Opinión

Hablemos hoy de: ¿Qué tal si…? (I)

"Cualquiera podría pensar que la pregunta está un poco exagerada, pero si somos objetivos nos daremos cuenta que no es así".
martes, 08 octubre 2019

Dando vueltas en mi mente, y revisando entre tantos temas que merecen por su importancia y relevancia unas cuantas letras, me vino a la mente una larga pregunta: qué tal si como país tomamos la decisión de retomar el camino de la educación para sentar las bases de una sociedad humana, alegre, culta, justa, equilibrada, trabajadora, comprometida, honesta, solidaria, sensible, correcta, con un alto sentido de la identificación y propiedad sobre sus raíces y su país que le permitan diseñar sus propios modelos de desarrollo para no tener que copiar algunos que han fracasado en otros países, con la mente clara en la importancia de su rol en el desarrollo de su entorno y del suelo que lo vio nacer, con una visión clara de la relevancia de mantener una relación armónica con la naturaleza por el grado de interdependencia que tenemos con ella, con el compromiso arraigado del respeto por el cumplimiento de normas y leyes, y, con las suficientes ganas de vivir totalmente conectado con el universo para ser un país modelo en el mundo?

Cualquiera podría pensar que la pregunta está un poco exagerada, pero si somos objetivos nos daremos cuenta que no es así, que es una pregunta que nos lleva a reflexionar sobre lo que realmente queremos y a preguntarnos a la vez, ¿hasta cuándo queremos ser una sociedad dominada por minorías que solo piensan en sus beneficios personales y no en el bienestar colectivo?

Debemos ser agradecidos con Dios y la vida por concedernos el honor, privilegio y placer de haber nacido en Venezuela. Un país multicolor, con paisajes únicos, biodiverso, tal vez con el suelo más rico del mundo, con aguas cristalinas y playas transparentes que con su calor nos invitan a disfrutar de su majestuosidad, inmensos picos vestidos de nieve como el pico Bolívar a 5.007 msnm, llanuras enormes con una flora y fauna extraordinaria, hermosos desiertos que nos bañan con el rose de sus arenas, gigantes montañas de roca que forman una de las zonas más antiguas del planeta y donde se encuentra la cascada más alta del mundo como lo es el Salto Angel a 979 de altura y donde la energía fluye por si sola y nos hace sentir que estamos en otra dimensión, entre otras maravillas que junto al venezolano de verdad, orgulloso, que siente recorrer por su sangre cada espacio de la geografía nacional, que admira y respeta los símbolos patrios (Himno, bandera y escudo), que honra la hidalguía de nuestros libertadores, que con su diversidad cultural representa a su región al decir uis cómo está usted, na-guará, que molleja primo, o tal vez hijo er diablo sisisisi, y el famoso epa mi pana cómo estás tú, todo esto junto a las celebraciones regionales que nos llenan de orgullo como la feria de San Sebastián en San Cristóbal Táchira, la del Sol de Mérida en Mérida, la de la Chinita en Maracaibo Zulia, la fiesta de San Benito en Barlovento y otras regiones del país, y las religiosas como la de nuestra Patrona la Virgen de Coromoto, la Virgen del Valle y la Divina Pastora, el Santo Cristo de la Grita, que han llegado a representar unas de las más grandes fiestas religiosas del mundo…

 

 

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link:https://chat.whatsapp.com/BNoMZwKUeWk9GJtyJhjYL6
También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia