Deportes

Exfutbolistas cuentan sus vivencias y sentimientos de jugar en Cachamay

Varios exjugadores de La Vinotinto contaron su experiencia al jugar en Puerto Ordaz y catalogaron la sede como una de las mejores.
lunes, 21 marzo 2022
Cortesía | Juan García debutó con la selección en Cachamay

A lo largo de la historia muchos han sido los jugadores que han pasado por la cancha del Cachamay defendiendo la camiseta de la selección nacional y se han quedado prendados por la calidad de la sede.

Uno de ellos es el goleador histórico del fútbol venezolano, Juan García, “yo debuté con la selección de mayores en el Cachamay el 23 de enero de 1993, fue mágico para mí porque no todo el mundo tiene ese placer y satisfacción de debutar en la ciudad donde también lo hiciste como profesional”.

Este partido fue un amistoso contra Perú que terminó sin goles.

El de Tumeremo comentó, “cuando yo comencé a jugar fútbol profesional, el Cachamay estaba inhabilitado y se jugaba en Venalum, en la temporada 88-89 que fue cuando Mineros consiguió su única estrella. Después tuve la oportunidad de jugar otros partidos allí con la selección, recuerdo cuando le ganamos a Ecuador en el Premundial de Estados Unidos 94 y la catastrófica derrota contra Bolivia”.

García manifestó que, “en Puerto Ordaz el apoyo siempre estuvo, de repente ahorita no es de la misma manera porque estamos viviendo otros tiempos, es mucho más mediática la selección. Pero lógicamente en aquel momento eran solo dos tribunas y no lo que es el majestuoso Cachamay hoy. Se sentía el apoyo y la vibra de la gente. En ese momento en cuanto a aforo era mucho más pequeño, pero se sintió el apoyo de la fanaticada para ver los partidos de la selección”.

Piensa que la selección es el techo del futbolista y se siente orgulloso de que haber sido partícipe de la presencia del equipo en su estado natal, “tuve la satisfacción de haber podido marcar con la selección en el Cachamay en ese partido contra Ecuador. Recuerdo que fue un centro del difunto Luis Makenko Morales”, al referirse al triunfo 2×1 que Venezuela consiguió ante los meridionales en septiembre del 93.

Aunque confiesa que no es partidario de las sedes únicas, considera que Cachamay es ideal para recibir a la selección siempre que sea necesario y no le cabe la menor duda de que el público acudirá a apoyar ante Colombia el 29 de marzo.

“Los rivales van a sufrir mucho en Puerto Ordaz porque es una sede única, hay muchísima humedad y los jugadores lo sienten, esa es una realidad. Cuando tú estás en la cancha y hay full fanáticos se siente más aún. Puedes perder hasta tres y cuatro litros por partido. El desgaste que tienen de la deshidratación que sufres allí también lo sienten los rivales, de esa manera pienso que se le puede sacar provecho, pero es un tema, porque las selecciones se preparan bien para contrarrestar ese tipo de cosas. Se han recortado las distancias”, aseveró.

«El Mago» en casa

Stalin Rivas también mostró su magia en el gramado de Cachamay. Recordó que estuvo en el triunfo 2×1 ante Ecuador en 1993 y que el fanático local le ha mostrado apoyo total a la selección, “porque le gusta el fútbol y van al partido porque sabe”.

Ese partido en casa considera que fue, “una gran experiencia, creo que era el último y cerramos la eliminatoria con una victoria”.

Sostuvo que La Vinotinto siempre debe tener en cuenta a Cachamay, “yo encantado de que programen más partidos y tengamos presencia de jugadores del patio. Hay que seguir apoyando”.

Coincide con Juan García en no inclinarse por una sede única, “pero Puerto Ordaz debería ser una de las siempre esté en la lista. Me imagino que se está haciendo un sondeo, pero al final la decisión depende de ellos (cuerpo técnico)”.

Aseguró que no tiene la menor duda de que, “la gente va a ir al estadio y ojalá se llene para mostrarle una buena imagen al cuerpo técnico”.

Experiencia inigualable

“Simplemente no tiene precio”, así define el exvolante, Edson Tortolero haber jugado con la selección en el Cachamay, “gracias a Minerven pude vestir la camiseta de nuestra selección. Siempre había un apoyo importante en lo individual y colectivo las veces que jugaba allí. El fanático guayanés es de sentimientos”, explicó.

Afirmó que Cachamay siempre ha sido una buena sede, “en el último partido de la eliminatoria al Mundial del 94 que nos tocó contra Ecuador y le ganamos 2×1, gol de Makenko Morales que en paz descanse y Juan García. Fue un partidazo que jugamos y dejamos un lindo recuerdo y como siempre nos acompañó la afición de Guayana, de Bolívar”.

Buen ambiente

Por su parte, Marcos Mathias que estuvo 19 juegos con Venezuela, rememoró que jugó en el duelo ante los bolivianos sustituyendo a Stalin Rivas y frente a los ecuatorianos como suplente en 1993 en el antiguo Cachamay.

“Recuerdo que estuvimos 20 días concentrados al mando de Ratomir Djukovic trabajando a doble turno para adaptarnos a la humedad y al calor”, comentó.

“El trato de la gente siempre fue muy bueno, recuerdo un estadio lleno, la presencia de políticos en el juego y un buen ambiente. Puerto Ordaz genera un buen ambiente a la selección”, señaló.

Apuntó que esos partidos fueron muy complejos por las características del escenario y la hora en la que se jugó, además destacó que era un grupo nuevo, tenía un promedio de 22 o 23 años, «enfrentamos a la mejor generación de Bolivia».

También le tocó vivir el proceso de selección en Cachamay desde el cuerpo técnico, al ser asistente de César Farías.

En esta etapa acompañó al equipo en el triunfo 1-0 ante El Salvador en un amistoso, la victoria 2-0 ante Colombia en 2009 por eliminatorias, el empate 2-2 con Uruguay, la derrota 1-2 ante Paraguay, la goleada 4-0 a Moldavia en 2012, el triunfo 1-0 ante Colombia en 2013 y la caída 1-0 con Uruguay ese mismo año.

“En Cachamay se han jugado partidos decisivos para definir la clasificación al Mundial, primero a Sudáfrica 2010 y luego para Brasil 2014”, que lamentablemente no se logró, apuntó.

“Era todo muy diferente, aunque la cancha era la misma. Es una plaza que siempre me agrada”, confesó Mathias.

Piensa que José Pékerman, actual DT de Venezuela, decidió jugar allí con Colombia porque seguro quedó marcado por los partidos que vivió cuando dirigía a los cafeteros, “quedó marcado las dos o tres veces que los enfrentamos. Seguro pensó en lo que había vivido con Venezuela”, en este escenario.

Bonita experiencia

Para el oriundo de El Pao, José Cheo Gómez recordó que él era el capitán cuando jugaron contra Bolivia y Ecuador, «fue una experiencia muy bonita jugar en el Cachamay. Había más movimiento, a la gente le gustaba el fútbol bastante, había mucho calor, por lo menos cuando íbamos a jugar con Bolivia pensamos que les iba a pegar el clima y empezamos ganando, después nos rodearon y nos hicieron siete goles, siempre asumí la responsabilidad como un profesional. No nos esperábamos ese resultado».

Ante Ecuador, «las cosas sí nos salieron, hicimos respetar el Cachamay, «nosotros nos sentíamos seguros con el clima y no era fácil. No estaba así como ahora. La ciudad estaba muy motivada, cuando anunciaban que iba a jugar ya estaban en las calles vendiendo franelas y todo, con las ganas de que llegara ese día rápido. Para nosotros fue un orgullo traer a la selección para acá».

Actualmente piensa que no se debe tener una sola sede, «pero el Cachamay es una buena plaza».

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link: https://chat.whatsapp.com/DB1cHh033LHKn1pwrCfbdG

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí:https://t.me/diarioprimicia

Lea También:
error: