Opinión

El arte de ser familia: La Familia una fuente de Felicidad

“Por supuesto que ser feliz es una experiencia que varia de persona a persona y depende de cómo se sientan”
Irma VECCHIONACCE
jueves, 11 octubre 2018

¿Te has preguntado alguna vez que es lo mas importante para ti? ¿cuál es tu mayor anhelo como padre? Segura estoy que las respuestas radicaran en una diversidad bastante significativa, según cada persona la responda tendrá una perspectiva lo que es totalmente valido. Para muchos, Ser feliz, es el gran anhelo humano, es la máxima de excelencia de su existir. Ser feliz es sencillamente complejo y para nada circunstancial, implica una conciencia de acción y sentir que se aleja de lo material; es un estado que demanda equilibrar aspectos psicológicos, físicos, mentales y sociales

Por supuesto que ser feliz es una experiencia que varia de persona a persona y depende de cómo se sientan y la armonía con la que vivan además de la definición que tienen para sí mismos de felicidad. Ser feliz abarca la extensión de tener cubiertas las necesidades básicas, sentirse amado e incluso el poder desempeñar alguna acción que demande pasión, certeza y compromiso y avanzar en pro de las metas y de la manera de relacionarse con otros y la visión que se tiene del mundo en general.

En este contexto,ese sentir y esa armonía personal dependen en gran manera del ambiente emocional que se experimenta en el contexto familiar, punto de partida significativo para cada ser humano. Es ese mar de relaciones donde el individuo aprenden a puntuar el equilibrio entre lo que piensa, siente, experimenta, proyecta interna y externamente. Las buenas relaciones familiares dotadas de armonía, aceptación, congruencia, empatía, tolerancia y autonomía son definidas en su mayoría como una fuente importante de felicidad, que se trasciende el tener desde lo material. Ciertamente la familia es fuente proveedora de los insumos necesarios para la satisfacción de las necesidades materiales y al mimo tiempo tiene el compromiso de proveer los insumos necesarios para establecer vínculos afectivos fuertes, estables y gratificantes que lleven a experimentarla sensación de amor, seguridad y protección incondicional. El resultado equilibrado de esa gestión de satisfacción de necesidades sera el bienestar emocional y percepción de satisfacción que experimentará cada uno de sus miembros sea la edad que sea que tengan. Sin embargo, la felicidad familiar no es una condición dada. Emprender un proyecto afectivo conjunto y crecer positivamente como familia no ocurre solo ni de manera espontánea requiere de dedicación, negociación, esfuerzo, disciplina, tolerancia, entre otros. Es algo que se conquista día a día con esfuerzo, decisión y voluntad.

Vivir bien en familia es el resultado de un proceso de aprendizaje que exige que cada uno de sus miembros se esfuerce por identificar y poner en práctica actitudes que permitan desarrollar el talento familiar y su gran capacidad para experimentar amor, ternura, consideración y empatía de manera constructiva. Para muchos la felicidad familiar, pasa por permanecer juntos por los hijos, simplemente por preservar la estructura organizativa familiar sin considerar que pudieran esta debilitando otras áreas importantes que abonan al fortalecimiento personal y a la felicidad misma.

La felicidad familiar implica entender que cada persona es diferente aunque seamos familia no somos iguales y esto no tiene que ser una razón de distancia y confrontación. Que dentro de la dinámica se manejan dos polaridades que imprimen de uno u otro lado aprendizaje y crecimiento; es allí donde la alegría, la ilusión, la esperanza y el regocijo hacen parte de su dinámica, pero también la tristeza,el agobio, la rabia, el dolor o el sufrimiento.
Ser feliz en la familia no es negar la existencia de conflictos, por el contrario, es entender que el conflicto hace parte de la dinámica de todas las familias, y estos conducen a dimensionar el proyecto de vida familiar para realizar nuevas inversiones inteligentes y positivas para la resolución de los problemas y elegir la forma más efectiva, sencilla y menos costosa de entenderlos y manejarlos. La felicidad familia no es constituir una familia perfecta, es mas bien poder alcanzar el equilibrio aún ante circunstancias de apremio que ponen a prueba el amor, la paciencia,la comunicación y la gestión emocional.

Todos merecemos ser felices, la felicidad no viene dada al azar, no es cuestión de suerte, es un gran reto que genera acciones para invertir y sumar cada día, siendo optimistas, confiables, estables y visionarios de nuestra cotidianidad, de todo aquello que decides hoy hacer diferente a como lo venias haciendo, de aceptar la gratitud como parte de tus hábitos vida, de ser responsable de tí mismo y de tu proyecto familia. No necesitas hacer magia, ni cambios radicales, mas bien comienza por gestionar acciones sencillas, con prácticas cotidianas y positivas, genera buenos ratos compartidos, ofrece apoyo y compañía en los momentos difíciles, promueve espacios de amabilidad en familia, muestra interés por el mundo de los otros, intégrense y cuídense mutuamente, realicen actividades deportivas o lúdicas juntos como vía para disminuir el estrés. Bríndate la oportunidad de ser un gestor de la felicidad en familia.

@irmavcoach