Yerberito

Uso de la bretónica para potenciar salud femenina

Los principios amargos del tanino y la estaquidrina le atribuyen propiedades hemostáticas.
Cortesía | Desde la antiguedad se usa contra numerosas enfermedades

La bretónica había sido considerada antiguamente una panacea y se decía que podía curar hasta 43 enfermedades, entre ellas casi todas las que afligen a las mujeres.

Es en las cúspides floridas y las hojas donde se concentran los principios activos que brinda beneficios terapéuticos destacables.

Contiene betaína, lactonas como la estaquina, ácidos fenólicos y taninos en abundancia. Se considera antiespasmódica, ligeramente analgésica y sedante, hipotensora, astringente y emenagoga, además de cicatrizante por vía tópica.

Propiedades medicinales
En los herbolarios se recomienda para ayudar a controlar la tensión arterial, sobre todo cuando la tendencia a presentar niveles altos puede estar vinculada a problemas nerviosos, estrés o ansiedad. La betónica, combinada con otras plantas, puede aliviar algunos dolores de cabeza y la migraña, incluida la hemicraneal.

Se muestra igualmente eficaz como planta digestiva. Es una aliada ideal en episodios recurrentes de espasmos gastrointestinales influidos en parte por estados nerviosos o estrés. También resulta útil para aliviar la gastroenteritis.

Asimismo está indicada para tratar dolores menstruales con espasmos, en dismenorreas y amenorreas.

Es igualmente efectiva para aliviar el dolor de espalda y la tensión muscular.

Virtudes

La bretónica se usaba antiguamente contra numerosas enfermedades: contusiones en los ojos, trastornos del estómago, contra la jaqueca de origen neurótico, etc.
Asimismo se usan para fortalecer el hígado, el estómago y el bazo, haciendo desaparecer la hidropesía y la ictericia.
La bretónica actúa también con eficacia para combatir la gota, como digestivo, en las neuralgias y jaquecas, para detener las hemorragias nasales, como depurativo, para provocar vómitos, para curar los dolores de oído, del pecho, para el angus pectoris.

Fórmulas
de herbolario
Tisana contra la cefalea y la migraña: Para preparar la tisana se combina betónica con matricaria, ginkgo, pasiflora y anís estrellado, a partes iguales.
Cómo prepararla: Se hierve una cucharada de la mezcla por vaso de agua 2 minutos, se deja reposar 5 y se filtra.
Cómo tomarla: Se beben 2 o 3 vasos al día, mejor en ayunas. Esta tisana puede ser útil en cefaleas provocadas por un sobreesfuerzo o ruido. Sustituyendo la matricaria por lúpulo o verbena, se favorece el sueño.

Para espasmos gastrointestinales por estados nerviosos: La betónica se combina con hierbaluisa, melisa y manzanilla, a partes iguales.
Cómo prepararla: Se escalda el agua, se vierten las plantas y se dejan reposar apenas 10 minutos.
Cómo tomarla: Se toma una tisana tras cada comida principal.
Para controlar la tensión arterial alta por estrés: Una fórmula interesante es la que combina betónica con espino albar, hojas de olivo y anís estrellado, más o menos en igual proporción.
Cómo prepararla: Se hierve 2 minutos una cucharada sopera de la mezcla por vaso de agua y se deja reposar otros 10.
Cómo tomarla: Se toman un par de vasos al día, el último, una hora antes de acostarse.

Para lavar heridas y favorecer su cicatrización: La infusión de betónica, con cola de caballo y bolsa de pastor resulta eficaz por su acción astringente y cicatrizante.

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/HWyKZ9dACBI9Tl0joLIRVu

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia