Especiales

Medicina naturista como alternativa

Medicamentos naturales se han vuelto un boom en la sociedad venezolana.
martes, 08 octubre 2019
Ángel García | La medicina naturista ha estado en la sociedad desde hace muchos años

La medicina naturista ha existido desde hace miles de años, fue la base de la medicina actual y es el principal ingrediente de algunos fármacos.

Gracias al avance de la tecnología, la sociedad ha ido desarrollando los famosos fármacos para contrarrestar diversas patologías. Sin embargo, especialistas en el área naturista sostienen que en la mayoría de las ocasiones es preferible optar por medicamentos naturales, en vista de las propiedades y ventajas que estas poseen.

En contraparte, los médicos prefieren el uso de fármacos como la solución, en vista de que acudir a la medicina natural es como “volver a la edad media”.

Medicina natural

Christian Cifuentes, graduado como naturópata en el Centro de Estudios Superiores de Naturopatía y Terapias Complementarias, actual Federación de Naturología Cuántica, ubicada en Caracas, asegura que mientras menos procesos químicos tenga lo que el ser humano consume, menos reacciones adversas tendrán en el organismo humano.

Cifuentes lleva 30 años vendiendo productos naturales, actualmente tiene una tienda naturista en el mercado municipal de Unare. Él rige su ejercicio por el dicho hipocrático “antes que nada, no dañar” y en eso basa su profesión. Sostiene que todas las medicinas son alternativas, por ende va a depender del tipo de situación y patología que se desee atacar el tipo de medicina que se va a implementar.

No obstante, para él, en condiciones naturales es conveniente optar por algo más inteligente y menos invasivo.

“Debido a la situación país, muchas personas han acudido a ingerir muchos carbohidratos simples, productos refinados y gran cantidad de embutidos que lo único que hacen es entorpecer el milagro de la vida al ingerir sustancias que no son nutrientes”, comenta Christian, “la gente come lo que enferma”.

Ante esto, Cifuentes es un fiel creyente de que la respuesta a los males que aquejan a los ciudadanos es la medicina natural.

Es importante destacar que este tipo de medicina y la medicina tradicional tienen algo en común: la delicada situación de la automedicación.

Si bien Cifuentes afirma que lo natural trae menos consecuencias que los fármacos, también sostiene que “no se meta a brujo el que no conoce de hierbas”, es decir, si la persona no tiene conocimientos de los tipos de plantas, sus propiedades y las cantidades adecuadas para su consumo, él asevera que no tome decisiones sin consultar a un profesional para dilucidar las incógnitas .

“Las plantas afectan cuando las personas desconocen en qué casos hay que consumirlas y qué tipo hay que consumir”, acota, por ende es una situación delicada, ya que con todo tipo de medicinas siempre se corre el riesgo de sufrir una sobredosis o que, en casos peores, el efecto sea más adverso que la misma enfermedad.

Enfocado a sanar

Christian alega que más que ir a la cura del síntoma, se debe dirigir a la cura de la causa que ocasiona la patología, de tal manera se sabe qué medicamentos pueden funcionar para sanar a la persona y, en algunos casos, aconsejar una dieta específica para ayudar a la mejora del organismo.

Esto se debe a que la mayoría de las enfermedades se debe a que el ser humano consume alimentos que son perjudiciales para su cuerpo, sobre todo en vista de la delicada situación económica y la difícil capacidad de adquisición de alimentos del ciudadano común.

También agrega que “dependiendo de la patología que tenga la persona, hay indicaciones específicas que seguir”, y hace énfasis en que las indicaciones son individualizadas, ya que cada organismo es diferente.

Las consecuencias del consumo de este tipo de medicinas radica en el enfoque, ya que si el mismo no es el correcto, todo lo que se haga detrás de él irá por el mismo camino, es decir, si se ingiere lo inadecuado, acarreará consecuencias.

En estos casos, Cifuentes sostiene que si el medicamento no es indicado por un profesional en el tema, tendrán contradicciones y consecuencias, por ello es necesario asegurarse de chequearse con un especialista en la materia.

Entre las muchas consecuencias que puede traer el incorrecto consumo de este tipo de medicinas, las más comunes son trastornos digestivos, náuseas, vómito, diarrea y en casos excesivos, la muerte, esto último suele suceder si se consumen en grandes cantidades de forma indebida).

“Los daños secundarios son mucho menores, salvo contadas excepciones, que los que inducen los fármacos”, razona.

Asimismo, afirma que las enfermedades no se curan, sino la persona como tal. Y agrega que la patología no solo es ocasionada por condiciones físicas, sino que el factor emocional juega un papel muy importante, ya que son capaces de repercutir a nivel físico.

Concluye en que las patologías más frecuentes por las que los guayaneses acuden a su negocio es para desparasitantes, tratamientos para problemas bronquiales respiratorios, estreñimiento, depurativos para las intoxicaciones, medicinas para tratar la hipertensión y melatonina para problemas de sueño.

Medicina tradicional

Hugo Lezama, secretario general del Colegio de Médicos del estado Bolívar seccional Guayana, alega que la sociedad venezolana está “retrocediendo en forma veloz a la edad media, las bases de la ciencia no deben detenerse”, haciendo referencia a la medicina naturista como opción inmediata para una gran parte de la sociedad del país.

Apesar de que gran mayoría de los fármacos son preparados con ingredientes naturales, Lezama es partidario de que la mejor opción es acudir a la medicina tradicional.

Considera a la medicina natural como una alternativa cuando ya no hay más opciones, o cuando el paciente no tiene el poder adquisitivo para comprar los fármacos indicados.

Alega que ha tenido muchos pacientes que han muerto por el consumo de la planta epazote (utilizada en México para tratar diversos dolores). También han habido pacientes que acuden con una anomalía de la cual desconocen el motivo y, cuando comienzan a indagar, se debe a la ingesta de plantas.

Asegura que el problema radica en que la industria farmacéutica está en declive y la mayoría de los laboratorios internacionales se han ido del país, quedando los nacionales (los cuales alega que no son aptos para las necesidades de la población).


Testimonios

Valentina Cifuentes, una chica de 20 años de edad, sufría de dolores en la rodilla debido al consumo desmedido de dulces, a lo que etiquetaron como “acidificación” y falta de consumo de calcio.

Ante esto, Valentina comenzó a tomar cloruro de Magnesio, que le fue recomendado por un naturista. El dolor lo tenía desde hace muchos años, sin embargo no había tomado acciones en el asunto.

Desde hace dos meses comenzó a tomar una copa pequeña de cloruro de Magnesio en las mañanas, en ayunas, y otra antes de dormir.

Luego de 20 días de tomar este remedio, comenzó a notar una gran mejoría y hasta la actualidad, no ha tenido inconvenientes ni se le han vuelto a manifestar los dolores.

Otra chica de la misma edad fue diagnosticada con problemas para conciliar el sueño y también de estrés. No descansaba lo suficiente y se pasaba el día con cansancio.

Un médico internista le recetó tomar Alprazolam y a tomar reposo absoluto para que lograra conseguir algo de descanso. Sin embargo, pese a que mejoró de manera considerable, seguía teniendo los mismos problemas de sueño.

Ante esto, para no seguir con el consumo del fármaco y generar adicción, le indicó que tomara Melatonina cada vez que tuviese problemas para conciliar el sueño.

La chica alega que cada noche que toma la pastilla, al día siguiente se siente descansada y lista para afrontar el día.

 

 

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link:https://chat.whatsapp.com/BNoMZwKUeWk9GJtyJhjYL6

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia

error: