Especiales

Armando Cabezas: “Uno debe tener ética para trabajar con niños”

Su trabajo en la organización Criollitos de Venezuela ha sido en varias áreas.
sábado, 01 diciembre 2018
Armando Cabezas (Elieser Silveira)
Elieser Silveira | El mánager se mantiene activo jugando béisbol con Alta Vista

Armando Cabezas es otro símbolo de Criollitos de Venezuela en el estado Bolívar. El oriundo de la capital del estado ha tenido varios roles en la organización, desde mánager, árbitro hasta directivo de una de las ligas locales.

 

Sus primeros pasos en el deporte los dio en su natal Ciudad Bolívar en el equipo de béisbol juvenil del liceo Angostura, específicamente en el estadio Amores y Amoríos. “Allí compartí con peloteros que luego hicieron vida profesional como Lester Striker, Carlos Mendoza, Carlos El Almirante García, Luis Aponte”, señaló.

 

Cabezas representó a Bolívar en Nacionales de béisbol, obtuvo un subcampeonato y un tercer lugar, “nunca tuve entrenador, fui un pelotero formado en caimaneras, por eso no llegué a profesional, no existía Criollitos de Venezuela”, comentó entre risas.

 

Contó que luego de eso ingresó a la nómina de la empresa Sidor, “allí fue que comencé en el softbol, más sin embargo me desempeñé en otras disciplinas como atletismo, bolas criollas porque era dirigente deportivo de la gerencia de productos planos en frío”.

 

En esta empresa compartió y adquirió conocimientos de la mano de José Ovalles quien era mánager de la selección A y AA de softbol rápido de Sidor. “Tuve la suerte de ser campeón en los Juegos Interempresas en ocho o nueve años consecutivos, todavía no se habían profesionalizado los juegos”.

 

Tras esta experiencia fue convocado por el profesor Isnardo Marchán quien era presidente de la divisa CVG Fundeporte, “para hacer vida en el mundo de los Criollitos de Venezuela, fue en los años 99-2000, por muchos años fue mi permanencia allí”.

 

Dijo que trabajó aparte de Marchán con José Pichón Ramos, César García, Luis Espinoza, entre otros. “Integré la parte técnica de muchos equipos que quedaron campeones. Muchos peloteros pasaron por nuestras manos cuando estaban en los equipos preparatorio y preinfantil que fueron firmados para ser profesionales y hay muchos en Grandes Ligas”.

 

Considera que tuvo suerte de, “darle prácticas a peloteros como Fidel Hernández que estuvo con Águilas del Zulia, Marcos Machica que jugó con Bravos de Atlanta, Keivis Cavarella que estuvo con Cardenales de Lara, Luis Sardiñas en Orioles y mi propio hijo, Ronny Cabezas que estuvo en muchas selecciones de Venezuela, con Leones del Caracas, también formó parte de la Liga Bolivariana con Diamantes de Bolívar y luego con Caciques de Bolívar en la Liga Especial de softbol”.

 

A la par de su labor como técnico de CVG Fundeporte fungió como vicepresidente de la Liga Celestino Grillet que preside José Antonio Padrón. “Mi carrera siguió con la preparación de los niños y formamos equipos que fueron campeones en diferentes categorías”.

 

Después Isnardo Marchán se tuvo que dejar Fundeporte para ser scout de Indios de Cleveland, por lo que asumió el cargo de tesorero del equipo, luego de presidente, “ocupé varios cargos ahí conjuntamente con mi señora esposa Mayulit Ruiz, ella era mi mano derecha”.

 

Pero las circunstancias lo obligaron a trabajar en varias contratas y dejar de lado su tarea como técnico, “ahora estoy en Venalum contratado, lamentablemente cuando ya tenía unos proyectos con la divisa me tuve que ir por la situación económica y la divisa desapareció”.

 

Cabezas no renuncia a su tarea como formador de peloteros, “ahorita no estoy ejerciendo ningún cargo en Criollitos, pero no pierdo las esperanzas de tomar las riendas nuevamente de Fundeporte en cuanto tenga la oportunidad, la divisa vuelva a salir con más ímpetu porque esa divisa no puede desaparecer, todos mis hijos pasaron por ahí y tengo mucho orgullo”.

 

Destacó que gracias a la Corporación Criollitos son sus hijos son profesionales y, “muchachos de buena calidad humana, no solamente ellos porque la cantidad de peloteros que formamos y no llegaron a profesional son grandes profesionales en otras áreas”.

 

La labor desempeñada lo inspira a continuar, “muchos de los técnicos que hacemos vida en Criollitos tenemos el aval de ser forjadores de futuro. Todavía tengo dentro de mí esa vocación de formar niños para el futuro y desarrollo de este país que hacen bastante falta. El deporte es la mejor vía para que los jóvenes se encarrilen. Nosotros estamos formando buenos ciudadanos y apartándolos del ocio”, aseguró.

 

Tiene varios logros al mando de equipos en varias categorías, “mi divisa creció, fui campeón en varias categorías. Tengo cuatro campeonatos con la categoría preparatorio de Fundeporte, luego con el juvenil, luego fui técnico invitado por Melquiades Aguillón fue en el año 99 en el equipo que fue campeón en el Nacional de Yaracuy. Muchos de esos peloteros fueron profesionales, Eliezer Calderín, Christian Lara, Junior Guerra, creo que fueron seis de ese equipo los que firmaron. Y en el último Nacional juvenil de Fundeporte en Mérida fuimos campeones invictos”.

 

Dijo que sus mejores trofeos son sus hijos y su nieta. “Son mi mayor experiencia”.

 

Otras facetas

Armando Cabezas aparte de técnico, tiene una larga trayectoria como árbitro en la organización, “luego pasé a coordinador de arbitraje en los Nacionales que se hicieron aquí junto con el Directorio Regional. He ido a 17 Nacionales como árbitro y en 2006 fui a un Mundial infantil en Cumaná, por Bolívar solo fui yo”.

 

Relató que realizó cursos con el personal que enviaba al estado el presidente de Criollitos, Orlando Becerra. Los primeros fueron para árbitros y luego para técnicos, “tuve la suerte de compartir con Mario González, él fue una guía fundamental para nosotros, además de Alejandro Romero de Ciudad Bolívar”.

 

Los domingos juega béisbol con Alta Vista en la categoría magíster (más de 60 años). “Hemos sido campeones dos veces, fui campeón en doble A con Sidor en la Liga Supermaster”. Al mismo tiempo es mánager de Alta Vista en la categoría máster. También es locutor certificado y llegó a narrar noticias en TV Guayana, tiene experiencia en la narración de juegos de béisbol, hasta Grandes Ligas.

 

Lecciones y enseñanzas

“Uno aprende de los niños, lo más importante es el amor hacia los niños. Uno tiene que adaptarse a cada carácter, hay que tener mucha psicología para trabajar con niños. No todo el mundo puede ser técnico, porque aparte de que somos formadores de futuro debemos tener vocación de padres”, expresó Cabezas al describir lo que le ha dejado esta experiencia en su vida.

 

“Uno debe tener mucha ética de trabajo y profesionalismo para trabajar con niños. No todos son iguales, Criollitos de Venezuela ha cambiado mucho, hasta la misma disciplina, eso ha dado un giro de 180 grados, pero hay que tomar en cuanta que las situaciones no son iguales. Tiene haber un intercambio entrenador y representante, aunque no permito que intervengan cuando ya están en el terreno de juego, allí es mi peloterito que voy a formar”, agregó.

 

Recordó que la filosofía de Criollitos es jugar para divertirse, “pero ahorita no, todo el mundo quiere ganar, como sea. En la actualidad el torneo ha cambiado bastante, la liga como tal ha mermado, ha bajado la participación por la situación del país, los artículos deportivos son demasiado caros. Antes inaugurábamos con 16 o 17 divisas, ahora hay solamente como ocho o nueve”.

 

El trabajo ad honoren no es una situación que desconozca Cabezas, por mucho tiempo hizo su labor de forma gratuita, “pero dada la situación nos tuvieron que poner salario y buscar manera de pagarnos una cesta ticket”.

 

Indicó que, “el béisbol ahorita es un negocio, los padres solo quieren que sus hijos sean peloteros, suban a Grandes Ligas, para que firme y no que se formen como buenos ciudadanos”.

 

Lamenta la ida de tres de sus hijos del país, además de su nieta. Quiere que sus nietos practiquen deporte.

 

Consejo

Piensa que la nueva generación debe luchar hasta el final para vencer los obstáculos que presenta la realidad del país, “los que están comenzando que no desmayen, que tengan constancia. Que esas ganas de triunfar no se les quite, con esfuerzo y dedicación pueden llegar al éxito. Que no se pongan barreras en la vida. El país necesita mucho de los jóvenes”.

 

Más números

-60 años de edad tiene el árbitro y mánager. Juega béisbol categoría magíster.

-1 intervención en un Mundial tuvo como árbitro.

Lea Tambien: