Especiales

Sinfónica de Guayana: “Agente social de desarrollo humano”

El Sistema Nacional de Orquestas recibió reconocimiento de organismos internacionales como Unicef.
jueves, 04 julio 2019
Archivo PRIMICIA | Jóvenes reciben preparación integral en este arte

“A través de la música, el maestro Abreu buscó que niños y adolescentes, en su mayoría de bajos recursos, tuvieran oportunidades de formación integral en este arte”, reveló Edgar Pronio, director de la Orquesta Sinfónica de Ciudad Guayana.

El legado dejado por José Antonio Abreu en cada uno de los que con él alcanzaron consolidar lo que hoy se conoce como El Sistema, ha permitido que la música en su desarrollo sinfónico llegue a rincones que antes eran considerados imposibles.

Además que solamente ese camino era transitado por aquellos privilegiados con dones o habilidades, incluyendo también la posibilidades o ventajas económicas, según las antiguas prácticas o procesos de ingresos a este tipo de estudio.

Edgar Pronio director de la Orquesta en Guayana

En Guayana también “se aprende tocando”, como decía el maestro, esa fórmula de enseñanza llevó a romper paradigmas en el aprendizaje del arte musical, sus instrumentos, sus fusiones y estilos, sobretodo el acercar a cada uno a ser parte de las piezas que han marcado historia.

Su director en la ciudad explica que este sistema en la zona ha sido “un agente social de desarrollo humano”, pues además de impulsar talentos, también colabora en la formación de un nuevo ser, orientado a ser un actor social con principios y valores que contribuyan a mejorar la sociedad en donde le toque desenvolverse.

La Orquesta Sinfónica de Ciudad Guayana ha representado un ícono de orgullo para propios y visitantes, desde este centro de formación musical han surgido nuevos talentos que comparten con alumnos y otros colegas parte de sus experiencias, con el propósito de darle continuidad a un objetivo: hacer de la música sinfónica para todos.

Nace una orquesta El Sistema es calificado como una obra social y cultural del Estado, cuya creación fue el 12 de febrero de 1975 por el maestro Abreu para “sistematizar la instrucción y la práctica colectiva e individual de la música a través de orquestas sinfónicas y coros, como instrumentos de inserción social”, refieren desde la Orquesta Sinfónica en su portal por internet.

“Este modelo pedagógico, artístico y social, que ha adquirido notable relevancia en el mundo entero, constituye uno de los programas de responsabilidad social de mayor impacto en la historia de Venezuela, sobretodo por su aporte académico en el arte de la música”, manifiesta Edgar Pronio, director de la orquesta en Ciudad Guayana.

Niños y niñas se preparan desde los seis años

“Inicialmente, El Sistema contó con poco más de medio centenar de estudiantes, cifra que aumentó considerablemente con el paso de los años y, actualmente esta red de orquestas involucra a cerca de un millar de jóvenes músicos a nivel nacional”, indican en su portal.

Detrás de todo esto había un genio, así es conocido su creador y fundador por quienes trabajaron a su lado para alcanzar este sueño. Las ideas musicales y propósitos de educación y formación se han posicionado en rincones venezolanos, incluyendo poblaciones remotas, como aspiraba el genio, el maestro Abreu.

“Muchos de los pioneros que comenzaron con él a desarrollar esto regresaron a sus lugares de origen para fundar orquestas infantiles, juveniles y núcleos de formación. De esta manera, se multiplicaron las agrupaciones orquestales, la población musical y los profesores de música”, dice Pronio. Ahora, bajo el lema de “Tocar y luchar”, El Sistema exhibe una realidad: 1 millón de niños, niñas y adolescentes, en su mayoría provenientes de estratos sociales de bajos recursos económicos, asimilados al estudio de la música, al tiempo que disfrutan del aprendizaje del arte, exponen desde este sistema orquestal.

Guayana Sinfónica El Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela “es una institución abierta a toda la sociedad, con un alto concepto de excelencia musical, que contribuye al desarrollo integral del ser humano”, de acuerdo a lo reflejado en su propósito de creación. Es así como se vincula con la comunidad, a través del intercambio, la cooperación y el cultivo de valores trascendentales que inciden en la transformación del niño, el joven y el entorno familiar.

Ante ello se hacía importante que el estado con mayor territorio en el país también tuviera su espacio. Y lo ha ganado con disciplina, uno de los valores que se promueven desde esta gran institución. Con sedes en el municipio Caroní, Heres, Piar, Roscio, Cedeño, Padre Pedro Chien, El Callao y Gran Sabana.

Y con ello se ha hecho extensivo en todo el estado Bolívar. Asimismo, dentro de su plantilla, nacional y regional, se cuenta con un recurso humano dirigido al logro de una meta común, con mística y gozo, formando equipos multidisciplinario altamente motivados e identificados con la Institución.

Espacios ganados Se reconoce al movimiento orquestal como una oportunidad para el desarrollo personal en lo intelectual, en lo espiritual, en lo social y en lo profesional, rescatando al niño y al joven de una juventud vacía, desorientada y desviada. Es así como es visto por la opinión pública, con ello se ha ganado el respeto y espacios con mención honorífica tanto en la ciudad, en todo el país y a nivel internacional; puesto que cuenta con un reconocimiento del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Este organismo reconoce que El Sistema contribuye al desarrollo, la motivación y la enseñanza de la música en la sociedad venezolana. Es visto como un proyecto social, pro ofrecer estudios gratuitos, promover valores y principios humanos, además de no manejar condicionantes o limitantes en cuando a las características sociales de los estudiantes, como su edad, habilidades o estratos. “El efecto transformador que tiene en la zona es impresionante, la transmisión de los más altos valores humanos es notorio y a donde quiera que se presenten mueve hasta la fibra más dura de una persona”, dice Maribel Correa, madre de un egresado de la orquesta que emigró a España.

Legado de un maestro El maestro y músico venezolano José Antonio Abreu se convirtió en una figura muy destacada de la historia contemporánea de la nación. Esto por ser el fundador del Sistema Nacional de Coros y Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, lo que ha representado un “instrumento a través del que fomentó el desarrollo musical de miles de niños y adolescentes durante más de cuatro décadas”, como indican desde el portal en internet de este sistema. “Abreu luchó incesantemente por incluir a niños y jóvenes afectados por la pobreza o con pocas oportunidades para su formación, a través de El Sistema.

El folclor nacional también tiene su espacio

De esta manera democratizó la música para el mejoramiento social” informaron que se destaca desde el portal en internet de El Sistema y que también se maneja en reseñas por medios de comunicación. Logros en cifras El Sistema también tiene sus números, luego de iniciar con pocos ahora suman miles de niños, niñas y jóvenes que han recibido el beneficio de desarrollar sus habilidades artísticas y fomentar más alto nivel del ser humano, por sus valores.

Esta población, en 2018, consolidó 1 millón de niñas, niños, adolescentes y jóvenes venezolanos. Se distribuye en mil 681 orquestas juveniles, infantiles y pre infantiles: 166 agrupaciones del Programa Alma Llanera – encargado de la difusión de la música folclórica venezolana – , mil 389 coros infantiles y juveniles, mil 983 agrupaciones de iniciación musical y un personal docente de más de diez mil en todos los estados de Venezuela.

Los niños y jóvenes ejecutan repertorios de la música clásica y popular y han sido incluidos a un sistema de formación personal y colectivo en el que se les inculcan valores sociales, morales y espirituales. El Sistema ha sido fundamental para la creación de proyectos alternos como el Programa de Educación Especial, que beneficia a jóvenes y niños con capacidades comprometidas; el Programa de Orquestas Penitenciarias, que apoya la reinserción en la sociedad de hombres y mujeres presos y el Programa de Atención Hospitalaria, que acoge a niños y niñas con enfermedades crónicas en centros hospitalarios.

Sede local

La Orquesta Sinfónica de Ciudad Guayana tiene su sede en Puerto Ordaz, en el Centro Empresarial Alta Vista, Edificio CVG, Antiguo Max`ys, en la Planta Baja, por la avenida Guayana. Los interesados en sumarse a este proyecto o conocer sobre su programación pueden llamar al 0286 967 0616 o acercarse a su sede.

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/Fhv1cSBfZWLLezfVJftHPN 

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia