Sucesos

Disturbios en Santa Elena dejan un muerto

15 indígenas resultaron heridos durante la confrontación con la GNB y el Ejército.
sábado, 23 febrero 2019
Enfrentamiento en Santa Elena (Cortesía)
Cortesía | Barricadas de militares para impedir el paso de la comunidad

Santa Elena de Uairén.- Un muerto y un total de 15 heridos, en su mayoría jóvenes, es el resultado de un conato de disturbio que se originó en horas de la madrugada de este viernes entre indígenas de la comunidad Kumarakapay y efectivos de la Guardia Nacional y el Ejército.

Esto como parte del proceso de impedir el traslado de efectivos militares hacia la frontera con Brasil para evitar el acceso de la ayuda humanitaria que se tiene previsto que llegue a territorio venezolano hoy.

Representantes indígenas de la comunidad Kumarakapay se apostaron en la Troncal 10 para evitar la llegada de los castrenses.

De acuerdo a las declaraciones emitidas por los indígenas, más de seis convoy de militares llegaron arremetiendo en contra del grupo.

Aseguraron que les dispararon con fusiles y bombas lacrimógenas, dejando como consecuencia la muerte de una mujer.

La víctima fue identificada como Zoraida Rodriguez, de 45 años.

Mientras que los heridos son: Ever Pérez (21), Cliver Pérez (24), Fidel Pulido (36), Onegimo Fernández (48), Neil Fernández (26), Evincio Soca (44), Alfredo Pérez (48), Alberto Delgado (42), Jovencito Pulido (39), Oliver Pérez (21), Regina Pérez (47), Yoenci Fernández (22), Yuman Fernández (24), Emiliano Pérez y Rolando García (51).

 

De este último se rumoró que había fallecido; sin embargo, la información no fue confirmada.

Evidencias del ataque contra pemones

Grupos armados

Según declaraciones de los residentes, habían grupos armados del llamado “sindicato” que opera en la zona, encargados de cobrar vacunas, uniformados como militares.

Harol Mejías, habitante de Santa Elena, dijo que “a primera hora llegaron varios equipos antimotines. Incluso había gente del sindicato uniformada de la GNB disparando contra el pueblo”.

Por su parte, Marcial Pérez, representante de la comunidad, señaló que una vez que escucharon las declaraciones del presidente Nicolás Maduro el día miércoles, salieron a las calles como medida de protesta ante las intenciones de bloquear la llegada de la ayuda humanitaria.

“Salimos desde ayer para evitar que los militares llegaran a la frontera en defensa de la ayuda humanitaria”, expresó.

Prohibido el paso vehicular

Tras la revuelta, los militAres impidieron el paso vehicular hacia Brasil. Las personas tenían que ingresar caminando.

Manifestantes quitaron barricadas y los obstáculos colocados por los castrenses.

Quienes transitaban por la vía expresaban su pesar ante, como ellos mismos lo denominaron, la “masacre”.

Las personas que frecuentemente viajan a la zona sur del estado Bolívar, en especial hacia Santa Elena de Uairén, con el objetivo de trabajar, no perdieron la oportunidad para expresar su “repulsión” ante los hechos.

Carmen Álvarez, nativa del estado Lara, indicó que viaja con mucha frecuencia en busca de ayuda económica para mantener su hogar.

“Solo decimos basta, queremos libertad, pido al Gobierno que tome conciencia de lo que está pasando”, expresó.

Militares “secuestrados”

Al lugar llegaron funcionarios de los distintos cuerpos de seguridad.

En primera instancia se dijo que la comunidad de Kumarakapay tenía secuestrados a cuatro efectivos militares: Tenientes Roselino José Leal Contreras, Grecia del Valle Roque Castillo, primer teniente José Antonio Gómez Sifontes y el sargento Carlos Alfredo Chirvita Marino.

Sin embargo, desde la comunidad negaron esa versión y aseguraron que “solo lo tienen retenidos”, hasta tanto sus compañeros no se retiren del lugar.

Repulsión

Mediante un comunicado emitido por la asociación civil Kapé Kapé, repudiaron el ataque contra pemones.

“Accionar armas de fuego indiscriminadamente contra un grupo de ciudadanos es una práctica inaceptable que debe ser investigada a fondo y determinarse las responsabilidades que correspondan, sobre todo si quien lo hace es un efectivo del Estado que es responsable de garantizar la integridad de la población y su defensa”, reza el anunciado.

Agrega que “repudiamos y consideramos inaceptable este hecho que enluta a una familia, en este sentido expresamos nuestra preocupación por la actuación amenazante y violenta de los cuerpos militares hacia las comunidades indígenas”.

Exhortaron a que se garanticen el respeto y cumplimiento de sus derechos humanos.

Dispersaron a la multitud con bombas lacrimógenas

Atención médica

Algunos heridos fueron trasladados al Centro de Diagnóstico Integral en Akurima, así como al Hospital Rosario Vera Zurita y otros a Boa Vista.

A través de las redes sociales, los mensajes de ayuda comenzaron a difundirse.

Aunque la señal de los teléfonos celulares y el servicio de internet fueron suspendidos, el eco de SOS se hizo sentir.

Esperaban por la llegada de voluntarios y algunos operadores para brindarle atención médica los heridos.

 

Evidencias

Más de 20 casquillos de fusiles y restos de bombas lacrimógenas fueron recuperados por los indígenas como evidencias del ataque perpetrado por los efectivos militares.

 

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/Iz9ipvYjAnxFCJcV5hWzES

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia

Lea Tambien:
error: