Especiales

Colette Capriles: “Este proceso terminará en negociación”

La politóloga manifestó que las democracias son exitosas según el trabajo de sus ciudadanos.
domingo, 22 septiembre 2019
Capriles
Eliéser Silveira | “Al Gobierno le duelen más las sanciones personales”, refirió Capriles

“No existe en ninguna parte del mundo una especie de fórmula en la que todos alcanzaremos la felicidad suprema. Tan buena es nuestra democracia según lo que hagamos nosotros como ciudadanos”.

Esta afirmación la hizo la politóloga Colette Capriles, quien resaltó que la situación actual que vive Venezuela la transformó de una referencia democrática a un Gobierno “que no se apega a la Constitución”.

Capriles precisó que no existe un tipo de sistema perfecto y que todo lo que pueda tener de bueno un gobernante y su gabinete, se deberá a que los ciudadanos que los eligieron contribuyen a eso.

-Dicho esto, ¿se ha vivido en Venezuela una democracia real?
-La democracia venezolana fue modelo en el mundo y sobre todo en Latinoamérica a partir de 1958. La democracia se construye y desde 1958 hasta 1998 se logró bajo unos acuerdos inesperados en los que se respetaron los consensos.

Durante 40 años se vivió un ciclo histórico en el que la democracia funcionó y fue ejemplo para otras naciones, incluso las europeas.

-¿Qué hace falta para regresar a la democracia que se tenía?
– En Venezuela el problema no es democrático sino constitucional. El oficialismo se apartó de la Carta Magna, que ellos mismos redactaron y aprobaron en 1999, de forma muy grave desde 2015.

Es decir, tenemos un gobierno que no está apegado a derecho y de allí radican los problemas que hoy todos conocemos.

-Con respecto al problema que viven hoy los venezolanos por ese desapego a la constitución, ¿cómo queda la situación en el país con el levantamiento de la mesa de negociación en Barbados?

-La negociación de Barbados fue llevada técnicamente de una forma que pudo encontrar su final, que es que las partes involucradas lleguen a un acuerdo. Se manejó la discreción para no contaminar lo que allí se estaba tratando, se mantuvo un silencio prudente y al final la oposición representada por Juan Guaidó hizo su propuesta que no fue aceptada.

El régimen se levanta de la mesa pero no dice que se acababan las negociaciones; luego de eso se producen nuevas sanciones por parte del Gobierno de Donald Trump, se da lo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas, lo del Esequibo, Los Rastrojos y es ahí donde se ve que -Nicolás- Maduro pareciera que da señales de que quiere mantener el conflicto, de que no tiene voluntad de resolver.

Ahora bien, con todo esto la postura universal de los aliados de ambas partes es que debe haber una negociación ya que no existe la posibilidad de una intervención militar, ni ninguna de esas jugadas mágicas de las que a veces se habla.

Este proceso terminará en negociación, no puede terminar de otra forma, incluso si se desvía hacia una violencia indeseada.

-¿Debe entonces Guaidó volver a la mesa de negociación?

-El recurso de negociación que se agotó fue el de Barbados, pero la idea de negociar sigue vigente, la mediación noruega no ha terminado. Claro, deben pasar muchas cosas para volver a la negociación pero es lo que al final sucederá como ya lo he dicho, estos conflictos se resuelven así.

-¿Cuál es el propósito de ambas partes con la negociación?

-Entre el Gobierno y la oposición obviamente hay diferencias de ver la negociación. Para el primero la idea es afianzarse en el poder y mantenerse, pero sin sanciones, y por ello lo que ha hecho Estados Unidos con las sanciones es fundamental, porque es una medida de presión.
Por su parte, la oposición lo que quiere es retomar lo que dice la Constitución y realizar unas elecciones presidenciales que repare lo que pasó en mayo de 2018.

-¿Por qué se da el acuerdo entre Gobierno y grupos minoritarios de la oposición?

-Primero, no creo que esos acuerdos se hayan dado bajo el esquema de una negociación, ahí lo que hubo fue una alianza que tiene como misión principal obstaculizar lo que se estaba planteando en Barbados, cuyas peticiones contemplaban la separación del cargo de Nicolás Maduro.

Obviamente hay unos efectos secundarios que son dividir la oposición, pero lo principal era frenar la mediación con la ayuda del Gobierno noruego.

Ellos crean esta alianza, justifican su retiro de la mesa de negociación e impiden unas elecciones presidenciales.

Una negociación se da cuando ambas partes tienen algo que ofrecer y que perder, esa oposición que firmó con Maduro no tiene nada que dar ni que perder.

 

Más víctimas

Con respecto al freno de las reuniones, Capriles recordó que estos procesos siempre son tardíos porque se trata de cambiar modelos políticos dejan muchas víctimas.

Manifestó que mientras más tiempo pase más alto es el precio a pagar.

“Los tiempos de la política y de la gente son distintos, pero una negociación seria aceleraría un poco más el proceso de cambio”.

Capriles acotó que no se puede esperar a que el Ejecutivo empiece a portarse bien o que aprenda cómo hacerlo, porque en eso pueden irse años y, cuando hay crisis, el tiempo es vital ya que hay víctimas de por medio.

“Como lo he dicho ya, esto terminará en negociación, no inmediato como lo quiere la gente, pero no hay otra salida”, sentenció.

 

Aplicación del Tiar

La politóloga también habló sobre el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (Tiar).

Recordó que este expresa que los países tienen la obligación de defenderse unos a otros ante cualquier agresión; dicha defensa puede ser por muchos medios.

“No es asistencia militar reciproca, pero sí ha sido invocada para resolver varios conflictos”, dijo.

Con respecto a la aplicación de este en Venezuela, señaló que lo que cree que va a pasar, y así lo ha dicho Estados Unidos, es que se invocará al Tiar para apoyar multilateralmente las sanciones de la región latina hacia Venezuela, ya que hasta ahora ningún país de Latinoamérica lo ha hecho.

“No serían sanciones comerciales porque no existe esta relación entre Venezuela y los demás países, pero sí pudieran ser sanciones personales como lo piensa hacer la Unión Europea que supuestamente tiene 60 nombres para empezar a sancionar tras el levantamiento de la negociación”, argumentó.

Finalmente, afirmó que “al Gobierno le duelen más las sanciones personales ya que son las que los limitan a seguir moviendo el dinero en las cuentas que tienen en el exterior”.

 

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link:https://chat.whatsapp.com/HacpzrELbvs9AUtqSSlfsR

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia

Lea Tambien: