Niños y Jóvenes

Miranda Betancourt: Artista de la gimnasia

Tiene 8 años y pertenece a la Escuela Dancing Queens de Puerto Ordaz. Cuando sea grande quiere ser veterinaria.
domingo, 05 mayo 2019
Jesús Abinazar | Espera llegar muy lejos

Miranda Betancourt es una pequeña guayanesa de 8 años que a su corta edad logra destacar en la disciplina de gimnasia rítmica y danza acrobática.

Se forma desde hace 3 años en la Escuela de Gimnasia Rítmica Dancing Queens con la profesora Hecdis Pinto.

Es una niña inteligente, risueña, de ojos expresivos, educada y talentosa. Acude a la cita de la entrevista lista, dispuesta, sin nervios y luciendo su hermoso vestuario.

Hoy revela un poco de su historia.

Entre deporte y arte
Es hija de Dinorella y José Betancourt. “Ellos siempre me apoyan. Me han enseñado muchas cosas y además siempre me acompañan a las presentaciones”, detalla la niña.

Miranda estudia tercer grado de educación básica en la Escuela Manuela Sáenz. Su llegada a Dancing Queens llega tras la búsqueda de sus padres de incluirla en una actividad extracurricular.

A ella siempre le gustaba bailar así que los padres comenzaron a tantear las opciones. Se abrió la oportunidad en Dancing Queens y no dudaron en inscribir a su hija.

La gimnasia rítmica no es precisamente una expresión de arte puro, aunque se nutre mucho de este, es más bien una disciplina deportiva.

En el trabajo del cuerpo, en la preparación física para las rutinas, es en donde coincide con la danza. Además como explica la profesora Pinto, es fundamental el ballet clásico, la danza contemporánea, la expresión corporal para poder contar las historias en las coreografías, o exhibiciones de los números estudiados.

Recomienda la instructora que las niñas que quieran prepararse en esta disciplina lo hagan desde muy pequeñas.

Se comienzan con asignaciones sencillas, juegos, hasta ir elevando la intensidad dependiendo de la edad y de la capacidad que desarrolle la alumna.

Diario de una artista

“Me gusta todo eso de la danza acrobática, de la gimnasia rítmica. Practico dos días a la semana, miércoles y viernes”, explica la atleta.

“Iniciamos con el calentamiento para preparar el cuerpo, luego hacemos unos ejercicios y después trabajamos en las coreografías”, describe la entrevistada sobre la rutina de cada clase.

En estos tres años en la escuela de gimnasia ha podido notar el fruto de todo el esfuerzo, las horas y horas de entrenamiento.

Ha complementado su preparación deportiva con la parte artística: la danza.

Miranda muestra su flexibilidad al hacer figuras, desplazarse en el escenario, armar poses y cumplir con coreografías de exhibición.

Pies y extensiones perfectas. Carisma, expresión, uso de las manos, el rostro, resistencia. Son algunas de las palabras que se vienen a la mente al ver el trabajo de esta pequeña gran atleta.

Dancing Queens se ha integrado al movimiento de danza en la ciudad lo que ha permitido mostrar el trabajo en diferentes galas. También en conjunto con otras academias de gimnasia realizan festivales en la ciudad en donde niñas como Miranda, pueden mostrar lo que han aprendido.

Miranda recuerda con cariño una presentación en diciembre de 2018 en el festival de Hope Dance en donde tuvo la responsabilidad de hacer un solo.

Crecimiento

Miranda cuenta con emoción como comenzó primero con ejercicios básicos y poco a poco la “profe” le ha ido aumentando la dificultad.

Hace poses “manos libres”, demuestra una gran plasticidad. Ya trabaja diferentes elementos en sus rutinas: pelota, cintas, maza y aro.

No descuida sus estudios. Cumple con todas sus tareas y se organiza para poder asistir sin problemas a las prácticas.

Pero cuando está en casa disfruta pasar horas y horas viendo videos de baile, de rutinas de gimnasia. Se la pasa brincando, haciendo piruetas.

Genuina
La niña disfruta todo lo que está viviendo con la gimnasia y espera tener más años en esta disciplina.

Le gustan los animales, en especial los perros, de hecho en casa tiene uno llamado “Loli”, a quien da mucho cariño.

Es por eso que: “cuando sea grande quiero ser veterinaria”, dice con seguridad. Su color favorito es el blanco y su fruta predilecta, el cambur.

Su mensaje a otras niñas es claro: “que se atrevan a conocer, que se inscriban para aprender gimnasia rítmica”.

 

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/G1A3T9ZMeGbLSwky655UNo

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia