Salud

Consultas dermatológicas aumentan por uso constante de tapabocas

Médicos comparten recomendaciones sobre el lavado de mascarillas artesanales, para prevenir alergias e irritaciones.
lunes, 21 septiembre 2020
Consultas dermatológicas aumentan por uso constante de tapabocas
Cortesía | OMS y CDC aprueban y recomiendan el uso de tapabocas de tela, quirúrgicos y los N95

El uso constante de mascarillas para evitar la propagación del covid-19 incide en el aumento de reacciones en el área facial, por su manejo errado o mal lavado en el caso de los tapabocas reutilizables.

La dermatóloga Elizabeth Marín confirmó que las consultas por reacciones alérgicas, irritantes y acentuación de una patología previa por el uso de la mascarilla aumentaron casi un 60 %, comparado con lo que veían antes de la pandemia.

“Generalmente los que podrían dar algún tipo de reacción alérgica pudieran ser los de tela y estaría relacionado con el producto con el que lavan el tapabocas, porque tienen que lavarse diariamente”, explicó Marín.

La especialista en dermatología aclaró que, si las personas lavan los tapabocas con un detergente muy fuerte, y al tener una patología previa, al momento de sudar se traspasa el producto del tapabocas a la piel generando algún tipo de alergia.

Con respecto al uso de los tapabocas quirúrgicos y los N95, Marín acotó que, por lo general, no se ven reacciones de tipo alérgico sino acentuaciones de patologías previas o irritantes.

“Pacientes que tienen dermatitis seborreica facial, donde ya se pueden ver en él eritemas, descamación, prurito, como parte de la patología, al colocar una mascarilla que causa calor y sudor, por supuesto que el paciente incrementará los síntomas, porque el calor produce mayor vasodilatación”, argumentó.

Reacciones comunes

Tanto la Organización Mundial para la Salud (OMS) como el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), aprueban y recomiendan el uso de tapabocas de tela, quirúrgicos y los N95 para evitar el contagio de covid-19.

Según la doctora Marín, los pacientes que se ven más afectados por el uso de tapabocas son los que ya padecen patologías como rosácea y foliculitis.

La primera la define como una enfermedad inflamatoria cutánea de componentes genéticos, relacionada con los cambios de temperatura.

En cambio, la segunda es la infección de los folículos pilosos por el aumento de la humedad y el calor, factores que se manifiestan cuando las personas mantienen mucho tiempo el tapabocas puesto.

“Lo recomendado es que el paciente cuando ya esté en su casa inmediatamente retire el tapabocas, siempre que no haya contacto con ningún factor con probabilidad de contaminación; puede ponerse compresa fría y si ya tiene la patología previa, por supuesto tratarse conociendo su diagnóstico. Al ser primera vez que le ocurre, consultar a su dermatólogo de confianza”, advirtió Marín.

Consultas dermatológicas aumentan por uso constante de tapabocas

N95 para personal médico

La OMS y CDC recomiendan el uso de las mascarillas N95 para el personal de salud, ya que están en contacto con pacientes potencialmente contaminados, no solo con Coronavirus sino con otras enfermedades respiratorias y este tipo de tapaboca filtra el 95 % de las partículas del ambiente.

La dermatóloga citó a la empresa que elabora este tipo de tapabocas para aclarar que no tienen límite de uso mientras no esté dañado, contaminado o que la persona que lo utiliza no tenga alguna dificultad respiratoria y no lo usaran en un ambiente donde hagan nebulizaciones de pacientes contaminados o en contacto con personas enfermas.

“Si usted mantiene su tapaboca limpio y lo retira en las condiciones adecuadas, entonces usted puede conservar el N95 y ser reusable, uno de los detalles importantes es no tocar la parte interna del tapabocas al momento de retirarlo. Es uno de los mejores para nosotros protegernos, pero se recomienda para el sector salud”, acotó.

Sobre los tapabocas quirúrgicos, Marín resaltó que solo tienen ocho horas de utilidad y son descartables.

Comúnmente se emplean para darle mayor vida a los N95, en conjunto con las pantallas o caretas, las cuales no deben sustituir sino complementar los tapabocas, como también lo sugiere la OMS.

Barrera

La neumonóloga infantil Olimarys Bastardo descarta que los tapabocas generen una rinitis alérgica, que es un trastorno que causa inflamación de la mucosa nasal, inducida por la exposición de alérgenos inhalados y puede desencadenar síntomas de estornudos, prurito nasal, secreción y obstrucción.

“Cuando uno se expone al exterior, va a la calle y lleva la mascarilla, actuará como una barrera mecánica que impide la entrada de alérgenos a la vía aérea; ellos se depositan en la cara externa de la mascarilla, por lo tanto, no manipular la mascarilla por la parte externa, sino por la parte de las orejeras, es sumamente importante”, expuso.

Bastardo coincide con Marín en que los pacientes con patologías previas, en el caso de obstrucción o rinitis alérgica, las mascarillas por tiempo prolongado empeoran los síntomas.

“La recomendación es que los pacientes tengan su condición de alguna forma controlada con sus medicamentos de mantenimiento o crisis, según el caso que amerite”, agregó la neumonóloga.

Consultas dermatológicas aumentan por uso constante de tapabocas

Lavado

Aunque están recomendados por los organismos de salud antes mencionados, Marín aclaró que hay que tener en cuenta que los tapabocas reusables deben ser de tela de algodón, ya que las licras y las sedas tienen otro tipo de componentes alérgicos que pueden causar dermatitis de contacto.

“El CDC lo recomienda 100 %, lo importante es lavarlo diariamente con jabones suaves, hipoalergénicos o dermolimpiadores y así usted puede tener su tapabocas y usarlo todos los días”, especificó la dermatóloga.

Por su parte, Bastardo especificó que el lavado recomendado de los tapabocas reutilizables, teniendo en cuenta que deben ser de tela que resista las altas temperaturas, es con agua a temperatura de 60º, con jabones o detergentes neutros, que no contengan olores fuertes.

“También se puede hervir por un minuto o remojarlo con solución al cloro al 0.1 % y enjuagarlos muy bien con agua a temperatura ambiente para eliminar los residuos tóxicos del cloro”, enfatizó.

Educar a los niños

Desde su especialidad como neumonóloga infantil, Bastardo puntualizó que los niños menores de 2 años no deben usar mascarillas por el riesgo de asfixia.

Mientras que, desde esa edad hasta los 5 años hay que enseñarlos usar adecuadamente el tapabocas, sin tocar la cara externa.

Además, hay que tomar en cuenta que las mascarillas deben estar bien colocadas y ser adecuadas para el tamaño de la cara del niño.

Al igual que en adultos, deben lavarse o cambiarse periódicamente, según las indicaciones de cada tipo, acompañado con las medidas de higiene y el distanciamiento social.

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/FnhxoGOAl3C88t3sruI2g6

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia

Lea Tambien:
error: