Especiales

La violencia de género en la cotidianidad

El 62% de los casos en el estado Bolívar se concentran en el municipio Caroní.
lunes, 25 noviembre 2019
Archivo PRIMICIA | Es importante resaltar la valentía y fortaleza que tienen las mujeres al salir de esta situación

Nunca volví a verlo igual, ni a él ni a nadie que me rodeaba. La cercanía de las personas hacia mi cuerpo me daba miedo. Comencé a ver bajo, no alzaba la mirada, me daba vergüenza. Él intentó acercarse de nuevo a mi, su voz hacía que mi cuerpo se estremeciera, lo quería lo más lejos posible.

Lloraba muchas veces al día, normalmente a solas, pero mucho más cuando veía mi cuerpo al bañarme, no me reconocía. Mi piel ya no era del mismo color, tampoco tenía la misma textura, estaba vieja, áspera, descuidada y moreteada.

Las noches eran largas, oscuras y solas, tenía miedo de que entrara al cuarto y sin ninguna excusa volviera a golpearme. Su expresión no salía de mi cabeza la cara roja, los dientes apretados y sus ojos con las pupilas dilatadas… no parecían de una persona, parecían de un animal. Sus palabras aún las recuerdo “no eres nadie sin mi”, “si no fuera por mi, estarías en la calle”.

Me maquillé muchas veces, usaba suéteres y camisas manga larga, poco sonreía, no miraba a nadie a los ojos. Dejé de sentir… de creer, de quererme. Me convertí en una más de las que callaban.

Esta fue la historia de una joven que decidió no identificarse, por miedo, por miedo a que se pueda repetir el mismo acontecimiento, por miedo a perder su vida.

Fortaleza
Las preguntas frecuentes acerca de la violencia de género, siempre van dirigida a la víctima con un tono de sorpresa: ¿Por qué no lo denunciaste antes?, ¿por qué no dijiste nada?, o en su caso, en vez de ayudar la situación juzgan con comentarios como: “no dijiste nada por masoquista”, “eso te lo buscaste tú, tú te casaste con él”, entre otras premisas.

Esta es unas de las razones por las cuáles las mujeres han tomado la opción de no hablar, no solo por miedo a su agresor, sino también por temor a cómo será vista por la sociedad.

Sin embargo, a pesar que de este tipo de casos se sigue evidenciando, por el incremento de los casos, que las personas se han ido sensibilizando y mostrando su apoyo con respecto a este tema.

Es importante resaltar la valentía y fortaleza que tienen las mujeres al salir de esta situación, ya que luego de vivirla la primera vez, tiende a generar inestabilidad emocional y psicológica.

Actualmente, son múltiples las instituciones que realizan jornada de concientización, conversatorios y talleres, o simplemente abren los espacios para escuchar a las víctimas y otorgarle el apoyo necesario.

Indicios
Suelen representar a la violencia de género por medio de los moretones y golpes en el cuerpo de la mujer, sin embargo se puede evidenciar en distintas formas.
El acoso y el hostigamiento es uno de ellos, puesto que invaden el espacio personas y la privacidad de la persona.

Otros de los casos comunes, hace referencia a las ordenes constantes dentro del hogar, cuando se exige la comida como obligación, o la permanencia constante dentro de la vivienda sin la posibilidad de salir a ningún evento social.

Uno de los tipos de violencia que ha aumentado en estos últimos tiempos, va dirigido a las redes sociales y la nueva era tecnológica, ya que existen nuevas exigencias. Por ejemplo, la hora de responde el teléfono, el tiempo destinado a las redes sociales y la restricción del uso del móvil, todo guiado y sesgado por celos.

A pesar de que se asocia la violencia de género en parejas, los victimarios también provienen de padres, jefes, compañeros de trabajo profesores e incluso de amigos. Es un hecho que se esta presentando en la cotidianidad de los seres humanos.

Muchas situaciones presentadas se enfocan en cómo la mujer sigue adelante luego del acontecimiento, ya que es la pareja, el papá o la persona quien se hace cargo de ella, por lo que dudan, sin embargo, las que han denunciado sienten un aire de libertad y encuentran las medias necesarias para volver a levantarse.

Tanto hombres como mujeres
A pesar de que la mayoría de los casos registrados son dirigido a mujeres, también se ha evidenciado que últimamente se ha incrementado la violencia intrafamiliar al género masculino. Según un informe publicado por el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) demostró que un 93% fueron hombres en el primer semestre del año, siendo los más vulnerables ante situaciones de violencia los de edades comprendidas entre 24 y 35 años, al igual que en 2018.

En su último informe publicado con respecto al primer semestre del año, se registraron 618 casos, para un total de 785 víctimas de violencia interpersonal.

Siendo en este caso las víctimas del sexo femenino un 7% en el informe. Sin embargo, llama la atención el incremento de casos registrados por violencia intrafamiliar, toda vez que en el primer trimestre del año se registraron 18 víctimas y en el segundo trimestre 40 víctimas, lo que representa un 122% de incremento entre un trimestre y otro.

Durante el año 2017, se totalizaron 74 víctimas del sexo femenino; en 2018, 80 víctimas y en el primer semestre de 2019, se contabilizan 58 víctimas, lo que establece una evidente tendencia a la alza, situación que nos obliga a hacer un llamado de atención, pues aunque a nivel estadístico se evidencia que la población masculina es la más vulnerable en materia de violencia, la realidad es otra respecto a la violencia de género, presumiendo, además, que existen más casos y situaciones que no son visibles ni denunciadas.

Por otra parte, el Ateneo Ecológico del Orinoco realizó una investigación acerca de la violencia de género, en el cual publicó que durante el año 2019, se registraron 31 muertes de mujeres por motivo de género sólo en el estado Bolívar. Esta cifra representa un 18,42% menos que en el año 2018, sin embargo, suma un total de 476 casos desde el año 2013.

Preocupación

En cuanto a los victimarios de los delitos contabilizados en el primer semestre de 2019, poco más del 50% son desconocidos; un 21% corresponde a funcionarios de organismos de seguridad; por último, aquellos cometidos por familiares o conocidos, representan cerca de un 10%.

El estado Bolívar se ha convertido en un foco de violencia constante que se mantiene en aumento. La mayoría de los casos de violencia registrados, un 62%, se concentra en el municipio Caroní. Dado que el acceso a la información de la zona sur del estado es limitado, el OVV Bolívar presume que las cifras pueden ser aún más elevadas, sin contar, además, que existen hechos que no son denunciados o difundidos en los medios de comunicación.

Nellis Hernández, directora general del Ateneo Ecológico del Orinoco, expresó su preocupación por el aumento de las cifras en el estado, además de resaltar la falta de registros acerca de este tema, ya que las instituciones del estado no han creado un informe constante acerca del tema, por lo que tanto el Ateneo, como el OBVV y otras organizaciones se han dedicado a registrar estos casos y llevar un balance.

A su vez, Hernández comentó que el más reciente femicidio ocurrió en el municipio Sucre, hace pocos días, la víctima fue asesinada a manos de su pareja declarando como móvil celos. Este patrón se repite cíclicamente.

No obstante, la psicóloga Milagros Hernández aseveró que luego de que una víctima pasa por el acontecimiento y supera la situación se convierte en una mujer nueva, capaz de enfrentar nuevos obstáculos en la vida.

“Es una etapa difícil de la vida, aún más cuando hay niños pequeños en casa, pero solo dependerá de la mujer seguir adelante”, afirmó.

2 a 3 mujeres son asesinadas en Bolívar a manos de sus familiares o allegados

 

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/HacpzrELbvs9AUtqSSlfsR

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia

Lea También:
error: