Salud

El desafío de vivir con diabetes en Venezuela

Pacientes diabéticos no pueden tener una alimentación balanceada.
sábado, 14 noviembre 2020
Cortesía | Tener su medicación es sumamente importante

Ante la crisis económica que atraviesa Venezuela, los pacientes diabéticos sortean cada vez más retos para mantenerse estables con su diagnóstico.

Para Carlos Marcano tener esta enfermedad se ha convertido en una preocupación constante que afecta su salud física y emocional.

Su hija, Eliscar Marcano, explica que adquirir los medicamentos requiere de gran esfuerzo, pues reúnen dinero en efectivo para comprarlos un poco más económicos.

“El costo de los antidiabéticos orales (10 pastillas) varía de acuerdo a la marca, con dinero en efectivo se consiguen desde 400.000 Bs en adelante, mientras que por punto pueden costar más de 1.500.000 Bs, mi papá debe tomar una pastilla al día”, comentó.

Si se habla de los viales de insulina el precio es mucho mayor y puede sobrepasar los 10 millones de bolívares.

Además, está el hecho de no cumplir con la dieta alimenticia adecuada, presentando en diversas ocasiones altos niveles de glucosa.

Imperia Brajkovich, vicepresidenta de la Sociedad Venezolana de Endocrinología y Metabolismo (Svem) indicó que la imposibilidad de comer balanceado y la escasez de fármacos hacen que sea muy difícil llevar esta condición en el país.

Según un estudio realizado entre 2005 y 2010, la prevalencia de diabetes en Venezuela era de 7.7 % y de acuerdo con el Estudio Venezolano de Salud Cardiometabólica (Evescam) la cifra se elevó a 12,7 % entre 2016 y 2017.

¿Qué es?

Cada 14 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Diabetes, enfermedad que afecta a más de 422 millones de personas en el mundo según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Se trata de una enfermedad crónica que se origina debido a fallas de producción de insulina, una hormona producida por el páncreas, obteniendo como resultado niveles muy altos de azúcar (glucosa) en la sangre.

Se diagnostica por la glicemia alta (mayor de 126 mg/dl en ayunas) y cuando está entre 100 y 125 mg/dl se considera prediabetes.

Esta se clasifica en diabetes tipo I, cuando el cuerpo no produce o produce poca insulina, y diabetes tipo II, cuando el cuerpo es resistente a la insulina y no la utiliza con la eficacia que debería.

El exceso de glucosa en la sangre desencadena serios problemas como neuropatía diabética, retinopatía, enfermedades cardíacas, amputaciones, deficiencia acústica, entre otros.

La ciencia médica aún no logra determinar cuál es realmente la causa de la diabetes tipo I; en el caso del tipo II existe un importante componente hereditario y relación con el estilo de vida.

Por otra parte, está la diabetes gestacional que corresponde a una hiperglicemia detectada por primera vez durante el embarazo.

Afectados

Cándida Pacheco es una septuagenaria que hace más de 10 años le diagnosticaron diabetes tipo II.

Hace menos de un año los médicos le detectaron cáncer de cuello uterino, por lo que sus cuidados son aún mayores.

La situación actual no le permite seguir una dieta, pero hace todo lo posible por evitar los alimentos que le causan malestar.

El medicamento lo compra a precios elevados con la ayuda de sus hijos, en varias ocasiones ha tenido complicaciones.

Algo similar relata Antonella Coelho, cuyo padre es paciente diabético y reiteradas veces su salud se ve afectada por no conseguir las medicinas a tiempo o no poder ir a su consulta médica.

Prevención y tratamiento

Según la OMS se ha demostrado que medidas simples relacionadas con el estilo de vida pueden ser de gran ayuda para prevenir o retrasar la aparición de la diabetes tipo II:

Mantener un peso corporal saludable, realizar al menos 30 minutos de actividad física al día, evitar el consumo de azúcar, grasas saturadas y tabacos son las recomendadas.

El tratamiento será asignado por el especialista (Endocrinólogo), de acuerdo al tipo de diabetes detectada.

Las personas con diabetes tipo I necesitan insulina, mientras que quienes tienen diabetes tipo II pueden tratarse con medicamentos orales, pero en ocasiones también pueden necesitar insulina.

La dieta de cada paciente será asignada por el nutricionista tomando en cuenta su condición, algunos alimentos que pueden consumir son: verduras, frutas, proteínas (pescado, huevos, pollo o pavo, nueces, maní, entre otros).

Deben tener mucho cuidado con la ingesta de carbohidratos. Lo mejor es que las personas que sufran de diabetes coman unas cinco o seis veces al día en pequeñas porciones.

Cuarentena

Los largos meses confinados en casa por el covid-19 sin dudas aumentan el sedentarismo en las personas.

Carlos Basanta, médico de Salud Pública que ha dedicado años al trabajo de atención y prevención del paciente diabético, explica que es necesario aumentar la actividad física.

Lo ideal sería llevar una dieta adecuada, pero la precariedad salarial lo imposibilita, lo que sí se puede hacer es dentro de todas la limitaciones actuales es intentar poner el cuerpo en movimiento.

Todo esto comprendiendo que el diabético es un individuo con el sistema inmunológico comprometido por lo que debe reconocer el riesgo ante la pandemia y seguir todos los mecanismos de bioseguridad para evitar contagiarse.

Además, explica que es importante continuar las campañas de sensibilización y abrir brechas que les permitan tener acceso a los medicamentos y productos alimenticios adecuados.

Así como también, mantener el control médico para prevenir y tratar cualquier complicación.

Covid-19 y diabetes

Un artículo publicado en El Diario, sobre un estudio realizado por cinco médicos venezolanos expone la relación entre el covid-19 y la diabetes, así como también la posibilidad de desarrollar diabetes una vez superado el virus.

Marcos Lima Martínez, médico endocrinólogo explica que en el estudio se busca demostrar que el SARS-CoV-2 es capaz de ingresar en las células beta del páncreas, y al estar dentro, afecta la secreción de insulina.

En este mismo contexto, expone cuál sería el tratamiento adecuado para un paciente diabético y con covid-19:

Lima Martínez aseguró que todos los medicamentos utilizados habitualmente para el manejo de la diabetes, por ejemplo; metformina, sulfonilurea e insulina, pueden funcionar en el tratamiento para contrarrestar los efectos de un contagio por el virus.

Sin embargo, destacó que para pacientes con infección severa que requieren intubación y deben ser hospitalizados en una unidad de cuidados intensivos, el tratamiento sugerido debería ser con insulina ya que su aplicación ha demostrado mayores beneficios y fiabilidad en el control metabólico de los pacientes, además de tener una tasa de efectos adversos muy limitado.

También, aclaró que hasta ahora no existen indicaciones por parte de la OMS para que los pacientes sean evaluados por un endocrinólogo una vez que superen una infección por covid-19.

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/KiT4CTPlrI9LY0wnOfhcRS

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia

Lea También:
error: