Opinión

El arte de ser familia: Plan familia

“Una vez que tengas claro el logro máximo que quieres alcanzar, conviene plantearte unos objetivos bien claros y precisos”.
Irma VECCHIONACCE
jueves, 10 enero 2019

Recién iniciamos un nuevo año, y con él, la necesidad de retomar actividades, de establecer un nuevo plan de vida, de desechar lo que no sirve, de reinventarse, e incluso muchos pueden estar sintiendo angustia por lo que vendrá, sin embargo, es necesario valorar que cada momento de nuestras vidas es bueno para recomenzar y nos proyectamos en planes a nivel personal y quisiera preguntarte ¿Has pensado en tu proyecto familia para este nuevo año? ¿Te has detenido a evaluar como fue el transitar de tu familia y tu pareja durante el año anterior? Si no las hecho este es un buen momento para dedicar una parte de tu tiempo, recuerda que al renovarse el Ser se renueva la familia y viceversa, por lo que es muy importante no dejarla fuera del enfoque. Todo es parte de una nueva oportunidad!

Parte del diseñar nuevas metas y acciones para lograrlas es evaluar lo que se hizo o dejo de hacer, que resultados obtuvimos durante el lapso anterior para replantear el proyecto, sus objetivos, metas y ser consciente de las acciones que vamos a ejercer para que el mismo se cumpla y obtener los resultados esperados. Aún más en estos tiempos donde reinventarse para avanzar es plato fuerte de consumos diario, donde el contexto ha transformado la dinámica y realidad de muchas familias y con ellas su manera de vivir y relacionarse, donde unas han avanzado y otras se han estancado y con ellas cada individuo que la conforma.

¿Por donde comenzar? Lo primero es tomarte el tiempo para evaluar cómo han funcionado como familia y con tu pareja (si la tienes) en áreas como comunicación, resolución de conflictos, toma de decisiones, tiempo de compartir, entre otros aspectos de vital importancia dentro del proyecto familia. Considera que todo proyecto comienza con un plan y es allí donde se expresa el propósito de Ser Familia, en este caso particular del que hablamos. Preguntante ¿Cuál es tu porqué? Tener un plan es permitirte escribir, diseñar de qué manera llegaras a tu objetivo, a esa gran meta que te plantearas como familia para este nuevo año.

Ahora bien una vez tengas tu plan visualizado y muy necesario escrito, necesitas detallar cada uno de los pasos que requieres para alcanzar la meta máxima que te hayas planteado. El tener tu plan ya te califica para legar a él y materializarlo sumándole a ello compromiso. Tener un plan es concretar un sueño. Existen muchas personas soñadoras pero no tienen plan, entonces define tu sueño como familia y pareja y arma tu plan. El tiempo que le dediques al diseño y definición de tu plan será una inversión invaluable, además es una tarea que nadie puede hacer por ti.

Una vez que tengas claro el logro máximo que quieres alcanzar, conviene plantearte unos objetivos bien claros y precisos, además realistas. Es registrar uno a uno los pasos y acciones que vas a ejecutar de manera conjunta con tu familia para el logro de ese plan. En este punto hago un alto para aclararte que todo esto no lo deben hacer los padres o jefes de familia de manera arbitraria, según la edad de los hijos debes involucrarlos en el diseño, ellos tiene una perspectiva que a veces nosotros los adultos en veces ni atinamos. Es todo un desafío!

Puedes plantearte tu plan por etapas, si ves que no va funcionando no te alarmes, se flexible, revisa, analiza, cambia lo que sea necesario y busca nuevas estrategias: no persistas en aquello que no funciona. Para algunas familias, pareja diseñar el plan familiar puede resultar muy fácil, para otras por el contrario puede resultar muy difícil, sin embargo, es posible, con paciencia, calma y sobretodo dedicándole tiempo. Establece pequeñas metas, sobre todo si es la primera vez que lo haces, selecciona cual es el área que más deseas fortalecer y una vez logres los objetivos avanza a otra.

No esperes grandes victorias y éxitos sin antes haber experimentado pequeños retos y desafíos, ten una mente abierta, flexible y amplia con ello te podrás adaptar a los cambios que tengas que implementar. Para recibir lo nuevo necesitamos una mente abierta que desactive el piloto automático.

Por último, y no menos importante necesitas activar tu compromiso y el de tu familia para que ese plan se materialice con éxito. Activar el compromiso es darse cuenta, estar consciente del para que, pero sobre todo asumir la responsabilidad de esa materialización.

Es el momento para comenzar, avancemos en familia por el Ser!!

@irmavcoach