Opinión

Como lo haría Herodes…!

"Como sería si regresaran aquellos tiempos de Gómez cuando las leyes que por muy autoritarias, estas se cumplían con la imagen de un grillete en el pie del infractor, había seguridad debido al temor de ser castigado con mano de hierro por cualquier crimen"
sábado, 22 diciembre 2018

En términos minoicos la ley era muy clara y sencilla, el que robaba y asesinaba se le despojaba de todos sus bienes y luego era ejecutado, al charlatán se le era apresado y azotado, al estafador se les cortaban las manos para que no pudiera sostener moneda alguna, en fin, castigos ejemplares que más allá de su connotación barbárica eran soluciones prácticas para la no reincidencia en el acto por persona alguna. Claro está que nunca falta alguien que sufra de sordera y visión selectiva, que logre ignorar las consecuencias de sus actos y sienta que es necesaria su osadía valiendo la pena el riesgo. Hoy en día son muchos los Cool Mc Cool que aflorando así sus ansias de adrenalina, se lanzan al peligro y cometen los más viles crímenes que se puedan materializar en la psique humana. Cuesta creer que con todas las riquezas con las que el hombre cuenta en este mundo globalizado y de magistrales leyes, aun queden los vestigios de conductas anacrónicas, de poca moral y carentes de empatía hacia el común conciudadano o paisano según sea la apreciación y sentir de la persona. En la historia bíblica se menciona a Herodes como aquel rey que por una profecía ordenó la masacre de muchos infantes que podrían potencialmente ser el mesías hijo de Dios. He aquí en donde me gustaría aplicar la Ley de Herodes y enviar a buscar a todos y cada uno de esos mal vivientes que cuyo único pensar y propósito es salir a la calle a “joderle la vida” a los demás, sin dejar a un lado a aquellos que no tienen la necesidad de moverse de sus cómodas oficinas y aun así son tan o más tóxicos para la sociedad, esos que con títulos o nombramientos son capaces de todo por mantener su estatus y condición de intocables, aquellos que a sabiendas de poseer cierta autoridad reniegan de sus responsabilidades o las cumplen a medias creyendo que con eso ya se dan por conformes. Como sería si regresaran aquellos tiempos de Gómez cuando las leyes que por muy autoritarias, estas se cumplían con la imagen de un grillete en el pie del infractor, había seguridad debido al temor de ser castigado con mano de hierro por cualquier crimen, como sería aplicar la lapidación pública a todos esos indolentes e incapaces que se encuentran autorizados para asumir ciertas delegaciones. Tomar el ejemplo de algunos países en donde a los miserables de principios éticos, morales o profesionales son juzgados con el mayor tonelaje de la ley, apoyaría que la indiferencia política y civil, sean catalogadas como crimen de lesa humanidad. Sería miembro activo en pro de la instauración de la pena capital, ya que nuestras cárceles están abarrotadas y son la principal academia para la superación criminal, y aplicaría la Ley de Talión para con todas las piltrafas humanas que violen, roben y asesinen al prójimo. Quizás con estas medidas no se acabara la delincuencia, ya que eso sería una utopía, pero de lo que sí podríamos aseverar es que de un 100% de la delincuencia un 80% lo pensarían 2 veces antes del acto, un 15% se agarrarían bien las esféricas y el restante 5% dirían…¡Yo amo el peligro!.
oscarmendessalazar@gmail.com