Especiales

Fundación El Tekeñazo: Una mano amiga al necesitado

Apelan a la solidaridad de empresarios y ciudadanos para ayudar a personas de escasos recursos.
sábado, 08 febrero 2020
Cortesía | La labor en el hospital de Guaiparo se hace de corazón

Más de 400 comidas entregan, cada sábado, Gilma Sandoval y todo su equipo de la Fundación El Tekeñazo en el hospital y a los privados de libertad de Centro de Coordinación Policial Guaiparo, en San Félix.

Cremas de auyama y tequeños preparados con mucho amor para tender una mano a esas personas que pasan por una situación difícil.

Sandoval decidió darle formalidad a su causa. Ya realizaba obras sociales siempre, tomando del mismo material de su negocio El Tekeñazo, pero era hora de hacerlo más grande y tener planes permanentes y autosustentables.

Se formalizó la fundación hace 4 años y desde entonces no ha parado.

El trabajo es 24/7; pues no solo cada semana tienen como meta la preparación de los alimentos, además de las rutinas habituales de la marca El Tekeñazo, de amplia trayectoria en Guayana, tienen un programa para atender peticiones de medicinas.

“Al día recibimos entre 10 y 15 mensajes mínimo sobre solicitudes de medicamentos, algunos los tenemos y otros difundimos la información para ver cómo los conseguimos. Apelamos a la solidaridad de los guayaneses”, revela Gilma Sandoval, una mujer muy sensible al sufrimiento de los demás pero también una guerrera de la vida.

“El venezolano es muy solidario, me quedo sorprendida”, subraya la directora de la fundación.

 

Calidad y responsabilidad
En El Tekeñazo tienen el secreto de los sabores más ricos de Puerto Ordaz.

Con la misma calidad preparan los alimentos que llevan a las labores sociales.

Al año también programan diferentes jornadas en las que se incluye, como en diciembre, la posibilidad de hacer una gran sopa comunitaria en la que se involucran los vecinos.
Con su hija Diana León, Gilma busca la manera de hacer posible que niños, jóvenes, adultos y ancianos de los lugares que visitan prueben bocado.

“En el regreso a clases también hicimos una campaña”, apunta Sandoval.

Permanentemente también reciben ropa y calzados, nuevos o usados en buen estado; libros, morrales, bolsos y uniformes escolares.

“Pruébate esta, te queda linda. Esta te debe dar bien”, se escucha en uno de los videos que comparten en las redes sociales de la fundación, en el que se ve a Gilma ir repartiendo una a una la ropa y los zapatos recolectados entre una multitud de niños.

Aunque no se involucra a fondo con los necesitados, Gilma dice estar consciente de que en cada nueva labor que realiza y que la acerca a las comunidades palpa realidades como mala alimentación, desempleo, necesidad. Tiene un radio de acción amplio en Ciudad Guayana, aunque cuando se le pregunta rápidamente habla de esos sectores en donde han ido con más frecuencia y en donde han hecho jornadas más grandes como: 25 de Marzo, Puerto Libre, Los Monos, 7 Bares.

“Una de las comunidades más organizadas en las que he trabajado es 25 de Marzo. Tuvimos una jornada allí con unos 300 niños y adultos por el regreso a clases. Trabajamos con los líderes de la comunidad, tuvimos recreadores”, recuerda Sandoval.

Toda una lección
Gilma Sandoval centra su trabajo en, quienes a su juicio se ven siempre juzgados: los reos.

Dice haber visto de todo y recopilar muchísimas historias de esas visitas. “Me dicen maíta”, cuenta con una sonrisa.

Ya le conocen, esas caras y manos pegadas a los barrotes, esos rostros que para el ciudadano de a pie son indiferentes y que solo etiquetan como delincuentes y que “a veces hasta son inocentes y terminan allí por malas decisiones o por estar en el momento equivocado cuando sucede algo”.

El aprendizaje ha sido grande. “Me gusta llevar un mensaje de motivación, de ayuda. El ser humano está falto de amor. Más que juzgar me centro en ayudar”, revela Sandoval.

Equipo
El trabajo principalmente recae en los hombros de Diana y Gilma, pero cuando necesitan más manos para atender en las jornadas llaman a quien necesiten.

Para ser voluntario de la Fundación El Tekeñazo solo se amerita la voluntad, responsabilidad y hasta creatividad. Hace falta tanto el que corta los vegetales para la cocina, el que pueda prestar el carro para el traslado, el que recoge medicamentos por su lado y luego los lleva a la fundación y hasta el que sepa trabajar con diversión para niños.

Esta fundación ha logrado hacer llave con otras similares como la Fundación Larrys Salinas que lleva adelante Norka Salinas. Comparten información, se apoyan en la difusión de las ayudas que necesitan obtener y más.

Lo que traen

Para este 2020, Gilma Sandoval, quien goza de gran popularidad en sus redes sociales por su personalidad avasallante, quiere emprender con tutoriales que enseñen un oficio a quienes le sintonicen.

Es decir, desde cursos de depilación, maquillaje, costura o reparación de algún aparato.

“La idea es que las personas de lo que vean en ese video puedan trabajar y ganar su platica”, explica Sandoval, una colombiana que llegó hace más de 28 años a Ciudad Guayana y que sabe que la clave del éxito está en el trabajo honesto y la constancia.

“Hasta limpiar un aire acondicionado podemos enseñar”, añade.

Activos
Quien tenga una emergencia familiar y necesite una medicina no debe dudar en contactarles. En la actualidad el asunto transporte público ha dificultado moverse por la ciudad pero siempre buscan la maneras.

Si no cuentan con el medicamento también ayudan a difundir la información. Apelan a la honestidad de quienes solicitan la ayuda.

Valores

Fundación El Tekeñazo nace con el objetivo de ayudar al prójimo sin fines de lucro. En tiempos de crisis y en donde muchas familias atraviesan por situaciones difíciles, este equipo lleva alegría y un abrazo cálido con un mensaje de amor.

Crecimiento

Gilma Sandoval es visionaria. El trabajo de fundación crece y crece y le gustaría poder dejar huella en más rincones de la ciudad. Considera que con más espacios para el esparcimiento y la educación se reduce la violencia y se enseñan valores lo cual impacta positivamente para reducir la cifra de delincuencia. Está enamorada de Ciudad Guayana y quiere seguir aportando su granito de arena.

PRIMICIA como aliado

Para la jornada del próximo 22 de febrero, el equipo del Diario PRIMICIA dará su aporte para la labor que coordina Gilma Sandoval, quien además regaló una conversa inspiradora a varios de los integrantes de nuestro programa de talentos Chico & Chica PRIMICIA 2019-2018. La idea es motivar a más empresas y organizaciones que puedan donar y así poder atender a más personas.

¿Cómo colaborar?

-Ingredientes para la preparación de comida, alimentos no perecederos, medicinas, ropa, zapatos, medias, uniformes y útiles escolares, pinturas y más son algunas de las cosas que puedes donar.

-Servicios: si tienes servicios de transporte, recreación, show de muñecos o animación, si puedes dictar cursos o compartir tu talento en alguna actividad también puedes postularte y ser uno de los voluntarios.

Punto de contacto

Si desea echar un vistazo a todo el trabajo, en videos y fotos de la Fundación El Tekeñazo, tiene que seguirles en su cuenta de Instagram: @eltekenazofundación y @gilmasandoval

Puedes hacer tu aporte también a la siguiente cuenta: Banco Provincial 0108-0088-91-01-00850699 Fundación El Tekenazo Rif: J-41034873-9

Desde hace 4 años trabaja esta fundación en Ciudad Guayana.

 

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/HLDh3vhmpJ5B42HUNhcIFP

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia

Lea Tambien: