Especiales

El anhelado regreso de la Abuela Kueka

Una leyenda con una historia de amor marca la emblemática piedra de la comunidad Pemón.
viernes, 14 febrero 2020
Cortesía | En unas semanas debería llegar a territorio venezolano

El reciente anuncio del regreso de la piedra Kueka a Venezuela ha causado revuelo, muchos se preguntan qué hace a esta pieza de jaspe tan importante, pues hay quienes desconocen el gran valor e historia que esconde dicho patrimonio ancestral; venerada como una deidad por la comunidad Pemón, Kueka es también la representación más pura del amor.

Según cuenta la leyenda, hace muchos años existía una prohibición impuesta por el dios Makunaima; “Diferentes pueblos indígenas no deben mezclarse”, pero un joven pemón de Taurepán no puedo evitar quedar cautivado ante los encantos de una hermosa mujer del pueblo Makuxi.
Los jóvenes parecían estar hechos el uno para el otro, por lo que aun sabiendo que su unión no sería aceptada, decidieron seguir lo que dictaba su corazón, uniendo sus vidas en matrimonio para luego escapar juntos.
Siendo la obediencia uno de los principios que rige a la comunidad indígena, la hazaña del joven pemón provocó la furia del dios Makunaima, quien no dudo en ir tras la pareja y dar un escarmiento tangible para todo el pueblo pemón, condenando a este joven a permanecer junto a su nueva esposa durante la eternidad, pero convertidos en dos rocas, y es así como nacen el abuelo y abuela Kueka.
Lo que sería un castigo divino los convirtió en un símbolo sagrado que durante generaciones ha sido adorado y honrado por esta etnia indígena.

Los amantes separados

Cuando se pensaba que los enamorados estarían unidos hasta el fin de los tiempos, sucedió lo inimaginable, la abuela Kueka fue apartada una vez más de su esposo, pero esta vez siendo llevada a tierras muy lejanas, específicamente, Berlín (Alemania).

Hace 22 años el escultor alemán Wolfang von Schwarzenfeld visitó Venezuela y reconoció a una de las piedras Kueka como la ideal para completar su conjunto de expresión artística “Global Stone Project”, por lo que en un acuerdo con el entonces presidente de la república Rafael caldera y bajo la autorización del Instituto de Patrimonio Cultural (IPC) le es donada la piedra semipreciosa, sin tener el consentimiento del pueblo pemón quienes para ese entonces encaraban las protestas contra la instalación del tendido eléctrico que se construiría en la Reserva Forestal de Imataca.

Cuando regresaban a su pueblo a finales de julio se encuentran con la sorpresa de que su amada Kueka de 30 toneladas está siendo exportada y aunque lograron retenerla algunos meses pese a sus arduos esfuerzos en diciembre de 1998 la abuela emprendió su viaje para abandonar el continente suramericano, dejando nuevamente al abuelo solo.

Ámbito legal

Existe confusión respecto a legalidad de la extracción de Kueka.

El abogado y conocedor del tema Orlando Alcalá explica que desde el ámbito jurídico y como una donación hecha por el gobierno de Rafael Caldera mediante el Instituto de Patrimonio Cultural pudiese considerarse legal, pero no desde el punto de vista del pueblo pemón, ya que según el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre pueblos indígenas y tribales se establece que toda decisión tomada dentro de una comunidad indígena debe ser sometida a una previa consulta, protocolo que no fue ejecutado y por tanto sugiere que la exportación de Kueka fue ilegal.

Ceremonia de sanación

Durante décadas el abuelo y abuela Kueka han sido venerados y su lugar de estadía se convirtió en sitio de sagrada oración, allí la comunidad pemón presenta sus peticiones para la buena cosecha, pesca y caza. Ambas piedras vieron crecer generaciones de pemones y por tanto las consideran sus abuelos.

Pero cuando la Abuela fue secuestrada todo cambió, pues dicen que el equilibrio natural se rompió y trajo consigo malos presagios, como lo fue el deslave de Vargas. La armonía solo podrá restablecerse cuando ambas piezas estén juntas nuevamente.

Cuando Schwarzenfeld se llevó la roca, la pulió, talló y esculpió, modificando parcialmente su estructura original lo cual es considerado un daño a la naturaleza de esta pieza ancestral.

Según reseña el portal Web TeleSUR en el 2018 cuando inicia de manera formal la repatriación del símbolo un grupo de diez pemones viajaron hasta Berlín para hacer una ceremonia de sanación a Kueka con una duración de cinco horas, el momento divino sirvió para pedirle perdón por haber dejado que se la llevaran e hicieron saber que aún a la distancia elevaron oraciones en su nombre y anhelaban su pronto regreso.

Finalmente juntos

Un mensaje en Twitter acompañado con una foto de Kueka siendo removida de Berlín fue publicado por el canciller Jorge Arreaza el 20 de enero dando a conocer la esperada noticia sobre el regreso de tan valiosa pieza a su tierra natal, por supuesto el regocijo de la comunidad pemón se evidenció y la ONU no tardó en hacer saber su alegría ante la esperada noticia.

“Así comienza la restitución de la piedra sagrada del pueblo Pemón”, tuiteó Arreaza. Agregó que: “Tocará tierra venezolana luego de varias semanas de viaje desde Berlín”.

No se ha precisado la fecha exacta de la llegada de la piedra Kueka a Venezuela, ni menos al estado Bolívar.

Se desconocen los preparativos de la comunidad indígena y autoridades de Cultura nacionales y regionales sobre el acto de reencuentro entre la abuela y el abuelo Kueka.

Artemio Fierro, Pemón y artista, comenta: “Yo estaba más chamo cuando escuche de mi abuela María la historia, el guayabo que dejó cuando se la llevaron sin ninguna razón aparente…Incluso yo, de forma individual, realicé un mural con mi compañero de arte Juan Marcos en Santa Elena de Uairén, con el mensaje nostálgico “regresa abuela” en dialecto pemón Taurepan. Al enterarme de su regreso sentí una enorme alegría…”

El lugar originario de ambas piedras es Santa Cruz de Mapaurí, en el estado Bolívar.

Es allí donde se espera que sea colocada la abuela junto a su esposo con una ceremonia de celebración de todo el pueblo pemón. Aunque aún se desconoce la fecha exacta en que el símbolo sagrado arribe el sureste del país.

El tema del regreso de la piedra tiene a la expectativa a los venezolanos. Líderes de oposición han denunciado en reiteradas oportunidades el “desastre ecológico” en la Gran Sabana como consecuencia de la minería indiscriminada promovida desde el Arco Minero. Desde el gobierno, defienden las políticas y dicen que no hay impacto negativo en la naturaleza.

 

 

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/G1A3T9ZMeGbLSwky655UNo

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí https://t.me/diarioprimicia