Yerberito

Cúrate tomando olivo

Evita que la fibras de la piel se rompan y deterioren los tejidos.
miércoles, 12 diciembre 2018
Olivo (Cortesía)
Cortesía | Es conveniente usar las hojas frescas en infusión

Las hojas de olivo tienen un gran número de componentes, como la oleuropeina, que administrada en inyección o por vía intravenosa, reduce la presión arterial y dilata las arterias coronarias que rodean al corazón.

 

El árbol del olivo es perenne y perteneciente a la familia de las oleáceas y puede llegar a una altura de hasta 15 metros. Se trata de un árbol muy resistente a la falta de agua y puede vivir cientos de años produciendo su fruto, la oliva.

 

El Hidroxitirosol, un antioxidante natural, se encuentra presente en el olivo, esencialmente en las hojas y su función es actuar como antimicrobiano antibiótico e inmunoestimulante en el olivo.

 

En el caso de la hipertensión serán las protagonistas las hojas del olivo y no su fruto, que son las que tienen propiedades que ayudan a reducir la presión arterial y ayudan a los que sufren inflamación en las venas. La manera de prepararlo es mediante infusiones, que actúan como vasodilatadores.

 

En el caso de cerrar heridas y borrar cicatrices es efectivo ya que tienen propiedades antisépticas y cicatrizantes. Al igual que con la hipertensión, la manera de consumirlo será mediante la realización de una infusión, con la peculiaridad de que se debe incluir la corteza del árbol.

 

La oliva y especialmente el aceite de oliva tiene propiedades anticolesterol, ya que disminuye el colesterol LDL (malo) y aumenta el HDL (bueno).

 

Una de las propiedades medicinales del olivo más destacables es su efecto anticancerígeno, debido a que los fenoles (componentes naturales) de las hojas de olivo actúan directamente en las células afectadas.

 

en el caso de la salud cardiovascular la presencia de hidroxitirosol, antioxidante natural ayuda a proteger los lípidos de la sangre frente al estrés oxidativo. Esta es una función esencial para la salud de las arterias porque evita la aparición de trombosis y arteriosclerosis.

 

Vale la pena destacar que las hojas de olivo presentan la oleoeuropeína u oleoeuropeósido, la cual se comporta como antihipertensivo por su efecto vasodilatador periférico; además es espasmolítico, coronariodilatador y antiarrítmico. Diurético por los flavonoides, triterpenos y las sales potásicas. Además tiene una ligera actividad antipirética, hipoglucemiante y antiséptica.

 

Con información de probeltebiotecnologia.es

Lea Tambien: