Opinión

Bitácora Industrial

“Guyana podría convertirse en una nación con el mismo ingreso per cápita de algunos países desarrollados”
Bitácora Industrial
viernes, 07 septiembre 2018

China contraataca

La respuesta china que podría tener mayor peso en su guerra comercial con Estados Unidos, es la suspensión de compra de petróleo y gas, porque los chinos son los mayores importadores del mundo en esos combustibles y los mejores clientes de las petroleras norteamericanas. En julio de este año, Trump impuso a varios productos chinos un arancel del 25 por ciento ad valoren, lo que significa que los exportadores chinos le deben pagar 34.000 millones de dólares anuales para poderlos vender en Estados Unidos. Ahora una de las más grandes petroleras chinas, Sinopec, suspende la importación de 300.000 barriles diarios desde Estados Unidos y lo mismo están haciendo otras empresas chinas, tanto en crudo como en gas. Pero más allá de la cifra de barriles que deja de importar China, el problema para Estados Unidos es que su producción está aumentando y necesitan clientes para sus exportaciones, en un campo en el que compiten con los árabes que tienen costos de extracción mucho menores. Sin embargo, los analistas internacionales dicen que los chinos sobrevaloran el impacto de la suspensión de sus compras de petróleo a Estados Unidos, porque los norteamericanos consumen mucho más petróleo del que producen y lo que deja de importar China se puede redirigir al mercado interno. La única consecuencia, según estos expertos, pudiera ser un aumento del precio de la gasolina en Estados Unidos, que en todo caso sería un efecto mucho menor que el que buscan los chinos al suspender las compras de petróleo norteamericano.

 

Guyana petrolera

Guyana podría convertirse en una nación con el mismo ingreso per cápita de algunos países desarrollados, cuando en 2020 la ExxonMobil comience a explotar los yacimientos costa afuera que hay frente a la costa del Territorio Esequibo. Aunque Guyana ha sido cauta en revelar la cuantía de reservas en los yacimientos descubiertos hasta ahora, expertos estiman que allí hay por lo menos 4.000 millones de barriles, aparte de los yacimientos que están por hallarse y que se suponen mucho más grandes. En la actualidad el PIB de Guyana es de unos 6.000 millones de dólares anuales, básicamente por la producción y exportación de bauxita, oro, arroz y azúcar, pero eso va a cambiar radicalmente cuando en 2020 comience la explotación de petróleo, que Exxon estima que pudiera llegar a 750.000 barriles diarios en 2025, que es más que la producción de Ecuador. Esa producción, a 50 dólares el barril sería un ingreso diario de 37,5 millones de dólares, que son casi 14.000 millones de dólares anuales y que sumados al PIB actual de 8.000 millones daría un PIB de 22.000 millones, para una pequeña nación que escasamente supera los 750.000 habitantes. Una vez iniciada la explotación petrolera Guyana pasaría a tener un PIB per cápita de casi 30.000 dólares, similar a Grecia, Portugal y Polonia, y mejor que Argentina, de tiene 21.000 dólares o Rusia, que tiene 28.000. La gran incógnita es si el gobierno de Guyana que surja de las próximas elecciones de 2020 sabrá manejar ese nuevo ingreso y no le ocurra lo que a Guinea Ecuatorial, que recibió 45.000 millones de dólares entre 2000 y 2013 y en ese lapso era una de las naciones más pobras de Africa, o como Venezuela, que tuvo los más grandes ingresos petroleros de toda su historia, y al mismo tiempo multiplicó por cinco su deuda externa. Esos 4.000 millones de barriles, serían suficientes para explotarlos durante 15 años, con una producción de 750.000 barriles diarios, aparte de los yacimientos nuevos que pueda descubrir la Exxon. Guyana sería la tercera productora de petróleo más grande de Suramérica, detrás de Brasil y Venezuela.

 

La “industria” del tenis

El tenis es el deporte individual que más paga a quienes lo practican, cuyos jugadores más destacados ingresan decenas de millones cada año por premios en torneos, aparte de lo que ganan por contratos de publicidad. El torneo que paga los premios más grandes en el mundo es el Abierto de Estados Unidos que se está disputando en Nueva York, en el complejo de tenis Billie Jean King. Su estadio principal es el Arthur Ashe, el más grande del mundo del tenis, que tiene capacidad para 23.771 espectadores. Las entradas en este estadio van desde 570 dólares al borde de la cancha hasta 20 dólares en los asientos más alejados. El complejo de tenis tiene más de 15 canchas, pero solo el estadio Arthur Ashe costó 254 millones de dólares. Hace dos años le fue hecha una inversión adicional de 150 millones de dólares para un techo retráctil, soportado por una estructura de acero que pesa 6.500 toneladas, con una lonaria de poliotetrafluoroetileno, considerado el material más avanzado para techos de lona, en transparencia, resistencia a los rayos solares y durabilidad. El Abierto de Tenis de Estados Unidos es el que paga los mayores premios, con un reparto de 50,4 millones de dólares, de los cuales los campeones en masculino y femenino se llevan 3,7 millones cada uno. Le siguen el Abierto de Australia, que paga 2,4 millones de dólares al ganador, Winbledon, en Londres, que otorga 2,3 al campeón y el Roland Garros de Francia, con 2,1 millones. En total, el circuito masculino tiene 68 torneos anuales, que dan casi 200 millones de dólares en premios, y en femenino hay 59 torneos, con 150 millones de dólares para los ganadores.

 

La industria venezolana

Hay absoluta unanimidad entre dirigentes empresariales en que la industria nacional está atravesando momentos muy difíciles, agravados por el impacto de las nuevas medidas económicas sobre el sector, que ya venía en declive por falta de dólares para inversión en equipos, tecnología, repuestos y materias primas. La operatividad de la industria estaba entre 25 y 30 por ciento de su capacidad instalada, según Conindustria, pero con las nuevas medidas podría cerrar operaciones por lo menos el 40 por ciento de las empresas activas, según dirigentes empresariales que argumentan que el mayor impacto negativo es el crecimiento exponencial de los pasivos laborales, producto del aumento del salario, lo que en muchos casos superará el patrimonio de las industrias. Consideran que es positiva la medida de que el gobierno asuma el pago del aumento salarial durante los primeros tres meses, pero sostienen que pasado ese lapso la mayoría de las industrias no van a poder seguir operando por la imposibilidad de pagar los nuevos salarios, además con los precios regulados. Algunos economistas creen que el gobierno tendrá que estudiar la posibilidad de establecer un sistema de subsidios a la industria, sobre todo en el sector de alimentos y medicinas, para que esta pueda seguir operando en el modelo económico que ha establecido el gobierno. Para estos economistas “o se subsidian los precios, o se subsidian las industrias” para que se pueda mantener la producción.

 

Precios internacionales (solo como referencia y en US$/TM)

Aluminio (2.037) 2.039
Oro onza (1.208) 1.193
Plata onza (14,84) 14,15
Platino onza 778
Cobre (6.117) 5.822
Hierro 67.72) 66,64
Acero cabi. (517) 521
Acero chat. (310) 318
Café gr. Kg (2,32) 2,20
Cacao (2.974) 2.974
Maíz (142) 139
Azúcar (310) 333
Trigo (195) 183
Sorgo (164) 131
Soya (280) 287
Petróleo Vzla. 70,39) 66,84
Opep (73,80) 76,05
West T. (68,64) 68,56
Brent (76,11) 77.27
Gas 1.000 pies 3,45