Deportes

Yorgelis Salazar enfocada en lograr el cupo olímpico

Entrena en Miami a la espera de la celebración de los torneos reprogramados por la Federación Mundial de Karate.
miércoles, 27 mayo 2020
Cortesía Instagram | La oriunda de Ciudad Bolívar sigue entrenando para lograr mejores resultados

La karateca guayanesa Yorgelis Salazar tuvo un largo camino que recorrer para volver a la alta competencia tras superar graves lesiones.

Pero esto solo ha fortalecido su deseo de lograr clasificar a los próximos Juegos Olímpicos de Tokio 2020 (que será en 2021).

Para ello trabaja en Miami a la espera de la celebración de los torneos reprogramados por la Federación Mundial de Karate para asignar el resto de los cupos olímpicos.

“Nuestra meta número uno es conseguir la clasificación a las olimpiadas. Este año teníamos la esperanza de poder conseguir una medalla en el Campeonato Panamericano adulto, una medalla mundial. Pero a futuro cercano la clasificación a los Juegos Olímpicos”, es lo que tiene entre ceja y ceja explicó en un live de Instagram.

Confesó que sus oportunidades de lograr el boleto se han reducido, “clasificar por ranking para mí es imposible, de hecho ya cerró. Hay que esperar a ver lo que hace la federación mundial para poder decidir qué es lo que vamos a hacer”.

Camino lleno de dificultades
Salazar recordó que sus inicios en la disciplina no fueron fáciles y que tuvo que sacrificar muchas cosas, pero los resultados llegaron rápido.

“Al primer mes de entrenar fui a mi primera competencia, hice doble medalla de plata”, primero con el apoyo de Pablo Bravo y luego con el del sensei Orlando Coa.

“A los 8 o 9 años era cinta amarilla y ya me iba a chequear a la selección del estado, quedo en kata y combate y clasifico al Nacional de Mérida de 2008. En ese Nacional, pierdo en combate y voy a la final contra Marianth Cuervo que también hacía kata. Fue una experiencia increíble, gané mi primera medalla de oro en mi primer Nacional infantil”, recordó.

La guayanesa destaca que pudo compartir con los hermanos José y Andrés Contreras, Emili Lara, Renny Viloria, “había un grupito que yo admiraba, muchos ya estaban saliendo y yo era su mascotica, me apoyaron un montón y aprendí mucho de ellos”.

Confesó que empezó a hacer kata y tuvo como segunda opción el combate, “estuve más de cinco años en kata y combate, algo muy difícil. Entro al equipo nacional en 2010, gano el campeonato Nacional juvenil, hice oro en las dos modalidades y me llaman al equipo”.

Luego en el Sudamericano que se celebró en Vargas obtuvo plata en combate y bronce en kata.

Posteriormente participa en el Panamericano de Montreal ese mismo año en el que sumó plata en combate y bronce en kata, “siempre que iba a los Panamericanos ganaba medalla, aunque nunca fui campeona, pero me mantenía en el podio”.

Hasta el 2013 hace kata, ese mismo año consigue una medalla de bronce en el Campeonato del Mundo de Guadalajara, España (14-15 años) en -47 kilogramos en combate, “y la federación tomó la decisión de que tenía que decidirme por una”, modalidad.

“Hay un antes y un después de mi lesión”
Con esta primera oleada de éxito aparecieron las lesiones.

En 2017 cuando participaba en el Sudamericano de Bolivia, su primera vez en la categoría adulto se lesiona, pero con tratamiento pudo llegar al Panamericano de Argentina en el que en la primea pelea se rompe el ligamento cruzado de la pierna izquierda.

“Hay un antes y un después de mi lesión. Fue algo terrible que en el momento pensé que hasta ahí llega mi carrera deportiva. Me costó un tiempo volver, regreso en 2018, voy al Nacional juvenil y gano oro, clasifico al Panamericano de Brasil y me lesiono mi otra pierna”, contó.

Indica que en ese momento ya tenía la convocatoria para iniciar el ciclo olímpico, su primera parada eran los Juegos Bolivarianos y luego el Mundial adulto, “pero quedé por fuera porque necesitaba cirugía”.

Tras ese golpe y por la situación de país decidió mudarse a Miami, “ya estaba fuera de todo, pero había un vacío en mí. Un día le dije a mi papá que necesitaba volver. Comencé a entrenar, pero fue bastante duro”.

Comenzó a trabajar con el sensei Jesús Costa y luego con Gino Alonso quien entrena a su esposo Dani Cabello quien forma parte de la selección de Estados Unidos.

Su regreso a la acción

El año pasado volvió, “me fui al Open de Las Vegas, fue mi primer evento, hice plata, ahí rompí el hielo, tenía cuatro o cinco meses entrenando y me sentía mucho mejor que ante de la lesión.Todo esto lo fui haciendo por mi lado”.

Luego para la Serie A de Chile (2019) no la podían convocar porque no había competido en Venezuela por más de dos años, “Hablo con el sensei Alejandro Castro (director de la selección nacional), me dijo que había un puesto disponible, pero estás dispuesta a aceptar el sacrificio, y digo qué hay que hacer”.

Salazar tenía que bajar de peso para poder entrar en la categoría de 50 kilogramos, pese a que llegó al peso ideal no podrían meterla en el equipo, sin embargo se presentó en la competencia sin el aval y consiguió la presea de plata, “me metí en la final contra la turca, campeona del mundo, quedó o-o, pero pierdo por decisión”.

Después de ese resultado admitió que las cosas cambiaron, “la federación comienza a apoyarme, iba a competir en España, pero no me pude inscribir, porque para competir en la Premier League, tenía que estar entre las primeras 40 del mundo y no estaba”.

Pero en enero de 2020 volvió a la Serie A en Chile y vuelve a clasificar a la final en la que cae otra vez con la karateca turca, “volví a perder, pero ahí vamos, yo esperaba este año como no tienen idea, pero Dios nos cambió los planes a todos”, comentó Salazar.

Antes de la paralización de las competencias por la pandemia asistió al Open de París, llegó a semifinales, instancia en la que fue derrotada por la atleta japonesa. Le quedaba pelear por el bronce con la filipina, pero fue derrotada.

«Ya le había ganado antes, quizás me confié un poco. Es importante no subestimar a nadie. Quedo quinta, en esas competencias logré meterme entre la primeras 40 del ranking de una nueva categoría”, agregó.

La oriunda de Ciudad Bolívar sigue entrenando para lograr mejores resultados, al mismo tiempo estudia masaje terapéutico, trabaja y da clases vía online, “todos los que quieran que los ayude y les de clases privadas escríbanme”, manifestó.

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/IV62KtH0GkpHrkOqoqly4o

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia

Lea También:
error: