Yerberito

Té de rabo de gato contra problemas digestivos

Es una planta medicinal para faringitis, gripe, cistitis, úlceras, eczemas o quemaduras.
jueves, 07 marzo 2019
Té de rabo de gato (Cortesía)
bioguia.com | La planta es considerada astringente y diurética

El rabo de gato es una planta que sirve para diferentes problemas, tanto a nivel digestivo como a nivel óseo o infecciones.

En problemas digestivos, ayuda en casos de: gastritis, reflujo esofágico, úlceras, síndrome de intestino irritable, enterocolitis, dispepsias hiposecretoras o meteorismos, entre otros. Aunque no se tenga ningún problema en concreto, ayuda igualmente a hacer la digestión, lo que es beneficioso si se sufre digestiones pesadas o se come un poco de más.

También es útil en problemas a nivel óseo, concretamente en casos como en afecciones reumáticas y procesos inflamatorios debido a las articulaciones.

Propiedades medicinales

Entre los principios activos del rabo de gato se incluyen flavonoides, saponósidos, taninos y un aceite esencial. Tradicionalmente ha sido una planta muy apreciada por los herbolarios quienes la han integrado en diferentes mezclas.

Se considera antinflamatoria, antiespasmódica, digestiva, antiséptica, vulneraria y cicatrizante. Se ha indicado, en primer lugar, como remedio digestivo y carminativo, para aliviar gases y meteorismos, digestiones pesadas, el mal sabor de boca y el reflujo gastroesofágico.

Se considera asimismo un buen apoyo en caso de inflamación gástrica, úlcera gastroduodenal, espasmos gastrointestinales y síndrome del colon irritable con diarreas.

Además, se le atribuye un efecto antiséptico y antibacteriano, útil para frenar y aliviar las infecciones respiratorias, en procesos gripales, laringitis, faringitis y traqueitis.

Por vía externa se usa también en conjuntivitis, párpados inflamados, llagas bucales, estomatitis, sobre quemaduras leves, contusiones, moratones, eccemas, hongos y dolores articulares.

Fórmulas de herbolario

Tisana digestiva para después de comer: Esta mezcla tradicional, muy completa, combina a partes iguales el rabo de gato con otras plantas digestivas como regaliz, hinojo y los dos anises, el verde y el estrellado.

Cómo prepararla: Se emplea un cuarto de litro de agua por cada cucharada sopera de la mezcla. Se hierve apenas 3 minutos, se deja reposar otros 10 y se va bebiendo durante el día, después de haber comido. Tiene un sabor muy agradable, realzado por los anises y el hinojo.

Tisana para las infecciones respiratorias: En caso de laringitis, faringitis, traqueítis o amigdalitis, esta planta se combina con orégano, hisopo y brotes de pino silvestre, a partes iguales.

Cómo prepararla: En una proporción de una cucharada sopera de la mezcla por vaso de agua, o si se quiere disponer de una mayor provisión, cuatro cucharadas por litro de agua. Se hierve 2 minutos, se deja que repose y se toma durante el día.

Colutorio para suavizar la garganta irritada: En forma de colutorio o gargarismos, el rabo de gato se usa para suavizar la garganta y acabar con la irritación, en faringitis, laringitis y amigdalitis, así como para tratar las aftas.

Cómo prepararlo: Se mezclan rabo de gato, hojas de nogal, menta, agrimonia y tomillo a partes iguales. Se van hirviendo unos 5 gramos por vaso de agua durante 10 minutos y con esa decocción se hacen gárgaras unas 6 veces al día. Se puede añadir una pizca de bicarbonato sódico, pero se debe evitar ingerirla.

 

Tips

Para preparar una infusión se añaden 30 gramos de la planta seca en 1 litro. Se calienta la mezcla durante 15 minutos y se quitan los restos.

 

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/K2WKywMZbKKJ8A1soXAQS6

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia

Lea Tambien: