Virales

La polémica en redes por puesto de chicha en Sabana Grande

Algunos lo ven como una "recuperación económica" sobre todo los cercanos al gobierno nacional.
sábado, 10 julio 2021
Cortesía | Las colas son largas

Unas imágenes virales que mostraban a una multitud haciendo cola bajo la lluvia para comprar un vaso de chicha, que cuesta hasta 3 dólares, dispararon de nuevo el debate sobre el estado actual de la economía venezolana.

Aunque el video del conocido ‘influencer’ Ances Díaz se mantuvo como tendencia en Twitter solo por unos días, la controversia ha seguido y sirve para explicar las realidades de la vida cotidiana del venezolano.

Economistas como Asdrúbal Oliveros mostraron su punto de vista por el asunto. «La verdad que tenemos que estar bien jodidos (me perdonan el francés) como país o sociedad, cuando una cola para comprar una chicha en Sabana Grande es una proxy de recuperación de una economía», escribió en su cuenta de Twitter.

¿Solo los ricos toman chicha?

El video de la polémica, que dura menos de un minuto, solo muestra a la gente esperando para comprar chicha en el populoso bulevar de Sabana Grande, sin amilanarse ni siquiera por la lluvia. Tampoco por el precio de la bebida.

Esto llevó a tuiteros del oficialismo a celebrar. «Largas colas para comprar chicha ‘popular’: el precio varía entre 1 dólar y 3 dólares. Parece desmontar teorías, según la cual (sic) la mayoría gana ‘sueldo mínimo’. ¿Signos positivos de recuperación económica?», escribió un periodista.

Más allá del revuelo, las preguntas son evidentes: ¿cómo explicar el fenómeno de la chicha? ¿puede la gente gastar en Venezuela tres sueldos mínimos en una bebida?

Verdades a medias

Es cierto que el Estado paga salarios que varían entre un dólar o un poco más, dependiendo de la devaluación. Sin embargo, no es menos real que ya casi nadie vive del sueldo como servidor público porque eso significaría llevar a la inanición a familias enteras en una economía casi totalmente dolarizada.

En la empresa privada, por el contrario, los salarios superan ampliamente lo que paga el Estado. Una cadena de supermercados, un banco, una clínica privada o una panadería puede ofrecer sueldos de entre 50 y 120 dólares mensuales a sus empleados de menor rango (que sigue siendo muy poco), pero que en un solo mes podría significar entre tres, cuatro o seis años de sueldo mínimo estatal.

Los que se dedican a su propio negocio –ya sean formales o informales– y los que ejercen oficios de mecánica, electricidad o limpieza, pueden cobrar en una semana el sueldo que el Estado les otorgaría en 10 o 20 años de trabajo ininterrumpido.

Los últimos años, especialmente a partir del incremento de las remesas, la liberalización de la economía, el desmontaje de los controles y la dolarización, ha habido una recuperación económica que ha equilibrado los ingresos familiares.

Parece una exageración, pero la situación ofrece una lectura doble: por un lado, la crisis que atraviesa el Estado por la distorsión económica y, por otro, la recuperación de las actividades que no están mediadas por el aparato estatal.

Quienes continúan sufriendo la crisis de manera extrema son los beneficiarios de las políticas sociales en sectores como la educación, la salud y la alimentación. Muchos planes en estas áreas han sido abortados o se han debilitado.

Otros tuiteros plantearon: «Que un ingeniero petrolero renuncie a Pdvsa [Petróleos de Venezuela] para vender hamburguesas de 1 dólar, que una maestra deje la labor docente para montar un puesto de chicha, [que] un chófer de un ministerio se tenga que rebuscar taxiando, no son signos de recuperación económica, son signos de profunda crisis».

En todo caso, sin negar la grave crisis, habría que reconocer que la economía ha venido respirando después de la asfixia que sufrió años anteriores. Esta situación, sin embargo, desata un debate sobre el éxito de ciertos modelos económicos y la necesidad de algunos controles, al tiempo que pone en la mesa el cuestionamiento sobre el rol del Estado y su relación con el aparato productivo y la sociedad.

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link:https://chat.whatsapp.com/Ek2ap8h1tvgDWxnz8BrYbO

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí:https://t.me/diarioprimicia

Lea También:
error: