Sucesos

De un balazo en la cabeza asesinan a «el Tigrito»

Lugareños dijeron que llevaba un año y medio viviendo en la zona.
domingo, 16 junio 2019
Wilfredo Álvarez | No tenía documentación que revelara su identidad

“Él casi no salía de la casa y cuando lo hacía era de noche. La mayoría de las veces se le veía merodeando por las zonas boscosas”.

Esas frases eran repetidas por residentes del sector Villa Orinokia, en Puerto Ordaz, refiriéndose al joven que fue asesinado la madrugada de este sábado.

El cadáver de quien era conocido con el apodo de el Tigrito fue localizado dentro de una de las viviendas de la calle principal.

Estaba en el suelo, boca arriba, a un costado de la cama donde aparentemente dormía. No llevaba camisa ni tampoco zapatos. Solo usaba un bermudas de varios colores.

Evidenciaba un herida por paso de proyectil en la cabeza. Nadie lo identificó por su nombre y en el sitio no hubo documentos que revelaran de quién se trataba.

Era de tez morena, estatura promedio y aproximadamente 23 años. En el pectoral derecho se le visualizaba un tatuaje.

La escena estuvo custodiada por oficiales de la Policía del Estado Bolívar (PEB) mientras llegaban los expertos del Cicpc.

“Hubo una fiesta”

Vecinos dijeron que este residía solo en la casa; a pesar que lo saludaban, no sabían cómo se llamaba.

Mencionaron que, además del alias de el Tigrito, también lo apodaban como la Seriedad y el Tati, incluso en la parte frontal de la casa había escrito un grafiti: “No a la falsedad. Atte: la ceriedad” [sic].

Los que rodearon la casa comentaron que, al parecer, la noche del viernes hubo una fiesta en la vivienda.

Dijeron que gente entraba y salía. Fue en la madrugada que escucharon una sola detonación, pero no le prestaron atención, “porque es común que disparen”.

Otros mencionaron que, a primera hora, observaron salir a dos sujetos de la casa. De ellos no ofrecieron mayores detalles. Se cree que serían los responsables del crimen.

Las puertas no estaban forzadas, así que se estima que la víctima conocía a su homicida.

Quien lo mató no dejó rastros. Vecinos creen que el culpable reside cerca.

Supuestamente los habitantes, que al notar la ida de los sujetos, procedieron a asomarse y vieron el cadáver.

“Estaba enconchado”

En la comunidad no había asombró por el crimen, al parecer era porque el Tigrito estaba en “malos pasos”, así que muchos se imaginaban el destino que le esperaba.

Sobre él no dijeron mucho, solo que era oriundo de El Tigre y de allí su apodo.

Comentaron que llevaba un año y medio residiendo en la manzana 9, donde cuidaba una casa pues la propietaria está fuera del país.

Aparentemente, la víctima huyó de su ciudad natal y se trasladó a Ciudad Guayana para “enconcharse”.

Al sitio acudieron familiares de la dueña de vivienda, estos alegaron no saber lo que pasó y que tampoco conocían al muchacho.

“Yo le dije a mi hermana que vendiera esa casa y se fuera de este lugar inseguro”, era lo que repetía un pariente de la dueña.

Por otro lado, hay quienes relataron que, presuntamente, el occiso era hijo de la persona que inicialmente cuidaba la vivienda.

Supuestamente, este también se fue al exterior dejando a su hijo al resguardo del sitio.

Investigan

Expertos de la División Contra Homicidios pesquisaron toda la escena.

Tomarán en cuenta los testimonios de los residentes para ir descartando hipótesis.

Por ahora, se presume que fue “sentenciado” por algunos de sus compinches.

 

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/Fr9gVHN4A436nOIw6sepgk

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia