Niños y Jóvenes

Nicole y Gabriel Alcalá:
“El teatro es muy divertido”

Han participado en cuatro puestas en escena y afirman haber vencido el miedo escénico.
domingo, 25 noviembre 2018
Nicole y Gabriel Alcalá (Elieser Silveira)
Elieser Silveira | Cuentan con el apoyo de sus padres

Cuando llegaron a la primera clase de teatro estaban nerviosos y callados. Nicole y Gabriel Alcalá, hermanos, asumían su primer reto en las tablas.

Fue en 2016 cuando sus padres, Del Valle Suárez y Deivie Alcalá, decidieron apuntarlos a las clases de actuación. Ya habían inscrito a Nicole en clases de danza árabe en la Casa de la Cultura, Ateneo de Ciudad Guayana en San Félix, pero les generó curiosidad saber qué se hacía en el recinto que estaba al lado.

Se trataba de Fundación La Barraca, una institución con 45 años de trayectoria artística en la formación de actores y actrices. Se dejaron embrujar por las máscaras que representan la tragedia y la comedia, que están en la entrada del lugar, y le dieron una oportunidad.

“Mis padres se preguntaban que darían en La Barraca y al saber que era teatro nos metieron”, comenta Nicole, de 13 años, estudiante de segundo año de bachillerato.

Les tocó el taller montaje para la obra Al Rescate del Bosque, dirigida por Alejandro Bertho, en donde Gabriel y Nicole dieron vida a un par de niños que se pierden en el bosque tras distraerse del grupo de Scoutts al que pertenecían.

La obra tenía un mensaje sobre la protección de la fauna y la flora y una moraleja sobre la obediencia. Con ese debut en las tablas, la suerte estaba echada: el teatro les daba la bienvenida.

Crecimiento

En esta corta pero fructífera carrera han sido grandes los cambios que las artes escénicas les han regalado.

“El teatro les ha ayudado a expresarse mejor, a controlar los nervios, a no tener miedo escénico. Pueden hacer mejor sus exposiciones en sus clases. La verdad es que ha sido un gran crecimiento en corto tiempo”, valora la señora Del Valle, madre de los niños.

Gabriel, de expresivos ojos verdes, comenta que “el teatro es divertido, aprendemos mucho, compartimos, aprendemos a expresarnos”. Nicole, no se queda atrás, y señala que considera un reto enfrentarse a libretos en donde hay palabras que desconoce y eso le obliga a recurrir al diccionario para encontrar su significado.

Después de Al Rescate del Bosque vino un nuevo reto: El Traje Nuevo del Emperador. Allí Nicole fue la princesa y Gabriel, el sastre padre. El cuento los llevó al mundo de la realeza y tuvo además un emotivo mensaje sobre la honestidad.

Pero no todo paró allí, llegó el turno de Aquiles y los niños, una recopilación de poesías del libro Humor y Amor de Aquiles Nazoa, en donde se recreaban escenas y costumbres de la Caracas de antaño. Entre 2017 y 2018 tuvieron más de 10 presentaciones en diferentes lugares de Ciudad Guayana, entre ellos: Fundación La Barraca, El Roble, Festival de Teatro Guayana en la urbanización Manoa y Alcaldía de Caroní.

Ahora se preparan para llevar a las tablas dos historias: Sin el Chivo y sin el mecate y En un lugar cualquiera. “Me gusta mucho lo que estamos haciendo actualmente, en especial en la obra En un lugar cualquiera que habla de la Navidad y en donde tengo el papel de Trompetín”, relata Gabriel, de 10 años y estudiante de quinto grado de primaria.

Con el cine en mente

“El teatro tiene sus cosas, a veces hay cosas complicadas, pero tenemos muchos ensayos hasta que sale. Hay libretos muy largos y que uno cree que no puede aprender, pero sí lo hacemos”, señala Gabriel.

Además del teatro a Gabriel le gustaría llegar al cine. “Me gustan las películas de acción”, afirma. Le gusta el trabajo de los profesores Alejandro Bertho, Amanda Madero y José Rodríguez con quienes aprende mucho.

En su tiempo libre disfruta ir al cine y ver una buena película con su familia. Cuando se junta con los amigos del teatro, hace y deshace. Brinca y corre. Ríe. Espera que pasen los días de la semana rápido para llegar al ensayo de teatro cada sábado.

Carrera artística

“Cuando actúo siento una mezcla de emociones, nervios, ansiedad”, describe Nicole. “Desde que estoy haciendo teatro puedo memorizar más rápido los textos”, apunta la joven actriz sobre las bondades de su hobbie.

Como toda adolescente disfruta curiosear el mundo de las redes sociales, Internet. “Cuando el público aplaude al final de la función, uno siente que valió la pena todo el esfuerzo, todos los ensayos. Me siento bien, emocionada”.

Tiene claro que le quedan muchos roles por interpretar. “Me gustaría hacer de villana, otros personajes, quiero seguir aprendiendo. Me gustaría también aprender de animación”, asegura Nicole Alcalá.

Familia y educación

El apoyo de la familia ha sido fundamental para que los hermanos Alcalá hagan teatro. Gracias a eso, cada vez que tienen función animan a amigos y familiares a ir al teatro, pues es una alternativa sana y divertida.

A los niños que quieren hacer teatro los motivan a seguir su sueño e inscribirse en un grupo como el de La Barraca. Como seres sensibles al arte, desean una ciudad más limpia, con más teatros, y sobre todo con gente que tenga esa cultura de ver obras teatrales.

Lea Tambien: