Especiales

Puntos de seguridad contra Piratas de Carretera

Delincuentes planifican con tiempo las arremetidas. No improvisan.
viernes, 21 diciembre 2018
Archivo PRIMICIA | Funcionarios estarán atentos en las carreteras

Falsas alcabalas, persecución a los conductores y obstáculos en las vías, son los tres principales señuelos que utilizan las organizaciones delictivas conocidas como Piratas de Carreteras.

La carretera vieja Ciudad Bolívar – Ciudad Guayana, tramos específicos de la Autopista Simón Bolívar y la vía hacia Monagas son algunos de los trayectos escogidos por los delincuentes para atacar, especialmente en la época decembrina.

También operan en laTroncal 16 , específicamente entre Soledad y La Viuda, para despojar a los conductores de sus pertenencias.

Pero no actúan improvisando. Planificar el robo de autobuses, carros pequeños y principalmente los camiones que transportan comida, lleva cierto tiempo, refiere el Supervisor de la Región Estratégica de Investigación Penal (Redip) Guayana, Jhonny Rodríguez.

Planifican arremetida

Estos grupos criminales generalmente están conformados por más de seis personas, entre mujeres y hombres.
Luego de tener los integrantes, el cabecilla de la banda inicia el estudio del lugar propicio para ejecutar “la operación”.

El comisario Rodríguez detalla que -generalmente- las víctimas son tomadas al azar. “Escasas veces los delincuentes siguen a su objetivo durante días para conocer los movimientos y saber el momento preciso de actuar”.

Los hampones interceptan vehículos pequeños, unidades autobuseras y camiones que transportan mercancía, colocando obstáculos o Miguelitos (mangueras llenas de clavos para espichar los cauchos).

La noche es el momento que prefieren para asaltar, pero no quiere decir que no lo hagan durante el día.

La poca iluminación de la vía y también lo enmontado de ciertos tramos vuelven el espacio propicio para que los maleantes ejecuten sus planes.

A estas condiciones se suma que las carreteras cuentan con pocos puntos de control fijos y solo funcionan en el día, refieren conductores.

Alcabalas improvisadas

Para salir a asaltar, los malandros esconden vehículos en zonas enmontadas, cerca de donde colocan los obstáculos.
Algunos simulan ser funcionarios usando indumentaria que confunden a las víctimas.

Se hacen pasar por oficiales de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Policía del Estado y hasta de agentes del Cuerpo de Investigaciones, Científicas, Penales y Criminalísticas.

Una de las estrategias aplicadas es que llegan al sector escogido en al menos cuatro vehículos; a vista de los conductores solo dejan dos, los demás están escondidos en espera de atrapar a sus blancos.

Un soplón o “garitero” aguarda varios metros antes del punto falso instalado por los delincuentes. Este es quien se encarga de avisar cuando se aproximan los vehículos.

“Estos puntos duran pocos minutos; son colocados justo cuando la víctima está cerca”, explicó el agente del Cicpc.
Tales relatos los conocen por las denuncias que formulan los agraviados.

Luego de encañonar a la persona que conduce, uno de los participantes en el atraco sube en el carro y lo dirige hasta el lugar donde será despojado de sus pertenencias; también desvalijan el vehículo y, en el peor de los casos, terminan asesinando a las víctimas.

Obstáculos

Otra de las maneras de robar en las troncales, descrita por el funcionario de la policía científica, es utilizando objetos que impidan el paso, como pedazos de troncos o piedras grandes.

Cuando el conductor o los acompañantes se bajan a quitar los obstáculos, los delincuentes aprovechan para arremeter.

Hay casos en los que el chofer se percata de la situación, pero cuando intenta retroceder el vehículo, los hampones lanzan piedras, otros objetos o disparan para detenerlo.

En Los Pinos

Hace unos meses en el tramo conocido como Los Pinos, viniendo de Anzoátegui a Ciudad Bolívar, fue asesinado un funcionario de la GNB, quien cayó en una de la trampas colocadas por Piratas de Carretera.

El oficial viajaba en su camioneta junto a su hermano. En el mencionado lugar un objeto filoso perforó uno de los cauchos.
Como era de día, ambos bajaron para cambiar la rueda.

Del monte salieron varios hombres, quienes con pistola en mano y bajo amenazas de muerte los obligaron a entregar las pertenencias.

Mientras los sujetos revisaban el vehículo se percataron de la credencial de GNB y el uniforme del individuo.

Fue entonces que decidieron arremeter en contra del militar.

“Dónde está la pistola, entrega la pistola”, era la petición de los delincuentes.

La víctima no portaba el arma de reglamento y se lo hizo saber a sus verdugos, pero estos no creyeron en las palabras del hombre y lo sentenciaron de varios disparos.

El acompañante corrió hacia una zona boscosa. Los maleantes no pudieron atraparlo.

Posteriormente sería este sujeto el que narrara los hechos a la policía científica.

Las investigaciones que iniciaron los detectives adscritos a la Subdelegación Ciudad Bolívar, llevaron a dar con uno de los hampones que delinquía en las carreteras de la región.

Al individuo lo atraparon en noviembre; la identidad no fue suministrada por el comisario Rodríguez.

“A este individuo le incautamos varios uniformes de la GNB y otras pertenencias con el símbolo del Cicpc (…) Aparentemente se hacía pasar por funcionario para robar en la autopista”, refirió el supervisor de la Redip.

Las autoridades siguen trabajando para dar con los otros compinches que actúan junto al detenido.

Persecución

La última forma utilizada por los Piratas de Carretera es a través de una persecución.

Rodríguez explicó que el grupo criminal, al precisar a su objetivo, lo siguen desde otro vehículo.

Primero se le sitúan en la parte de atrás, para no levantar sospecha ni alertar a las personas.

Luego pasar al vehículo para buscar la manera de frenarlo; es allí donde la gente se asusta y trata de escapar acelerando el carro.

Así los malandros inician la segunda etapa: comienzan a disparar en contra del carro para que el chofer lo detenga.

Según lo dicho por las autoridades, este es el modo que ha generado más accidentes de tránsito y víctimas que lamentar.

Este fue el caso de Josmire Sejías, asesinada de un tiro en la cabeza. Ocurrió en la Troncal 16, a varios metros del peaje La Viuda.

El hecho lo reportaron en horas de la noche de este martes.

La mujer de 30 años recibió un balazo en la cabeza.

Josmire viajaba en un camión que transportaba verduras, iba con destino a Ciudad Bolívar.

Según las autoridades que iniciaron las experticias, varios delincuentes interceptaron el camión y comenzaron a disparar para intentar que el conductor se detuviera.

La víctima murió en la emergencia del Complejo Hospitalario Universitario Ruiz y Páez.

Medidas de precaución

Una de las medidas preventivas que implementan las autoridades, es evitar que los camiones de carga circulen en horas de la noche.

“Los guardias que custodian en el peaje de La Viuda y de Ciudad Bolívar, retienen a los conductores de camiones de comida hasta el amanecer, para evitar que ocurran este tipo de episodios”, argumentó el funcionario del Cicpc.

Además de eso instó a los conductores y padres de familias a evitar viajar en horas de la madrugada o de noche, puesto que es el lapso en que mayormente estos grupos atacan.

Por último, el comisario aseguró que todos los entes de seguridad del Estado elaboran un plan para contrarrestar tales delitos y lograr detener a las personas que forman las bandas criminales.