disfraza su narcisismo y se mantiene ambivalente entre ser quien ejerce el poder y al mismo tiempo quien no lo tiene, buscan generar lastima, se victimizan y desde esa postura manipulan para lograr lo que desean que hagan los hijos.

Un padre o una madre con rasgos narcisista o personalidad narcisista en su dinámica constantemente veta la autonomía vital de su hijo, sin importar su edad, marginan su autoconcepto y autoimagen, hacen todo lo posible por mantenerlos en un estado de dependencia infantil.

Alimentan su propia autoestima mostrándose ante terceros como un padre ideal, alardeando de sus hijos mintiendo sobre su realidad, se atribuyen los logros de sus hijos porque “gracias a mí”.

Practican un amor egoísta carente de toda empatía, causan dramas, no respetan limites, invaden los espacios de privacidad porque no merecen respeto, no admiten sus errores, son expertos en el juego de la culpa, cuando se sienten frustrados por cualquier circunstancia culpa a otros, los hijos, de su malestar, siendo esto al mismo tiempo una forma de maltrato psicológico amén de todas las acciones anteriores.

Esta información es solo una guía, mi recomendación es que si algunas de estas conductas han sido identificadas como parte de tu experiencia de ser padre, no lo dejes pasar por alto y busca apoyo y orientación profesional, ahora es el momento.

Lcda. Irma Vecchionacce
Psicóloga
Terapeuta Sistémico familiar
Coach Profesional
Especialista PNL
@irma.vecchionacce

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link:https://chat.whatsapp.com/IRw6IXFYgK25m8tLpx3lKk

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí:https://t.me/diarioprimicia

error: