Especiales

Monseñor Helizando Terán: Me llevo el calor y el amor de toda la gente

El sacerdote habló sobre su gestión al frente de la Diócesis de Ciudad Guayana como una “experiencia enriquecedora” que se extendió por cuatro años y cinco meses.
miércoles, 18 mayo 2022
Archivo PRIMICIA | Monseñor Helizando Terán asumirá como el cargo de Arzobispo Coadjuntor de Mérida

Como una escuela de aprendizaje y madurez definió el monseñor Helizandro Terán Bermúdez su gestión como obispo de la Diócesis de Ciudad Guayana.

El sacerdote agustino relató que esta fue su primera experiencia como obispo en una diócesis.

“Ha sido una experiencia, yo la diría enriquecedora (…) Uno va madurando en el ministerio, acomodando cosas, te vas dando cuenta de otras realidades”, relató a PRIMICIA.

En cuanto al trabajo pastoral, Terán resaltó que “ha sido un trabajo hermoso”, en especial por la tarea de estar en el sur de la entidad.

“Visitar el sur de la Diócesis de Ciudad Guayana, de Upata hacia abajo: El Callao, El Dorado, Las Claritas, toda esa zona. Ha sido una experiencia sin precedentes”, acotó.

También realizó labores en las parroquias indígenas, tratando de satisfacer las necesidades de la población en la manera de lo posible.

El zuliano destacó la labor que se ha llevado a cabo en la Catedral de Ciudad Guayana, encabezada por el padre Gerardo Moreno, quien se ha encargado de animar a la comunidad que se ha formado en torno a la construcción del templo.

“Espero que siga creciendo. Me voy muy contento”, contó quien fue obispo de Ciudad Guayana por casi cinco años.

Cariño y aprecio

Helizandro Terán Bermúdez nació el 7 de junio de 1965. Ingresó a la orden de San Agustín y llevó a cabo su primera profesión religiosa en 1992.

El 29 de julio de 2017 fue nombrado obispo de la Diócesis de Ciudad Guayana.

Casi cinco años después, el 19 de marzo de 2022, el Papa Francisco anunció su nuevo cargo como Arzobispo Coadjuntor de Mérida.

El monseñor destacó que se lleva muchísimas cosas de su paso por el estado Bolívar, entre eso una madurez en el trabajo episcopal.

“Me llevo el calor y el amor de toda la gente que de una u otra forma ha sido cercana, el aprecio, el cariño. Vives por ellos, trabajas por ellos, esa es la función del pastor”, expresó.

El sacerdote zuliano indicó que la Diócesis de Ciudad Guayana es relativamente joven y espera que el próximo obispo continúe con las líneas que ha dejado estos años.

Terán invitó a la feligresía guayanesa a que se mantengan fieles a Cristo como un aspecto indispensable.

“Que se mantengan fieles a la fe, que logren tener esa experiencia profunda. Que Dios les ama y nos lleva siempre en su corazón. Todos cabemos en el corazón de Dios”, afirmó.

El monseñor instó a la población a seguir construyendo su experiencia en Dios. “Es bueno, es padre, misericordioso. Que sigan caminando entre vicisitudes, centrados y sustentados en la fe”, agregó.

Renovación

Al consultarle sobre el mensaje para el próximo obispo, destacó que en Ciudad Guayana se tiene que ir madurando en el proceso de renovación diocesano que se había interrumpido por la pandemia de covid-19.

Instó a retomar las actividades que no se habían realizado y continuar con el dinamismo del proyecto diocesano.

“Repotenciar todo el trabajo de la creación de comunidades cristianas, toda la tarea. La labor pastoral debe atender a eso, a establecer auténticas comunidades cristianas”, enfatizó.

Acotó, dentro de los consejos para su sucesor, el seguir impulsando la renovación pastoral, iniciativa que comenzó Ubaldo Santana, en su paso por la Diócesis de Ciudad Guayana.

Acerca de los retos para la iglesia en el estado Bolívar, Terán admitió que está el mantener la atención que dan, además de la pastoral.

Asimismo, están trabajando en la asistencia y apoyo que ofrecen a través de organismos como la Pastoral Social y Cáritas.

“Lo importante de la iglesia, el eje fundamental del trabajo, es siempre promover y querer que los feligreses tengan una vida digna y en abundancia”, mencionó.

Luego de varias despedidas en las diferentes parroquias de la Diócesis que dirigió por más de cuatro años, el sacerdote zuliano resaltó el cariño y el afecto que le mostró la gente en las eucaristías para dejarle una palabra de aliento.

“Siempre hay sentimientos encontrados. Se siente esa nostalgia porque te vas pero estás preparando el corazón para lo que viene”, destacó.

Espectador

El monseñor Helizando Terán indicó que se va a la Arquidiócesis de Mérida con otra nueva realidad por conocer. “Voy un poco como espectador para ver y conocer, así como cuando vine a Guayana”, resaltó.

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/Iq7l7qcoUS50TdOV3MBxQ6

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí:https://t.me/diarioprimicia

error: