Mundo

Brochetas de ratón para ahuyentar el hambre en medio de la pandemia en Malaui

“Ya era difícil antes del coronavirus, ahora se ha vuelto mucho más difícil”, continuaba Bernard Simeon, un agricultor.
Por: AFP
domingo, 06 septiembre 2020
AFP | Es normal alimentarse de estos roedores en el país

Tradicionalmente se degusta como un tentempié, pero la pandemia de coronavirus lo convirtió en un plato de resistencia: los ratones en Malaui pasaron a ser un ingrediente esencial en la dieta de la población más pobre, amenazada por el hambre.

“Cazamos al ratón para vivir. Lo utilizamos como complemento de nuestra dieta diaria y lo vendemos a los viajeros para conseguir ingresos”, explica Bernard Simeon, agricultor.

“Ya era difícil antes del coronavirus, ahora se ha vuelto mucho más difícil”, continuaba el agricultor.

“Normalmente, contamos con mi marido y su trabajo. Pero cuando los tiempos son duros, contamos con los ratones pues ya no podemos permitirnos la carne”, confiesa la esposa de Bernard Simeon, Yankho Chalera.

Asados en una brocheta y salados, los ratones se consumen tradicionalmente entre horas en los pueblos del centro del país.

Desde hace unos meses, las autoridades sanitarias recomiendan el consumo de ratón, una alternativa a la carne que se ha vuelto inaccesible, ya que “es una valiosa fuente de proteínas”.

Malaui es considerado uno de los países más desfavorecidos del planeta. Más de la mitad de sus cerca de 18 millones de habitantes sobrevive bajo el umbral de la pobreza.

Las medidas sanitarias adoptadas en Malaui para frenar la propagación del covid-19 afectaron duramente su economía, ampliamente informal y rural, así como a su población.

Más de 5.400 casos y cerca de 170 muertos oficialmente, de acuerdo con el último balance.

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/HacpzrELbvs9AUtqSSlfsR

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia

Lea También:
error: