Opinión

Bitácora Industrial

"Los expertos estiman que México se ahorra por lo menos 1.700 millones de dólares anuales con las nuevas condiciones establecidas por López Obrador".
viernes, 30 agosto 2019

Alivio entre China y USA

Altos funcionarios chinos hicieron contacto con sus pares de Estados Unidos en la cumbre G7 y al hacerse ese anuncio este miércoles, los mercados petroleros internacionales reaccionaron de inmediato. Primero el propio presidente Trump declaró que esos contactos evidenciaban que China quiere llegar a un acuerdo comercial con Estados Unidos, y luego el vice primer ministro chino, Liu He, confirmó que están iniciando conversaciones para distender el conflicto comercial. La confirmación de estas negociaciones detuvo el descenso de los precios petroleros por el temor a que el aumento del consumo sea menor que el previsto, y alentó un ligero repunte. A eso se sumó ese mismo miércoles el anuncio de una baja en los inventarios de crudo de Estados Unidos.

Al cierre del mercado este miércoles el Brent había ganado terreno hasta superar de nuevo los 60 dólares por barril mientras que el West Texas recuperó 80 centavos para quedar en 56,86 dólares. El conflicto comercial entre China y Estados Unidos ha provocado temor de que la economía mundial se contraiga, lo que significaría menor consumo de petróleo y por ende mayor sobreoferta que la actual, con el agravante que supone el aumento de la capacidad de producción de varios países.

Algunos analistas especularon que una guerra comercial China – USA podría provocar una contracción en el consumo de más de 5 millones de barriles diarios a finales de este año, lo que haría desplomar los precios a menos de 30 dólares el barril.

Gas de Texas para México
El presidente de México, López Obrador, es de izquierda, pero eso no le impide para nada ser uno de los principales socios comerciales de Estados Unidos.

Esta semana llegó a un importante acuerdo con varios de los más ricos empresarios de su país para reanudar los trabajos de construcción de una red de gasoductos que van desde Texas hasta varios estados mexicanos, incluyendo la península de Yucatán.

El mandatario destacó que con esta red, “México tendrá acceso al gas más barato del mundo” y resolverá el déficit de energía que estaba limitando el crecimiento industrial mexicano. Los contratos para el suministro de gas habían sido suscritos por el anterior mandatario Peña Nieto, pero López Obrador los rescindió considerándolos muy costosos. Los empresarios mexicanos invierten en la construcción de los gasoductos y compran el gas en Texas, para venderlo a los consumidores mexicanos, entre ellos al gobierno. La tarifa la aprueba el gobierno y allí fue donde López Obrador se opuso a las condiciones que había aceptado Peña Nieto.

Los expertos estiman que México se ahorra por lo menos 1.700 millones de dólares anuales con las nuevas condiciones establecidas por López Obrador. El proyecto más grande de estos oleoductos lo está realizando una de las corporaciones del magnate mexicano Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo.

Fracking en Argentina

La petrolera estatal argentina YPF inició la explotación de yacimientos no convencionales por el método fracking, que es criticado por los ambientalistas de todo el mundo, alegando que provoca movimientos sísmicos y daña las fuentes de agua natural.

El yacimiento explotado por este sistema es el de Vaca Muerta, considerado el 4º del mundo en potencial de crudo y el segundo en gas, ambos en el ranking de fracking.

El vicepresidente de YPF, Pablo Bizzotto, dice que es posible extraer crudo por el método fracking sin dañar para nada en medio ambiente.

Explica que el agua que se utiliza para inyectar en los yacimientos es la que está en el subsuelo, no apta para el consumo humano, que además es recuperada para luego ser reutlizada.

La explotación de estos yacimientos la realiza la petrolera norteamericana Chevron en asociación con YPF, en un contrato de 30 años. El costo de extracción está en 8 dólares por barril y la producción actual es de 65.000 barriles de crudo y 12 millones de pies cúbicos de gas diarios. Aunque hay 45 países que tienen petróleo en esquistos o “shale oil”, solo Estados Unidos, Canadá, China y ahora Argentina los explotan.

Colombia y México están trabajando en proyectos para explotar sus yacimientos de esquistos y Argelia y Rusia anunciaron que lo harán en el futuro.

¿Cómo contamina el fracking?
Científicos de varias universidades del mundo han concluido de manera determinante que la explotación de yacimientos de crudo en esquistos por el método de fractura de la roca, o fracking, es contaminante del medio ambiente. Explican que para extraer crudo y gas por ese método se inyecta agua a la misma presión submarina que hay a 7.000 metros de profundidad, junto a dos toneladas de productos químicos en cada pozo. Con semejante presión, es imposible impedir que esos químicos se mezclen con los cursos de agua en el subsuelo y que los gases salgan finalmente a la superficie, sobre todo el metano que contribuye 21 veces más que el CO2 al calentamiento global.

Pero además esos químicos se mezclan con las aguas subterráneas que tienen mucha movilidad y es imposible evitar que lleguen a alguna fuente de agua explotada para consumo humano, en donde los métodos de potabilización tradicionales no van a eliminar la mayoría de los químicos que se inyectan en el fracking.

Bosques y madera
Muchos países tienen bosques de pinos sembrados y los explotan de diversas maneras, desde la extracción de la resina hasta la producción de madera y pulpa para papel. Algunos de ellos eran bosques naturales, en donde el hombre intervino para explotarlos y resembrar, de manera de mantenerlos e incluso amentarlos. En Canadá, Chile, Rusia, China y algunos países nórdicos, los bosques son de varios millones de hectáreas, lo que les permite no solo cubrir sus necesidades de madera sino exportar. En nuestro país, en la década de los 60, el ingeniero J.J. Cabrera Malo, ideó el proyecto de bosques de pinos Caribe, que hoy es una realidad, pero a más de medio siglo de distancia no se ha iniciado la explotación industrial de los árboles. Lo único que se hace es una explotación casi que marginal de madera, muy distante del inmenso potencial de un bosque de más de medio millón de hectáreas. Ahora se alega la falta de recursos para inversión, pero siempre ha existido la posibilidad de asociarse con alguna de las grandes corporaciones internacionales, incluso de China o Rusia, para aprovechar ese recurso forestal. En un proyecto como ese, lo más valioso es el bosque, que ya lo tenemos.

 

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/DMCXOUzdbm454auNileuJ4

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia