Hogar

Otros usos de la leche

Puedes pulir y renovar elementos de plata hasta embellecerte la piel.
viernes, 15 noviembre 2019
leche
Cortesía | Puedes pulir y renovar elementos de plata

Sí, generalmente ingerimos leche porque es necesaria para nuestro organismo y la ingerimos en varias recetas de comida y postres pero la verdad también tiene otros usos y va desde la limpieza en el hogar hasta el cuidado de la piel.

 

Pulir plata

Puedes pulir y renovar elementos de plata frotándolos con un paño suave empapado en leche. Si los objetos tuviesen manchas, simplemente sumérgelos en leche agria (o leche con un poco de vinagre) y deja en remojo unos 30 minutos. Retira y frota con un paño suave, puliendo y quitando manchas casi de forma mágica.

 

Limpiar charol y cuero

Puedes limpiar el charol y dejarlo como nuevo frotando sobre las manchas, o sobre toda la pieza, con un paño empapado en leche. Friega suavemente, y luego repasa con un paño suave y limpio para dejar los elementos como nuevos.
Haz lo mismo sobre los elementos de cuero, limpiando primero sobre la zona manchada y luego sobre toda la pieza, para evitar que se formen marcas.

 

Quitamanchas

La leche es excelente para quitar manchas de la ropa, incluyendo marcas de tinta.
Vierte un poco de este alimento sobre la zona afectada, deja remojar durante medio a un día, y luego lava como de costumbre. Verás las prendas renovadas y libres de manchas, una solución ideal para los guardapolvos escolares.

 

Para el cuidado y la belleza del cuerpo

Cleopatra se bañaba en leche, y no es una sorpresa, pues recibía con ello todas sus bondades en su cuerpo. Por ejemplo, la piel se torna tersa, suave y libre de asperezas si haces una pasta de leche en polvo y agua, aplicando sobre la piel con un suave masaje para renovarla y rejuvenecerla en 30 a 60 minutos. Luego, enjuaga la máscara con agua templada y seca delicadamente.
Puedes lograr un efecto similar en todo el cuerpo si en tu próximo baño de inmersión agregas al agua de la tina media taza de leche en polvo.

Si tienes las manos ásperas, agrietadas y sucias luego de tus labores, simplemente prepara una pasta de harina de avena y leche. Frota tus manos, codos y pies con esta mezcla, deja actuar por unos minutos, y enjuaga con agua templada.

 

Aumentalos sabores

La leche puede ayudarte a aumentar el sabor de ciertos alimentos, como el pescado congelado.
Cuando lo saques del congelador, sumérgelo en un baño de leche común hasta que se descongele, y cocina regularmente. Notarás el pescado como si estuviese fresco y recién capturado.

Lea Tambien: