Especiales

Tonga: Estragos de la erupción de un volcán submarino

Se estima que existen aproximadamente cuatro mil volcanes por cada millón de kilómetros cuadrados en el fondo del océano Pacífico.
martes, 18 enero 2022
Cortesía | Hasta 80.000 personas pudieron haber sido afectadas en la población

Los volcanes submarinos vuelven a llamar la atención en todo el mundo luego de la erupción del Hunga Tonga-Hunga Ha’apai, el pasado sábado 15 de enero.

De acuerdo a un artículo de CNN, la erupción del volcán ubicado cerca de Tonga probablemente fue la más grande que se haya registrado en cualquier parte del planeta en los últimos 30 años.

Este volcán fue identificado como de tipo submarino, por el Programa de Vulcanismo Global del Instituto Smithsoniano.

La fuerte erupción permitió que imágenes desde el espacio pudieran captar el estallido en tiempo real, cuando se generó una enorme columna de ceniza, gas y vapor que llegó a los 20 kilómetros en la atmósfera.

Al mismo tiempo, las olas de un tsunami golpearon en el Pacífico, afectando Hawái, Japón y la isla más grande de Tonga: Tongatapu.

Más activos

Los volcanes submarinos, como su nombre lo indica, son los que se encuentran bajo el agua. 

La Universidad Estatal de Oregon (OSU, por sus siglas en inglés) indicó que este tipo de volcanes generan alrededor de tres cuartas partes de la producción anual de magma en el planeta.

“Los sistemas volcánicos más activos de la Tierra están ocultos bajo un promedio de 2.600 metros de agua (…) Un sistema global de dorsales oceánicas genera aproximadamente 75 % de la producción anual de magma; se estima que se emiten 3 kilómetros cúbicos de lava”, añadió la OSU.

Por su parte, el departamento de Sismología Chile, mencionó que las dorsales oceánicas son “cordilleras o cadenas montañosas submarinas de origen volcánico”.

Una publicación llamada Geofisicosas, del Instituto de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam), resaltó que en 2004 los volcanes submarinos representan el 80 % del volcanismo en el mundo.

Dicha cifra concuerda con el porcentaje sobre la producción anual de magma en el planeta.

Asimismo, la OSU estima que existen aproximadamente cuatro mil volcanes por cada millón de kilómetros cuadrados en el fondo del océano Pacífico.

“Entonces hay más de un millón de volcanes submarinos (…) Quizá hasta 75.000 de estos volcanes se elevan más de media milla (1 kilómetro) por encima del fondo del océano”, agregó.

De acuerdo a la OSU, al igual que los volcanes continentales (los que son vistos sobre tierra), los submarinos son más comunes en los lugares donde las placas tectónicas se acercan o se separan.

No obstante, el Servicio Geológico Mexicano (SGM) indicó que las placas tectónicas son rígidas y cuando se mueven e interactúan entre sí, no se deforman de gran manera, excepto en los bordes donde sí registran cambios muy importantes.

Los movimientos tanto de separación como de acercamiento entre las placas resultan en “la mayor parte de la actividad volcánica y sísmica de la Tierra, así como el origen de los sistemas montañosos”, de acuerdo a la SGM.

Aparte de la formación de volcanes por el movimiento de las placas tectónicas, también se pueden crear volcanes submarinos en los “puntos calientes”.

“(Son) conductos, inmóviles o relativamente inmóviles, que comunican la superficie con las profundidades (hasta 2.900 km) de la Tierra y en los cuales ocurre un movimiento vertical del magma”, apuntó la Universidad de Costa Rica.

La OSU acotó que “los puntos calientes dejan ‘huellas’ lineales de montes submarinos a través de las cuencas oceánicas y construyen algunos de los mayores volcanes de la Tierra”.

Los daños

Una nota de BBC resaltó que hay reportes de daños significativos en la nación insular de Tonga, ubicada en el Pacífico Sur.

Sin embargo, la erupción volcánica que generó un tsunami el sábado 15 de enero dejó graves problemas de comunicación para tener un análisis completo de la situación.

Las autoridades no han confirmado ningún fallecido pero las comunicaciones se paralizaron, lo que impide que se pueda establecer una escala de los destrozos que causó la erupción y posterior tsunami.

El hermano de una mujer británica relató que la ciudadana murió luego de ser arrastrada por las olas. Se trató de Angela Glover, de 50 años de edad, quien intentaba salvar a sus perros cuando se la llevó el agua.

Por otro lado, a diez mil kilómetros de distancia de la erupción, al norte de Perú, dos personas se ahogaron en una playa.

Dos mujeres se encontraban en la playa llamada Naylamp, en la provincia de Chiclayo, cuando fueron superadas por un oleaje anómalo, según el reporte de la policía peruana.

“Se han informado daños significativos a lo largo de la costa occidental de Tongatapu, incluidos los centros turísticos y la zona costera del norte de Nuku’alofa”, publicó en Facebook la Alta Comisión de Nueva Zelanda en Tonga.

“Queda una gruesa capa de ceniza en Tongatapu”, agregó. Además existe una gran preocupación sobre la situación en las islas exteriores remotas.

Polvo e inundación

Australia y Nueva Zelanda activaron vuelos de vigilancia para buscar obtener más información, por lo que las autoridades revelaron que se registraron “daños significativos” a lo largo de la costa occidental de Tongatapu, en la isla principal de Tonga.

No obstante, la Cruz Roja dio un mensaje alentador en el que aseguró que los daños podrían ser menos graves de lo que se temía, según los últimos informes.

“Creemos que, a partir de la información que podemos reunir, en esos núcleos importantes de población no es tan catastrófico como pensábamos al principio, lo que realmente es una buena noticia”, indicó Katie Greenwood, que coordina la respuesta de la organización desde Fiyi.

Greenwood comunicó que se necesita ayuda con urgencia ya que “podría haber hasta 80.000 personas en Tonga afectadas por la erupción en sí o por la ola del tsunami y la inundación como resultado de la erupción”.

Añadió que “eso fue un shock para la gente, por lo que tenemos cierta preocupación por esas islas exteriores y estamos muy interesados en saber de la gente”.

Los residentes de la población insular definieron a Tonga como un paisaje lunar, luego de que el territorio quedara cubierto por una capa de ceniza volcánica.

Dicho polvo ha contaminado los flujos de agua, por lo que la población necesita agua fresca. Las autoridades hicieron un llamado a beber agua embotellada y usar mascarillas para proteger los pulmones de las personas.

Mientras el cielo se cubría de ceniza, las personas intentaban huir en autos desde las zonas más bajas.

Horas después, las líneas telefónicas y de Internet dejaron de funcionar en Tonga, dejando incomunicados a los más de 100 mil residentes de la isla.

Aunque informaron que se estaba restableciendo la energía en algunas partes de la población insular, la situación seguía siendo desconocida en algunos lugares en la costa. Incluso algunas islas menores quedaron completamente cubiertas por el agua.

Aislados

Una nota de AFP identificó a Tonga como aislada del resto del mundo este lunes 17 de enero, dos días después de la erupción del volcán submarino que paralizó las comunicaciones en la población.

Expertos alertaron que la conexión a Internet podría continuar interrumpida por varias semanas para toda la población, ya que se cortó un cable de comunicaciones submarino.

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, declaró el domingo que los daños son significativos.

“Sabemos que el agua es una necesidad inmediata”, explicó Ardern a la prensa, y acotó que Nueva Zelanda depende de los teléfonos por satélite para comunicarse con el país.

Por otro lado, el ministro de Defensa de Nueva Zelanda explicó por su parte que el país insular había logrado restablecer la electricidad en “grandes partes” de la ciudad.

Sin comunicación, los tonganos que están fuera de su país intentan con desesperación hablar con sus seres queridos.

“No puedo contactar con mi familia, no hay comunicación”, relató Filipo Motulalo, un periodista de Pacific Media Network, a AFP. “Nuestra casa está entre las cercanas a la zona que ya se inundó, así que no sabemos cuántos daños hay”, afirmó.

Los tonganos en el extranjero han mostrado su preocupación, en especial por los ancianos que se enfrentan al aire lleno de polvo volcánico.

“Creo que lo peor es el apagón y el hecho de que no sabemos nada”, indicó.

Dean Veverka, director de redes de Southern Cross Cable Network, apuntó que el Internet podría estar cortado durante dos semanas.

“Estamos recibiendo información imprecisa, pero parece que el cable quedó cortado”, dijo. “La reparación podría llevar hasta dos semanas”.

Southern Cross está ayudando a Tonga Cable Limited, propietaria del cable de 872 kilómetros que une el país insular con Fiyi, y desde allí con el resto del mundo.

Primero se creyó que la avería se debía a un corte de energía tras la erupción. Pero las pruebas posteriores, una vez restablecido el suministro eléctrico, indicaron que se trataba de una rotura en el cable.

No es la primera vez que Tonga queda aislada del mundo. En 2019 quedó incomunicada por dos semanas luego de que el ancla de un barco cortara 

Más estudios

Los expertos estudiarán las causas del tsunami que generó olas no solo en las islas cercanas a Tonga, sino también en las playas alrededor del océano Pacífico.

Se maneja que las olas se pudieron generar por las ondas de presión de la explosión o que el desplazamiento del agua fue resultado de un colapso invisible de parte del volcán debajo de la superficie del océano.

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/IRw6IXFYgK25m8tLpx3lKk

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí:https://t.me/diarioprimicia

Lea También:
error: