Trabajo

Protestas laborales marcaron el último trimestre en Guayana

La lucha era por los beneficios contractuales
miércoles, 26 diciembre 2018
Elieser Silveira | Exigían respeto a los contratos colectivos

Durante el último trimestre de 2018 prevalecieron las protestas laborales en Ciudad Guayana, siendo para los trabajadores de las Empresas Básicas una forma de exigir el cumplimiento de los contratos colectivos.
Rolando Muñoz, representante sindical de Bauxilum, asegura que la lucha por la defensa de sus beneficios venía desde hace algún tiempo a través de las denuncias relacionadas a la merma productiva.
Pero esta batalla se arreció tras la reconversión monetaria y el aumento de salario mínimo decretado por el presidente Nicolás Maduro, el cual quedó establecido en Bs.S 1.800 para todos por igual.
Muñoz destaca que lo normal era que, después de la medida, se hicieran las corridas de las tablas salariales como lo indican los contratos colectivos.
El sector aluminio tiene un contrato único y establece que debe haber un 16, 5 % por encima del salario mínimo nacional con un 4 % entre interniveles. El tabulador resalta que son 48 niveles.
“Nosotros esperábamos la corrida de las tablas como era costumbre pero no fue así”.
Muñoz afirma que el 22 de agosto, el secretario general de Sintralcasa, José Gil, hizo una asamblea en la estatal del aluminio informando que el sueldo base del trabajador sería de Bs. S 1. 800, ya que con el aumento la convención colectiva quedaba solapada.
“Comenzamos esta travesía para defender lo nuestro y nos unimos todos los líderes de las empresas del aluminio, y algunos del hierro y acero para defender lo que por ley nos corresponde”

Firma de acuerdo en Caracas
Mientras los trabajadores protestaban en Puerto Ordaz, representantes de la Central Obrera de Guayana firmaron el 10 de octubre acuerdos que eliminaban los porcentajes de diferencia de salario mínimo y que establecían un rango de pago entre Bs. S 1. 800 y Bs.S 2.500.
Para el dirigente de Bauxilum esto fue un acto “atroz”, ya que acabaron con la antigüedad y, por ende, con los demás beneficios.

Más de cuatro meses en paro
Luis Moyano, delegado sindical de Sintraferrominera, afirma que la protesta de los ferromineros inició en Ciudad Piar cuando un grupo de trabajadores tomó el 7 de agosto la iniciativa de no cumplir con su jornada laboral debido al incumplimiento del contrato colectivo.
Reclamaban la entrega de la dotación y la falta de transporte. Esta manifestación se intensificó tras el aumento salarial y la reconversión monetaria.
Los trabajadores de la estatal del hierro se han mantenido en protesta en los portones 1, 4 y 7 en Ciudad Guayana (municipio Caroní) y en las minas San Isidro, Altamira y Cerro Bolívar en Ciudad Piar (municipio Angostura).
“Desde ese aumento no sabemos cuál es la base de cálculo, no sabemos nada del comisariato, del cheque abasto, de las clínicas, de los juguetes, de las prestaciones sociales y lo único que hemos exigido es que se cumpla con lo establecido”.
Moyano manifiesta que desde el 20 de agosto ninguna autoridad de FMO se ha pronunciado; de hecho, afirma que el expresidente Isaías Suárez Chourio “nunca nos dio la cara ni siquiera antes de irse”.
El contrato de los ferromineros establece que deben estar en 16, 5 % por encima del salario mínimo nacional y a esto se le debe añadir un 25 % más por meritocracia.
Moyano expresa que es necesario mantener la lucha pese a las dificultades, ya que lo que reclaman no es por gusto, sino porque se lo han ganado durante años de trabajo.
Víctor Moreno, presidente de la Federación de Trabajadores del estado Bolívar (Fetrabolívar) y secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Industria Siderúrgica y sus Similiares (Sutiss) desde 1987 hasta 1991, asegura que lo que viven en las Empresas Básicas no se había visto antes.
El contrato de Sidor establece un 35 % por encima del mínimo nacional y 5 % entre interniveles.
Al respecto, Moreno destaca que los contratos colectivos son el documento que rige la relación patrono-empleado y, por ello, la importancia de que se mantengan.
“Lo que hicieron y pretenden mantener es una tabla única para todos los sectores”.
Moreno resalta que beneficios como el pago de colegios de los hijos de los trabajadores y el de las clínicas se han perdido.

Mes de reflexión y planificación
Asimismo, menciona que la persecución en contra de los líderes sindicales tiene como única misión acabar con los reclamos.
Moreno asevera que “para 2019 tal será la situación de crisis que los trabajadores que aún no han salido a mostrar su descontento lo harán”.

Lea Tambien: