Economía

Balance económico del 2018 fue “totalmente negativo”

Expertos advierten que el 2019 será un año difícil y que deberán tomar previsiones.
martes, 08 enero 2019
inflación
Archivo PRIMICIA | FMI estima que este año la hiperinflación llegará a 10.000.000 %

La hiperinflación en Venezuela se ha incrementado desde inicios del año pasado, en consecuencia el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) decidieron excluir al país de algunas de sus proyecciones generales, como la inflación y crecimiento económico.
Además, las organizaciones han tenido que modificar repetidamente sus cifras sobre Venezuela.
En un informe, el Fondo Monetario Internacional (FMI) se especificó que el 2018 cerraría con una tasa inflacionaria de 1.370.000 %.
Se debe recordar que en abril de 2018 el FMI estimaba una inflación de 14.000 % para finales de año, seis meses después aumentó esa evaluación a 1.370.000 %. Caso similar ocurrió con el Banco Mundial, que en su informe de mercados globales analizó a Venezuela de manera particular. Hasta el FMI se quedó “fuera de base” con la hiperinflación venezolana y las proyecciones empeoran para este año que recien inicia.
Algunos expertos vaticinan que la hiperinflación cerrará en 10.000.000 % con una caída en 5 % del Producto Interno Bruto (PIB) en 2019. En total, el FMI precisa que la economía venezolana se contrajo 35 % entre 2013 y 2017, y lo hizo otro 18 % en 2018.
Para el economista José Ricardo Salazar, el cierre del año obtuvo un balance económico “totalmente negativo”. Según explicó, esto significaría un fracaso absoluto de las políticas ejercidas por el gobierno nacional.
Señaló como relevante que el año culminó con un índice diario de inflación en 3 %.
Como resultado, añadió que cada 15 días los precios de productos y servicios se duplican.

Aspectos importantes
Aseguró que este fenómeno trae como consecuencia la pérdida de puestos de trabajo, la pulverización del ingreso familiar, la pérdida de la capacidad de compra.
Consideró que el avance de la hiperinflación promueve la pérdida del verdadero concepto del empleo como el elemento fundamental de la función social, que busca el acenso para generar el bienestar ciudadano.
Destacó también que, hablando de resultados y del desempeño, se debe recordar que este es el cuarto año de la caída económica venezolana, refiriéndose al Producto Interno Bruto (PIB), ubicando el declive en un 50 %.
Agregó que, con los efectos negativos que esto conlleva, se debe combinar el cierre de las empresas y el funcionamiento inferior a su real capacidad.
Ejemplo vivo de lo que expone son la mayoría de las empresas básicas del estado Bolívar.
Varias industrias han dejado de funcionar por decisión de todos los empleados en conjunto.
Los obreros reclaman desde hace más de tres meses por sus beneficios y por la tabla salarial.
Sin embargo, aún con la cantidad de reclamos, siguen sin recibir respuestas sobre las quejas que han expuesto ante los medios, los ciudadanos comunes y las autoridades por tan prolongado tiempo.
De igual forma señaló que se debe añadir “el desplome de la producción petrolera”, que ronda por una perdida de 1.500.000 barriles en los últimos cuatro años, y que formaría “un cuadro catastrófico”, pues el producto genera el 96 % de las divisas -aproximadamente- que ingresan al país.
Recalcó que el petróleo es el pilar fundamental del origen del gasto público.
Así reafirmó que las políticas económicas anunciadas por el presidente de la república, Nicolás Maduro, han sido dañinas para la nación.

Posibles soluciones
Salazar asumió que, a pesar de las acciones gubernamentales que fueron nocivas en el sector económico, existen posibles soluciones.
Indicó que en la historia, las naciones que han pasado hiperinflación, datan un proceso de 24 meses.
Consideró que si se mueven las piezas necesarias en cuanto a política y económica se notarían los cambios.
Sin embargo, detalló que los correctivos deberán ser aplicados por el mismo estado.
Tomó como ejemplo a la hiperinflación que se produjo en distintos países del mundo, para los años 80.
A pesar de haber sufrido por este fenómeno, lograron salir de aprietos gracias a que los líderes políticos atendieron a tiempo lo que estaba pasando.
Tomaron medidas inmediatas a través de la disciplina fiscal y monetaria, con el estímulo de la producción.
Desde entonces el fenómeno “había quedado en el baúl de los recuerdos”.
Sin embargo, expuso que el gobierno no quiere tomar decisiones para el mejoramiento y “sigue financiando el déficit fiscal”, a través de liquidez monetaria.
Así mismo, explicó que a nivel de la producción interna de bienes y servicios se tiene un control de cambios y precios, motivados por políticas económicas del gobierno nacional, y si no se combina de forma integral con el sector privado para la recuperación, los problemas continuarán agravándose.

Alternativas para los ciudadanos
Con la amenaza de vivir peores condiciones económicas para este nuevo año, Salazar recomendó ciertas acciones para que los ciudadanos puedan sobrellevar la crisis que se agravará a medida que transcurra el año.
Aseguró que, debido a que lo primero que destroza la hiperinflación es la capacidad de compra, cada individuo o cabeza de hogar debe tomar acciones rápidas con relación a la adquisición de productos necesarios.
Reveló que la mejor alternativa sería crear un plan familiar y que se cumpla; en él deberán jerarquizar lo que es primordial para el hogar.
Propuso la idea de atender los gastos prioritarios, en el caso de los alimentos, la educación y la salud.
Por otro lado, recomendó proteger el capital, buscando asegurar en una moneda estable, además, considerando amparar el recurso económico en bienes.
Aconsejó comprar dólares, euros y oro, garantizando que lo invertido no pierda el valor monetario, debido a que en la actualidad, el bolívar soberano continúa devaluándose.
Sostuvo que en estas condiciones, el esparcimiento o la recreación se han convertido en un lujo, por lo que sugirió la idea de buscar pasatiempos en colectivo, en los que varias personas puedan colaborar, evitando que todo el gasto caiga en un solo núcleo familiar. Recomendó visitar parques y plazas, actividades que no requieren el mayor de los gastos.

Opciones para el sector empresarial
En el ámbito empresarial, López observó que “el 2019 no será un año para ganar dinero”, sino para tratar de mantener la unidad de negocios abierta.
Por lo que indicó que es importante que las compañías se concentren en revisar su desempeño.
Dentro de esto se debe considerar el flujo de caja, teniendo en cuenta la velocidad de ejecución, sin permitir que la moneda nacional se deteriore.
Mencionó que el crédito debe ser cortado de raíz, o disminuido en un gran porcentaje.
La rotación de cuentas por cobrar debe ser mínima, evitando la acumulación.
También instó la construcción de buenas relaciones con los proveedores, y la revisión del inventario del material de trabajo, pues de eso dependerán los buenos resultados económicos y el avance de la empresa.

Valor del recurso humano
Por otro lado, ante la diáspora de venezolanos, porcentaje que en su mayoría abarcan los jóvenes profesionales, consideró esencial la política salarial que estimule a los empleados.
“Debes preservar el recurso humano de la empresa”, informó.
Mencionó que se debe alentar a los trabajadores de manera que puedan asegurar cada puesto, y evitar la renuncia de los mismos.
Exhortó a no depender de los cambios salariales que emite el gobierno nacional, y más bien incentivar a los trabajadores.
Consideró que tal vez sea necesario ofrecer salario en divisas o entregarles bienes que después puedan pagar poco a poco.

Estimaciones
Según el FMI, Venezuela llegará a una hiperinflación de 10.000.000 % este año.
Ante las cifras que atemorizan a los expertos dentro y fuera del país, han incrementado las peticiones de cambios en Venezuela, e incluso la renuncia del presidente.
Las opiniones acerca de la posible renuncia de Maduro son divididas, puesto que muchos apuestan a que el ejecutivo nacional acepte la ayuda internacional.
Estiman que recibiendo las recomendaciones del exterior, la transformación del país en distintos aspectos sería palpable.
Los economistas confirman que si las políticas de estado no cambian, y si los ciudadanos no toman sus previsiones, el impacto será mayor a medida que transcurran los meses del 2019.
Señalan que la aplicación del sector privado será de beneficio común.

De interés
El economista recordó que será un año duro para el sector empresarial.
Aconsejó actuar con rapidez para evitar que la devaluación afecte el trabajo.
Exhortó a evitar el crédito en un gran porcentaje.

Lea Tambien: