Opinión

Crimen de lesa humanidad

"Las agresiones del gobierno de los Estados Unidos de América contra la República Bolivariana de Venezuela, constituyen un crimen que adquirió nombre propio gracias precisamente a los horrores ejecutados por un desquiciado cuyo perfil psicológico era en esencia similar al de mister Trump".
José Viznel ÁLVAREZ
lunes, 12 agosto 2019

¡Estamos ante un crimen innominado!, así lo expresó Sir Winston Churchill en 1941 para referirse a lo que actualmente conocemos como Genocidio y Crímenes de Lesa Humanidad. Fue un intento de señalar las atrocidades cometidas por la Alemania Nazi en la Segunda Guerra Mundial, a falta de una denominación jurídica que designara algo que superaba el rango de medida de la maldad humana.

En términos criollos fue algo así como que, ¡esto no tiene nombre!

Aquella fue una tragedia que forzó la creación de la actual normativa penal internacional, de dudosa utilidad por cierto, considerando los usuales niveles de hipocresía y doble moral en las relaciones internacionales, sobre todo por la insolencia de los Estados Unidos con su despliegue de dominación sobre el resto del mundo, exceptuándose a conveniencia de cumplir toda normativa contraria a sus intereses, en este planeta donde la vida se vislumbra en términos de supervivencia del más fuerte, o sálvese quien pueda.

Las agresiones del gobierno de los Estados Unidos de América contra la República Bolivariana de Venezuela, constituyen un crimen que adquirió nombre propio gracias precisamente a los horrores ejecutados por un desquiciado cuyo perfil psicológico era en esencia similar al de mister Trump: un tipo egocéntrico, despreciativo hacia quienes considera inferiores, herméticamente cerrado a la posibilidad de admitir derrotas (Mal perdedor), manipulador, obsesionado por el poder, y cero capacidad de empatía hacia los demás pueblos: Una auténtica joya.

En este contexto nos referimos al Estatuto de Roma, un tratado establecido en 1998 y en vigor desde el 1 de julio del 2002 (No ratificado por EE. UU.), donde se instituyó la Corte Penal Internacional, y se le dio nombre a los actos criminales referidos por Churchill.

El artículo 7, por ejemplo, define el Crimen de Lesa Humanidad como “1. […] cualquiera de los actos siguientes cuando se cometa como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil: […] 2. A los efectos del párrafo 1: a) Por “ataque contra una población civil” se entenderá una línea de conducta que implique la comisión múltiple de actos mencionados en el párrafo 1 contra una población civil, de conformidad con la política de un Estado o de una organización, de cometer ese ataque o para promover esa política; […]”.

De allí que los actos configurativos del Crimen de Lesa Humanidad, además de revestir carácter de gravedad, deben ser perpetrados de modo sistemático y múltiple, y con un propósito determinado, y pueden cometerse tanto en tiempos de guerra como de paz (Si aún a nuestro tiempo actual lo podemos llamar de paz), bastando para ello que cumplan la condición imprescindible de que se realicen con ensañamiento, lo cual es ampliamente demostrable con todas las formas de guerra con que se nos agrede, todo diseñado y dirigido unilateralmente por el gobierno de los Estados Unidos (ensañamiento), para doblegar al pueblo venezolano (población civil), con el objeto de crear las condiciones para derrocar al gobierno nacional (propósito determinado), y así tener el camino despejado para enseñorearse en nuestro país sin mayor oposición que lo incomode u obstaculice –al menos desde el gobierno- (fin último).

Los venezolanos, independientemente de dónde nos encontremos, y todo ser humano que habite en nuestro país (incluso animales inocentes), somos víctimas de actos criminales trazados como política de Estado por el gobierno imperial-colonialista de los Estados Unidos, apoyado por sus gobiernos satélites de apoyo y por un grupo de “venezolanos”, a cambio de tomar el poder que dado el caso alcanzarían ejercer pastoreados por las implacables garras de Washington, y sometidos a la carga de conciencia cuyo peso no da tregua sobre quienes osan cooperar en la perpetración de Crímenes de Lesa Humanidad contra su propio pueblo.

viznel@hotmail.com

 

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/DMCXOUzdbm454auNileuJ4

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia