Especiales

Maestros luchan con las trabas para seguir educando en pandemia

Un acuerdo entre la ONU y la Unesco fijaron el Día Mundial de la Educación cada 1 de abril.
jueves, 01 abril 2021
Cortesía | Las aulas están vacías desde hace más de un año

La pandemia por covid-19 ha acentuado las trabas para continuar la educación, pero los maestros siguen motivados por sus alumnos para seguir cumpliendo con su labor.

Cada 1 de abril se celebra el Día Mundial de la Educación, proclamación que se llevó a cabo por los acuerdos entre la Organización para las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

El objetivo de este día es informar sobre los problemas en el acceso a la educación que tienen los niños en la sociedad.

Perla Macuare es maestra de dos secciones de sexto grado y expresó que la educación se basa en el aprendizaje de valores, los cuales se han visto limitados por la pandemia.

Señaló que los niños y jóvenes están siendo privados de ir a sus colegios, de compartir, del contacto con otros niños y sus maestros, que es fundamental.

“Hay desmotivación. Han caído en depresión y esos niños son los más perjudicados porque al no tener esa figura paterna y materna que los impulsa, son los maestros que llenan ese vacío”, mencionó.

Macuare admitió que se entristece al escuchar a sus alumnos decir que extrañan las clases y necesitan asistir al colegio pero entiende que es importante la cuarentena como contención ante el covid-19.

“Eso parte el alma, pero por el bien de todos debemos seguir educando desde casa”, resaltó la docente.

La maestra lamentó que lo más difícil de educar durante la pandemia ha sido la falta de internet y de acceso a la tecnología.

Reveló que muchos de sus alumnos para lograr cumplir con sus asignaciones piden las claves del internet de los vecinos o en ocasiones llegan a “robar la señal”.

“Pido al que tenga internet, facilite esa ayuda al niño o niña que lo necesite para sus tareas. Mi teoría es que el más necesitado, el que más le costó estudiar, es el mejor profesional del mañana”, destacó.

Macuare atienda a 86 niños a distancia, de los cuales 45 logran entregar sus tareas diarias, a cualquier hora, en ocasiones pidiendo un teléfono prestado a amigos o familiares para enviar sus actividades.

“El resto, los 41 alumnos buscan las maneras de hacerme legar las tareas si me ven o por el patio de mi casa allí dejan los cuadernos”, relató.

Aseguró que para este final del segundo lapso, todos sus alumnos han logrado cumplir con las asignaciones, a pesar de las dificultades.

“Querer es poder. Está siendo difícil más no imposible”, acotó la educadora.

Dinámica más compleja

Según la Unesco, hay 262 millones de niños y jóvenes sin estar escolarizados en la actualidad en el mundo.

Además anunciaron que cuatro millones de niños y jóvenes refugiados no pueden asistir a la escuela.

Mientras que, 617 millones de niños y adolescentes no pueden leer ni manejan los rudimentos del cálculo, de acuerdo a cifras de la Unesco a inicios de 2021.

Wendy Zambrano es coordinadora de quinto y sexto año en la Escuela Técnica Comercial Andrés Bello.

Como docente en las especialidades de Informática y Turismo, Zambrano acotó que la dinámica de acompañamiento en el proceso de aprendizaje se ha vuelto más compleja.

“En la educación a distancia no se observa adecuadamente la evaluación y apropiación de los conocimientos de los alumnos (…) Se ha perdido un poco la estructura de rutina que se imparten a través de las clases presenciales”, afirmó.

Zambrano coincide con Macuare en que la dificultad más resaltante para la educación durante el año de pandemia ha sido la utilización de los recursos tecnológicos.

“Los alumnos no poseen los recursos tecnológicos, no cuentan con los dispositivos para hacer sus tareas escolares”, señaló.

Explicó que aunque existen las asesorías pedagógicas y otras plataformas para apoyar el proceso educativo, la falta de esos recursos “limita el buen desarrollo de los contenidos a evaluar”.

La profesora añadió que también existen dificultades económicas, las cuales son más complicadas de sortear. Además de la salud, un tema importante durante la pandemia.

“Si no hay garantías de jornadas de vacunación en toda la comunidad educativa, tanto para el personal docente, administrativo y obrero, como a los alumnos es bastante difícil el retorno a clases. Si no hay esa garantía de inmunización es complejo”, apuntó.

Aunque confesó que se ha vuelto bastante difícil el seguir educando, la motivación siguen siendo sus alumnos. “A pesar de las dificultades, ellos merecen una educación de calidad”, dijo.

El artículo 26 de la Declaración de Derechos Humanos señala que toda persona tiene derecho al acceso a la educación.

“El niño tiene derecho a recibir educación, que será gratuita y obligatoria, al menos en las etapas elementales”, explica el artículo 7 de la Declaración Universal del Niño.

De acuerdo a los indicadores sociales de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (Inso-Encovi), el 89,4 % de la población entre 15 y 64 años alcanza al menos la primaria completa en Venezuela para el 2020.

En dicho estudio resaltaron que el 78,6 % de la población con edades comprendidas entre los 20 a 24 años tienen la educación secundaria completa.

Sobre la marcha

Por la pandemia de covid-19, la educación en el mundo cambió de la modalidad presencial a ser de forma virtual.

María Elena Latuff, rectora de la Universidad Nacional Experimental de Guayana, comentó que en Venezuela el cambio de presencial a virtual se desarrolló sin interrumpir el proceso educativo en todos los niveles.

“Sobre la marcha se fueron adecuando los recursos e involucrando a la familia, a otros actores en la formación de los niños, jóvenes”, agregó.

La rectora señaló que la modalidad virtual es compatible con los contenidos teóricos y muchos de los prácticos.

“Hay contenidos prácticos que por su naturaleza se dificulta su desarrollo, tal es el caso de los laboratorios. Hay que diseñar estrategias particulares para desarrollar estos contenidos”, explicó.

Latuff recordó que, ante el decreto de pandemia, el Ministerio para la Educación Universitaria en conjunto con las universidades diseñaron el Plan Universidad en Casa.

Reveló que en dicho plan se sistematizaron un conjunto de experiencias en materia de educación no presencial.

La rectora mencionó que “se ha permitido fortalecer los procesos educativos en todas las universidades incorporadas al plan”.

Resaltó que hay varios aspectos en transformación en la actualidad para mejorar cada día más como adecuar contenidos, recursos de aprendizaje, sistemas de evaluación, normas, formación del personal y flexibilización en los procesos.

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/Jv2hzmldg1SH1EaFbjb6h2

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia

Lea También:
error: