Niños y Jóvenes

Leonardo Maneiro:
música como estilo de vida

Estudia violín en la Orquesta Sinfónica Infantil de Ciudad Guayana y practica en la Academia Armando Navas.
domingo, 09 diciembre 2018
Leonardo Maneiro (Mauricio Gómez)
Mauricio Gómez | Para él, la constancia y disciplina son clave del éxito

Leonardo Maneiro llegó a las instalaciones de PRIMICIA para contar un poco de su historia. Lo acompañó su madre, como en cada paso importante que da.

 

El pequeño, de 9 años, se mezcla con la música cada día. Toca el violín con entrega y dedicación desde hace un tiempo.

 

“Desde el 20 de julio del 2017”, responde con precisión cuando le preguntan que desde cuándo le dedica tiempo al instrumento.

 

Y es que definitivamente su vida se ha envuelto en la música. No pasa un día en el que no le dedique un momento a la práctica de canciones.

 

Su madre narra que siempre quiso que Leonardo Maneiro se interesara por la música. Pero en realidad no fue difícil que su hijo se apasionara, simplemente ha disfrutado lo que hace.

 

Música en la escuela

Para empezar a familiarizarse con las melodías, su madre lo inscribió en un kínder musical. Sus primeros pasos educativos estuvieron rodeados de canciones.

 

Cada actividad escolar requería una tonalidad distinta. Así, Leonardo fue “adaptándose” al arte de los sonidos.

 

Desde los 3 años estuvo en el kínder. Después de conectarse con las armonías, aprendió a tocar la flauta dulce poco a poco, guiado por la profesora Ehilin Chacón, en la Academia Armando Navas.

 

Cuando cumplió 5 años entró a la Orquesta Sinfónica Infantil de Ciudad Guayana. En la institución continuó estudiando flauta dulce.

 

Como su trayectoria musical debía avanzar, tenía que aprender a tocar otros instrumentos. Tenía en mente la flauta traversa, clarinete y violín, con la ayuda de su madre eligió quedarse con la última opción.

 

En un principio no se mostraba muy feliz con su elección. Sin embargo, le dio una oportunidad y al conocerlo supo que había tomado una buena decisión.

 

Tanta fue la dedicación desde el principio de su carrera musical, que nunca se le hizo difícil aprender.

 

Agilidad

Para Leonardo, en la música no existen barreras. No desiste en ningún reto hasta lograr los objetivos.

 

Si le dicen que elija una pieza para tocar, él siempre elegirá el tema más difícil. Disfruta los desafíos porque se supera a sí mismo.

 

Normalmente tarda un solo día en aprender las partituras de una canción. Solo recuerda una oportunidad en la que tardó dos semanas en aprender una canción, titulada Russian Sailor’s Dance, aunque practicó más tiempo de lo normal, se sintió orgulloso de lograr los objetivos.

 

Día a día

Los días de este pequeño y talentoso artistas son bastante movidos. Y aunque son muchas las cosas que debe hacer, disfruta cada momentos.

 

Después de estar en la escuela desde la mañana hasta el mediodía, va a su casa a comer, para estar justo a la 1:00 p.m con su profesora Ehilin Chacón y practicar hasta las 2:50 p.m. Explicó que las prácticas son siempre divertidas, además le gustan porque cada día aprende y mejora su técnica.

 

Su día no termina allí. A las 3:00 de la tarde debe estar en la orquesta para continuar sus estudios, su jornada musical finaliza a las 5:00 p.m.

 

Cuando llega a su hogar es el momento de hacer las tareas. Aunque sea en la tarde, realiza lo que mandan sus maestros con esmero.

 

Tiempos libres

Además del tiempo que le dedica a la música, se interesa por otras cosas para entretenerse. Se divierte en la computadora con Minecraft, su videojuego favorito.

 

Y si hay otras cosas que le apasionen, él elegiría sin dudar a los carros. Cuenta que cuando crezca le gustaría estudiar ingeniería mecánica.

 

Menciona que un día le gustaría poder diseñar y construir vehículos. Por ahora practica en sus dibujos, pesando que en el futuro sus planes se hagan realidad.

 

Facetas

La madre de Leonardo dice que él es muy hiperactivo. El pequeño artista no se puede quedar en un solo lugar ni hacer solo una actividad.

 

Hace unos años practicaba natación, disciplina en la que obtuvo varios reconocimientos. También practicaba artes marciales, técnica que quiere retomar.

 

Además, busca cualquier espacio libre de sus días para practicar fútbol. En el campo comparte con algunos compañeros de la orquesta que también disfrutan el juego.

 

Aspiraciones

Leonardo Maneiro espera poder ir a una academia en Estados Unidos. Siempre ha pensado en ampliar sus conocimientos artísticos.

 

Su madre, al escucharlo, afirma que lo apoyará en cada cosa que lo haga feliz. Lo motivará cada vez que sea necesario para que triunfe en cada aspecto de su vida.

 

Por su parte, Leonardo asume que, con el respaldo de su familia, pueda alcanzar sus metas.

 

Lo esencial

El violinista recuerda siempre los consejos de su profesora Ehilin Chacón. “Para aprender a tocar se necesita paciencia”, menciona, haciendo memoria de lo que su instructora le dice.

 

Recomienda a otros niños que también quieran dedicarse al arte, que la constancia y la disciplina serán la clave.

Lea Tambien: